Despliega el menú
Zaragoza

apuñalamiento en zaragoza

Calvo, con barba y botas militares, así era el hombre al que buscaban por acuchillar a una chica en su casa de Zaragoza

La víctima no sufrió heridas de gravedad pero se decidió que pasara la noche hospitalizada en observación.

Un hombre acuchilla a una joven a la puerta de su casa en Zaragoza
Edificio donde ocurrió la agresión
Oliver Duch

ACTUALIZACIÓN La Policía detiene a la joven acuchillada en Zaragoza por denuncia falsa

De entre 40 y 45 años, de aproximadamente 1,80 de altura, calvo y con barba. Esta es la descripción del hombre al que desde este miércoles buscaba la Policía por el acuchillamiento de una joven de 16 años en el barrio del Arrabal de Zaragoza. El agresor, que según contó la víctima a sus padres "parecía español, vestía una cazadora negra y botas militares", se presentó sobre las diez de la mañana en el número 17 de la calle de Matilde Sangüesa, en el entorno del balcón de San Lázaro y la Estación del Norte. Una vez en el portal, llamó por el portero automático al domicilio de la joven e identificándose como un empleado de Correos le pidió que le abriera. Lo que esta no podía imaginar es que instantes después iba a ser acuchillada por este hombre, al que dice no conocer, a las puertas de su domicilio.

Según las primeras pesquisas, el agresor sacó el cuchillo y sin mediar palabra se lo clavó a la víctima, que como asiste al instituto por las tardes a esa hora se encontraba sola en casa: su hermana gemela estaba en clase y sus padres, trabajando. Acto seguido, el delincuente se dio a la fuga y la víctima, mostrando una tremenda entereza, se tapó como pudo la herida y llamó a la central de emergencias del 112. En cuestión de minutos, un equipo sanitario se presentaba en la vivienda y le prestaba las primeras curas para trasladarla después al hospital Royo Villanova. De forma simultánea, la Jefatura Superior de Policía desplegaba un importante operativo en los alrededores del inmueble para tratar de detener al agresor, que al cierre de esta edición seguía huido.

La agresión se ha producido en la calle Matilde Sangüesa, al lado del Puente de Piedra, y la víctima se encuentra fuera de peligro. La Policía intenta localizar al autor.

El agresor empuñaba el arma blanca en la mano izquierda e hirió a la chica en el costado derecho. En principio, se trataba de un corte superficial y las pruebas que le practicaron en urgencias descartaron lesiones internas. Sin embargo, como medida preventiva, la paciente iba a pasar la noche hospitalizada en observación. Con toda probabilidad, la chica recibirá el alta médica este jueves, lo que aprovecharán los investigadores para volver a hablar con ella y tratar de aclarar el extraño suceso.

Los vecinos de número 17 de la calle de Matilde Sangüesa no salían de su asombro al enterarse de lo ocurrido. "Pero si esta familia lleva aquí 20 años, desde que se construyó el edificio... Pobre chica. ¿Está bien?", preguntaba en el portal a media mañana una de las residentes. Como ella, algunas personas se atrevieron a especular y relacionar el acuchillamiento con un posible robo, ya que parece que durante los últimos meses se han producido varios.

"El pasado 1 de octubre entraron también en nuestra casa. Mi hijo se estaba duchando y cuando salió del baño se encontró con varias personas por las habitaciones. Al verle, salieron corriendo", recordaba un vecino y amigo de la familia de la víctima en el hospital Royo Villanova cuando acudió a interesarse por su estado. Según otros residentes, no hace mucho se denunciaron también robos en algún trastero en bloque.

El padre de la menor acuchillada ha confirmado que "se encuentra fuera de peligro y será dada de alta esta tarde noche". Ha dicho también que "ha sido ella misma la que se ha taponado la hemorragia y ha llamado al 112" tras ser apuñalada en la puerta de su domicilio en la calle de Matilde Sangüesa de Zaragoza.

La Policía no descarta nada

Sin embargo, el Grupo de Homicidios mantiene todas las líneas de investigación abiertas. Principalmente, porque no es habitual que alguien que acude a robar a una vivienda llame a la puerta y espere a que le abran para atacar a sus inquilinos. De ahí que todos los esfuerzos de los investigadores se centren ahora en identificar y detener al agresor para conocer sus motivaciones.

La Policía habló con el barrendero que estaba en la zona y con los dueños de varios establecimientos próximos al lugar de los hechos, pero nadie vio salir corriendo a un hombre. Los agentes peinaron los alrededores buscando cámaras que pudieran grabar la huida del agresor. También revisaron alcantarillas, papeleras y contenedores en busca del cuchillo, sin que haya trascendido si apareció.

Etiquetas
Comentarios