Despliega el menú
Zaragoza

Zaragoza

Retirar la acusación por violación contra su expareja le puede salir caro a una mujer de Zaragoza

La supuesta víctima declara en el juicio que "estaba nerviosa" cuando denunció al hombre, para el que pedían 12 años de cárcel, y la Fiscalía propone que se la investigue por denuncia falsa.

Entrada al centro penitenciario de Zuera.
El acusado pasó un mes en prisión provisional en el centro penitenciario de Zuera.
Guillermo Mestre

Como ha sucedido ya en otros casos de violencia de género, a la Fiscalía no le quedó este lunes otro remedio que dar marcha atrás y retirar los cargos contra Faycal A., acusado para el que pedía inicialmente una pena de 12 años y 11 meses de prisión. Lo hizo después de que su exnovia y denunciante negara haber sido violada y ofreciera al tribunal una versión diametralmente opuesta a la que dio en comisaría en agosto de 2018. Según esta mujer, cuando acusó a su expareja de lesionarla y agredirla sexualmente en casa de la anciana que cuidaba y con la que convivía "estaba muy nerviosa". De hecho, ahora asegura que las relaciones sexuales fueron consentidas y renuncia a cualquier tipo de indemnización.

Sorprendido por la actitud de la supuesta víctima, el representante del ministerio público, José Luis Hedo, terminó pidiendo a los magistrados de la Sección Primera que se le deduzca testimonio. Es decir, que se investigue a esta mujer por si pudiera haber incurrido en un delito de denuncia falsa. Para poder condenar a alguien por tal delito, el Código Penal exige que el investigado tuviese conocimiento previo de que la acusación era incierta. Existe también otro requisito, que la denuncia falsa provoque cualquier tipo de actuación procesal. Y en este caso lo ha hecho, ya que el presunto agresor fue detenido y pasó un mes en prisión provisional, se le abrió un procedimiento sumario y se sentó este lunes en banquillo acusado de violación, un delito de lesiones leves por violencia de género y otro de amenazas graves condicionales.

Lesiones leves y amenazas

Por los tres delitos, la Fiscalía pedía inicialmente casi 13 años de prisión, otros seis años de libertad vigilada y medidas de alejamiento. Sin embargo, tras escuchar ayer la nueva versión de la denunciante y la declaración exculpatoria del procesado –que insistió en que las relaciones sexuales fueron de mutuo acuerdo–, retiró los cargos de agresión sexual y mantuvo únicamente los relativos a las lesiones y las amenazas.

Como recordó la acusación pública durante su informe final, los hechos que llevaron al banquillo a Faycal A. se produjeron sobre las 23.30 del 9 de agosto de 2018, cuando este se dirigió al domicilio donde se encontraba su expareja –con la que había mantenido una relación sentimental hasta mediados de 2017– y mediante coacciones la obligó a bajar a la calle.

Según la Fiscalía, para convencer a la mujer, el encausado la llamó por teléfono y le dijo que si no accedía a verle publicaría fotos suyas comprometedoras en las redes sociales. Cuando se encontró con la denunciante en la vía pública, el hombre empezó a dar voces, por lo que la primera le permitió entrar en la vivienda donde trabajaba cuidando a una señora mayor, que también se encontraba allí.

Cuando declaró por primera vez en comisaría, la denunciante dijo que, una vez en el piso, su exnovio se puso agresivo y agrediéndola logró desnudarla. Según manifestó esta, tanto ante la Policía como en el juzgado de instrucción, la obligó a besarle los genitales y acabó penetrándola vaginalmente. Sin embargo, la denunciante niega ahora esta versión y dice que únicamente discutieron porque él quiso ver su teléfono móvil para comprobar si mantenía contactos con otros hombres por Facebook.

Etiquetas
Comentarios