Despliega el menú
Zaragoza

Comarca de Tarazona y el Moncayo

Los alumnos del colegio Moncayo de Tarazona regresan a clase tras el incendio de noviembre

El aula se ha renovado por completo tras el suceso causado por un cortocircuito en un enchufe.

Los niños se preparan para celebrar la asamblea con la que comienzan cada jornada en su aula renovada tras el incendio.
Los niños se preparan para celebrar la asamblea con la que comienzan cada jornada en su aula renovada tras el incendio.
N. B.

Tres meses después, los alumnos de tercer curso de Educación Infantil del colegio Moncayo de Tarazona han regresado este lunes a su clase después del incendio del pasado 6 de noviembre que obligó a reubicar a este grupo en el aula de música del centro.

El espacio se ha renovado por completo, a falta de sustituir la puerta por otra nueva. Y es que aunque se ha lijado y pintado, el foco del incendio se originó justo a su lado y el olor a quemado persistía, por lo que hace unas semanas se encargó una nueva.

El seguro del Ayuntamiento turiasonense se hizo cargo de las obras para acondicionar la clase, unos trabajos que concluyeron el pasado 31 de enero, tal y como se comprometió la concejal de Educación Ana Calvo en un consejo escolar extraordinario abierto a las familias celebrado en la primera semana escolar lectiva de enero tras las vacaciones navideñas.

Se ha sustituido el suelo y las ventanas que dan a la terraza, se ha pintado el aula, se ha renovado la instalación eléctrica de esta clase y se ha realizado un tratamiento con ozono para intentar minimizar el olor a humo, entre otras cosas.

Por su parte, el Gobierno de Aragón asumió la renovación del mobiliario y el material escolar que se perdió a causa del fuego y el humo. Aunque la clase estaba lista hace una semana, el equipo docente prefirió esperar a hacer el traslado porque faltaba un armario donde se almacena gran parte del material y que se había encargado a mediados de enero.

Ahora, la clase ya está operativa al 100%, también con el ordenador, el proyector, o algunos juegos, aunque todavía llegarán más. “Es una clase del siglo XXI, ojalá estuviera así el resto del colegio”, ha dicho el director Héctor Sáez.

Desde el AMPA están satisfechos con el resultado aunque lamentan el retraso que ha habido en todo el proceso y el hecho de tener que estar encima del seguro para que se dejara el aula en unas condiciones óptimas. “Nos hemos dado cuenta de que hay que hacer mucha presión para que las cosas salgan bien. Es un centro que necesita muchas mejoras, pero cuenta con unos docentes excelentes que se implican por completo, favoreciendo la unión entre toda la comunidad educativa”, ha asegurado Rosana Serrano, secretaria del AMPA.

Etiquetas
Comentarios