Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

Parque Goya busca vecinos con ganas de echar una mano en las fiestas del barrio

Desde la Comisión de Fiestas aseguran no dar abasto con la organización, y temen que la falta de voluntarios afecte a la cantidad y la calidad de los actos que se celebren.

Imagen de archivo de las fiestas en Parque Goya.
Imagen de archivo de las fiestas en Parque Goya.
AVV Parque Goya

Cada año, las fiestas de Parque Goya divierten y atraen a centenares de vecinos del barrio y también de fuera de él. Edición tras edición, las celebraciones han ido ganando tanto en cantidad de actos como en calidad. El año pasado, las fiestas contaron con una muestra de artesanía y una actuación de King África, e incluso celebraron su propio chupinazo, que corrió a cargo del bailarín Miguel Ángel Berna. Y estos fueron solo algunos de los más de 80 actos que se programaron entre el último fin de semana de mayo y el último de junio.

Esta nutrida programación es fruto del esfuerzo de la Comisión de Fiestas del barrio, integrada desde hace aproximadamente un lustro por tan solo cuatro personas. Ahora, el volumen de trabajo al que tienen que hacer frente les ha obligado a pedir ayuda, ya que si ningún vecino se presta a participar en la organización, es posible que las fiestas dejen de ser lo que eran.

“Si no se suman miembros a la comisión, tenemos claro que las fiestas están en peligro. Tendremos que hacer un nuevo planteamiento, y quizás organizar unas más humildes”, señala Jesús Trasobares, presidente de la Asociación Vecinal de Parque Goya.

Antes de que eso ocurra, los organizadores confían en que algunos residentes se comprometan con la planificación de los festejos, por eso animan a los interesados a ponerse en contacto con ellos escribiendo a comisionparquegoya@gmail.com. “La carga de trabajo que llevamos los últimos años es inviable. No podemos seguir haciéndolo las cuatro. Nos faltan, como mínimo, cuatro o cinco personas más”, señalan desde la comisión.

Y es que, aunque aún faltan unos meses para las fiestas, sus preparativos ya han comenzado, entre otras cosas, porque los plazos para presentar el papeleo se han adelantado. “Entre enero y febrero empezamos poniéndonos en contacto con los comerciantes del barrio para indicarles que, en los próximos días, pasaremos a verles para que hagan sus aportaciones”, explican. Esta era una labor que solía hacerse después de carnaval, pero la burocracia ha puesto las cosas un poco más difíciles a las entidades vecinales. “Antes, los permisos del Ayuntamiento tenían que presentarse con un mes y medio de antelación, pero ahora es con casi tres meses de tiempo, y es muy complicado cerrar un programa de fiestas tres meses antes de que se celebren”, lamentan.

“Normalmente se han hecho siempre con los medios y recursos humamos propios, echando mano siempre de voluntarios que iban surgiendo en función de las necesidades de las fiestas”, añade Trasobares. No obstante, ahora no necesitan tanto voluntarios puntuales, sino más bien gente que se comprometa y pueda estar presente durante toda la preparación y el desarrollo de las fiestas. “Antes preparábamos nosotros mismos las actividades. Ahora tenemos una carpa y contratamos espectáculos: tiene que estar todo perfectamente coordinado”, comenta Trasobares.

Además, aunque la Comisión de Fiestas esté al amparo de la asociación, trabajará de forma independiente. De esta manera, el colectivo vecinal puede centrarse en su trabajo habitual. “Nuestras funciones son dinamizar el barrio, pedir servicios al Ayuntamiento y conseguir infraestructuras”, apunta su presidente.

“Hay mucho trabajo, pero nos lo pasamos muy bien”

El plazo para sumarse a la Comisión de Fiestas finaliza el próximo 16 de febrero, aunque sus integrantes aseguran que no le van a cerrar las puertas a nadie. “Cualquier persona que a lo largo de este tiempo quiera sumarse a nosotros, bienvenida será”, comentan. Eso sí, no esconden que hay mucho por hacer, y que quien quiera ingresar tendrá que arrimar el hombro. “No vamos a negar que hay mucho trabajo, pero nos lo pasamos muy bien”, señalan.

Asimismo, aseguran que formar parte de la organización es “una experiencia única”, y que el esfuerzo tiene su recompensa. “Trabajamos con muchas entidades del barrio, lo que nos lleva a conocer a muchísima gente. Además, cuando ves que la gente disfruta de algo que te ha costado tanto tiempo preparar, es una gran satisfacción personal”, concluyen.

Etiquetas
Comentarios