Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

La avenida de Navarra urge una reforma integral tras años de promesas incumplidas

Los vecinos exigen sustituir el asfalto de las aceras por baldosas para que deje de parecer una carretera.

La avenida de Navarra, una de las principales arterias de la ciudad y que funciona como límite entre los barrios de Delicias y La Almozara, lleva décadas sufriendo un evidente deterioro. La lucha de los vecinos por adecentar la zona se ha visto desde hace años entorpecida por un camino plagado promesas políticas que no se llegaron a cumplir. Ahora, aunque parece que está más cerca de convertirse una realidad, continúan vigilantes y a la espera de comprobar que, efectivamente, las máquinas se ponen en marcha.

A la espera de su aprobación definitiva en el pleno del próximo jueves, el presupuesto del gobierno de PP-Cs contempla, tras aceptar una enmienda del grupo municipal del PSOE, una partida de 330.000 euros destinada a acometer una primera fase de estas demandadas obras. En concreto, se trabajará en unos 180 metros de acera, que darán continuidad a los que ya se renovaron el año pasado a través de los presupuestos participativos.

No obstante, la aspiración de los vecinos es que se acometa una reforma integral que modifique por completo su fisionomía y le otorgue un aspecto más "amable y agradable", para que caminar por ella deje, por fin, de ser una tarea difícil. Este es, según el presidente de la Asociación de Vecinos de la Avenida de Navarra, Manuel Alonso, un "objetivo irrenunciable". Aunque no están "plenamente satisfechos" con esta pequeña primera fase, explica, sí que consideran que se trata de "un buen comienzo". "Nos lo tomamos como un mal menor, no cubre todas las expectativas pero también valoramos por parte del Ayuntamiento la actitud de escuchar nuestras demandas", resume Alonso.

La asociación que preside nació hace poco más de un año con el objetivo de unir fuerzas entre los vecinos para gritar más alto sus demandas y cuenta ya con 676 miembros. El asunto que más inquieta a los residentes de la zona es el estado de las aceras, de asfalto y cubiertas de grietas, desniveles y zanjas irregulares que ya han provocado, cuentan, alguna que otra caída. También presenta varios hoyos y agujeros que salpican sus 1.700 metros de longitud –la avenida de Navarra es una de las más grandes de Zaragoza– y que se llenan de agua cuando cae algo de lluvia. Además, en algunas zonas incluso perdura el pavimento que se colocó en la década de los 60, que se ha ido levantando y cubriendo de manera irregular.

Las primeras obras

La intención de los vecinos es que cuando se acometan todos los trabajos, algo que la concejal de Infraestructuras, Patricia Cavero, adelantó que sucederá a lo largo de la legislatura, el aspecto final de la avenida sea verdaderamente el de vía urbana y no el de una carretera. En este sentido, demandan que se invierta también en reparar la calzada, en plantar arbolado y en instalar nuevos bancos y reparar los ya existentes.

La responsable del Área adelantó el viernes que las obras de la primera fase comenzarán después del verano y estarán terminadas en dos o tres meses. Para la elección de la zona se ha tenido en cuenta las reuniones previas con la asociación de vecinos: se trabajará en el tramo comprendido entre la calle de Torres Quevedo y el paseo de Calanda. Durante los trabajos se sustituirán las actuales tuberías de distribución de agua de fibrocemento por otras de función dúctil. Además, con los 330.000 euros que contemplan las cuentas de este año se quiere también trabajar en el proyecto integral de reforma para que este listo en 2021.

Desde la organización pretenden crear una comisión de seguimiento con representantes de todos los grupos políticos del Ayuntamiento de Zaragoza y de las asociaciones de vecinos de Delicias y La Almozara, para, advierte Alonso, "comprobar que se cumple lo prometido". "Les hemos pedido que nos trasladen el proyecto antes de que lo ejecuten", remata.

Etiquetas
Comentarios