Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

Sin calefacción en varios edificios públicos de Peñaflor en pleno temporal


Los equipos de climatización del consultorio médico y de la Casa de la Cultura se hielan cuando la temperatura exterior baja de los cuatro grados, y la Junta Vecinal ha tenido que recurrir a colocar estufas eléctricas y cañones de aire.

Consultorio médico de Peñaflor.
Consultorio médico de Peñaflor.
Google Maps

La borrasca ‘Gloria’ ya se está dejando notar en muchos puntos de la geografía aragonesa con temperaturas heladoras, fuertes rachas de viento y nevadas en cotas bajas. Guantes, bufandas y gorros son estos días los complementos más vistos en las calles, aunque algunos vecinos de Peñaflor tampoco pueden prescindir de ellos en los edificios públicos del barrio. Y es que, los sistemas de calefacción del consultorio médico y la Casa de la Cultura han fallado en pleno temporal, aunque no son los únicos edificios en los que los climatizadores dan problemas.

Los vecinos de este barrio rural llevan desde la semana pasada en esta situación, que ha obligado a la Junta Vecinal a colocar estufas eléctricas y cañones de aire para calentar las estancias, que a duras penas alcanzan los 17 grados. El problema, según la alcaldesa del barrio, Mamen López, tiene que ver con la antigüedad de los aparatos. “Los que hay instalados en la Casa de la Cultura y el consistorio son viejos, y si la temperatura baja de cuatro grados, se hielan, tienen que revertir la circulación del aire y dejan de ser eficientes”, señala. Desde la alcaldía aseguran que son pocos días al año los que se dan estos dos condicionantes, las temperaturas bajas y la alta humedad, pero demandan una solución para este tipo de averías. “Sabemos dónde está el problema. Queremos que lo solucionen y que sea de la manera más económica posible”, añade López.

Por el momento, la única alternativa a la calefacción con la que cuentan quienes visitan el consultorio son los cañones de aire caliente que la Junta Vecinal ha cedido para hacer frente al frío. “Nuestra prioridad ha sido el centro médico”, afirma la alcaldesa, que reconoce que ha sido complicado subir la temperatura de sus dos consultas y la sala de espera. Además, tienen que hacer ‘malabares’ y encontrar el equilibrio para que estos aparatos electrónicos de cierta potencia puedan estar conectados a la corriente de forma simultánea sin que salte la luz, cosa que ya ha ocurrido en alguna ocasión.

Fran Espiau, presidente de la Asociación de Vecinos Río Gállego de Peñaflor, asegura que es un problema “que se arrastra” desde hace tiempo y que tiene origen en el bajo rendimiento de las bombas de calor antiguas en los días en los que las temperaturas son más bajas. “Los primeros que lo sufren son el medico y la enfermera, porque ellos están ahí todo el día padeciendo el frío”, comenta. No obstante, Espiau también considera que esta situación genera un trastorno considerable para los pacientes. “Esto no es Zaragoza y los tiempos de espera no son extremadamente largos, pero sí que puedes estar media hora pasando frío”, añade.

Una situación similar se vive en la Casa de la Cultura, en la calle de Las Cruces, cuyo sistema de calefacción eléctrica también ha quedado obsoleto. “Hay un proyecto de remodelación listo, pero nos comunicaron que se va a postergar hasta junio de 2021 para poder meterlo en el nuevo convenio de la DPZ”, comentan desde alcaldía. La mejora de la climatización de este espacio está valoradas en 67.398 euros, aunque parece que tendrá que esperar.

Por este motivo, López se ha puesto en contacto con el con el concejal de Participación Ciudadana y Relaciones con los Ciudadanos, Javier Rodrigo, y con la concejala de Barrios Rurales, Paloma Espinosa. A ellos les ha solicitado que doten al barrio de un oficial de mantenimiento y que les proporcionen aparatos de climatización móviles para minimizar el impacto de las averías que están sufriendo estos días. “También les he pedido que reconsideren retomar el proyecto de remodelación de la Casa de la Cultura”, comenta López.

En estos momentos, algunas de las actividades que suele acoger este espacio se siguen llevando a cabo allí, aunque otras se han trasladado debido a las bajas temperaturas. “El sábado estuvieron ensayando los de la banda y pasaron frío. También los sufren los mayores cuando hacen gimnasia”, lamenta López. Los afectados pueden recibir más información sobre las modificaciones poniéndose en contacto por teléfono con la alcaldía.

Y es que, los fallos en la calefacción de este espacio son algo habitual todos los inviernos, aunque no es el único lugar en el que se producen. “Raro es el invierno que no nos pasa en el colegio”, añade.

A estos problemas hay que sumarles los que sufre la caldera del pabellón, que también es muy antigua. “Cuando falla, no solo deja de calentar el polideportivo, ya que también abastece las instalaciones del centro cívico. Se rompe todos los inviernos”, concluye López.

Etiquetas
Comentarios