Despliega el menú
Zaragoza

crecida del ebro

La punta de la crecida entra este lunes en Zaragoza tras forzar varios desalojos y anegar la Ribera Alta

DGA y Ayuntamiento evacuaron por precaución a 85 ancianos de una residencia de Monzalbarba, y las urbanizaciones de Torre Urzáiz, Doña Sancha y El Casetón.

La punta de la crecida entrará este lunes en Zaragoza y la Ribera Baja con alrededor de 1.900 metros cúbicos por segundo tras forzar varios desalojos y anegar cientos de hectáreas de cultivo en la Ribera Alta. La DGA decidió reubicar por precaución a 85 ancianos, la mayoría con movilidad reducida, de la residencia de Monzalbarba. También se cortó la antigua carretera de Gallur y la vía que une Pradilla y Boquiñeni.

Se espera que la punta de la crecida entre en Zaragoza alrededor de las 8.30 de la mañana. A primera hora de este lunes el nivel del río estaba en torno a los 1.400 metros cúbicos (4,20 metros de altura) y se espera que alcance los 1.600 en las próximas horas. De momento, desde fuentes de Bomberos de Zaragoza informan que no han tenido que llevar a cabo ningún servicio a causa de la crecida, que es de tipo ordinario.

La web del SAIH de la Confederación Hidrográfica del Ebro amanecía este lunes caída, imposibilitando la consulta del estado y el nivel del río Ebro.

Desde el Ayuntamiento de Zaragoza, informaban a primera hora que la madrugada había transcurrido con normalidad, y que los Bomberos habían ido realizando inspecciones durante la noche en distintos puntos de la ribera, sobre todo en el entorno de Monzalbarba y Alfocea. 

El acceso a Alfocea estaba abierto a primera hora, y se había reforzado con tierra, por precaución - sobre todo por las posibles filtraciones de agua- un punto cercano a Movera, junto al cuarto cinturón.

Este domingo, el agua hizo necesario desalojar una granja de Novillas, donde el río alcanzó 7,86 metros de altura y unos 2.000 metros cúbicos por segundo, y hoy se actuará en otra de Villafranca. Se contactó, además, con todas aquellas explotaciones susceptibles de inundarse para instarles a aprovisionar al ganado.

El campo de fútbol de Gallur, inundado a las 10.00 de este domingo.
El campo de fútbol de Gallur, inundado a las 10.00 de este domingo.
J. J. Zalaya

El Ejecutivo trabajó junto a la Guardia Civil y responsables de la Academia General Militar para garantizar, si fuera necesario, un acceso alternativo al barrio rural de Alfocea a través del campo de maniobras de San Gregorio para evitar que sus vecinos queden incomunicados como en otras riadas.

Por la tarde se procedió a la evacuación de las urbanizaciones de Torre Urzáiz, Doña Sancha y El Casetón y se recomendó el desalojo de un centro canino de Movera. En total, según estimaciones del Ayuntamiento, salieron de sus casas entre 30 y 40 personas. Los efectivos pusieron especial atención en motas como la de la Z-40, dañada en las últimas inundaciones. Otros puntos que tuvieron que actuar contra la avenida fueron el Parque del Agua, -donde se activó el protocolo específico para estos casos y se cortaron varios accesos-, y el galacho de Juslibol.

Vista del puente de Hierro de Gallur, con el Ebro desbordado. Al fondo, a la derecha, la carretera A-127, cortada por el agua.
Vista del puente de Hierro de Gallur, con el Ebro desbordado. Al fondo, a la derecha, la carretera A-127, cortada por el agua.
J. J. Zalaya

El Centro de Coordinación Operativa (Cecop), que este lunes volverá a reunirse a primera hora, decidió mantener el nivel 1 de emergencia, ya que la avenida, según explicaron desde la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), se mantuvo en el límite de la máxima crecida ordinaria.

La consejera de Presidencia, Mayte Pérez, aseguró que la situación estaba "bajo control" y que no era necesario activar el nivel 2. "Tendremos menos afecciones que en 2018", explicó. Pérez lanzó un mensaje de tranquilidad y afirmó que la situación era "menos alarmante de lo que podía parecer". Destacó, en este sentido, las obras y limpiezas puntuales realizadas en los últimos años, y la importante labor de Yesa, que ha ejercido de "catalizador2 y, junto a Itoiz, ha restado alrededor de 1.000 m3 al episodio.

Unas 3.000 hectáreas anegadas

El dispositivo permaneció atento en todo momento a posibles roturas de motas y problemas derivados de la fuerza del agua. Las primeras estimaciones apuntan a entre 2.000 y 3.000 hectáreas anegadas en la Ribera Alta, una cifra que terminará de perfilarse una vez se pueda entrar a los campos. Solo en Novillas se regaron un millar y en Pradilla, otras cien, según las estimaciones de sus alcaldes, Abel Vera y Raúl Moncín, respectivamente. Lo importante, coincidieron regidores y vecinos, es que el agua no entró a las viviendas.

Una vez superada la punta en Zaragoza, prevista inicialmente en torno a las 5.00 pero que finalmente llegará sobre las 8.30, el episodio se centrará en la Ribera Baja, donde los mayores niveles se registrarán de cara a la tarde. La CHE espera que el caudal se mantenga sobre los 1.900 m3/s, ya que el Gállego, clave en el episodio de 2018, se encuentra en una situación de "normalidad".

A modo preventivo, el Gobierno de Aragón ha convocado a sus alcaldes a las 12.30 en el Pignatelli para analizar la situación.

En la Ribera Alta, los niveles se irán normalizando en las próximas horas. El Ebro, no obstante, se mantendrá por encima de los mil metros cúbicos por segundo al menos unas horas más. 

Etiquetas
Comentarios