Despliega el menú
Zaragoza

tribunales en zaragoza

El TSJA confirma la prisión por abusos sexuales al expresidente de los trabajadores sociales

El acusado fue condenado a cuatro años de cárcel por abusar sexualmente de un joven que regresaba a su casa totalmente borracho tras una noche de marcha por el Casco Histórico. 

Chupitos de alcohol en la barra de un bar.
Chupitos de alcohol en la barra de un bar.

El Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) ha confirmado la condena a cuatro años de prisión a Javier Escartín por abusar sexualmente de un joven iba andando por la calle totalmente borracho. El acusado, según la sentencia, se aprovechó de esta circunstancia para meterlo en un portal y cometer los abusos. 

Aunque durante la vista oral el encausado declaró que la relación había sido consentida, los magistrados entendieron que su estado etílico, próximo al coma, le privaba de la capacidad para dar su consentimiento.

Así lo consideró la Audiencia, que condenó a Javier Escartín a cuatro años de cárcel, cinco de libertad vigilada y al pago de una indemnización de 51.000 euros. El acusado recurrió el fallo, pero el TSJA lo ha confirmado excepto en la responsabilidad civil, que cifra en 25.700 euros.

Cuando se produjeron los hechos, en mayo de 2018, Javier Escartín era presidente del Colegio Profesional de Trabajadores Sociales de Aragón, cargo del que fue cesado cuando la organización colegial se enteró de la sentencia por HERALDO en julio pasado. La Junta de Gobierno aclaró en ese momento que no había tenido conocimiento alguno de la existencia del procedimiento judicial.

Los magistrados declararon probado que en la madrugada del 4 al 5 de mayo del año pasado, Escartín se cruzó por la calle con el joven, que regresaba a su casa tras haber estado parte de la tarde y la noche tomando cervezas, cubatas y chupitos por distintos bares del Casco Histórico de Zaragoza. 

Según el fallo, iba tan borracho que tuvo que recostarse en un portal próximo a la plaza de España. Fue entonces cuando se le acercó el acusado y "apercibiéndose del estado en el que se encontraba el joven", lo llevó hasta el portal de su domicilio, donde abusó de él. 

El joven llegó a casa confuso y agitado diciéndole a su novia que lo habían violado. Cuando denunció al día siguiente, 12 horas después de los hechos dio una tasa de 0,45 gr/l de alcohol. Esta circunstancia demuestra la afectación alcohólica que tenía en el momento de ocurrir los hechos, cercana al coma etílico, según testificaron los forenses en el juicio. 

Cuando fue examinado por los médicos, la víctima presentaba lesiones en las manos, en las rodillas y en la zona lumbar, así como dolor en el esfínter. El joven tuvo una reacción adaptativa de ansiedad con posterioridad a los hechos y tuvo que recibir tratamiento médico y farmacológico consistente este último en profilaxis para evitar enfermedades de transmisión sexual con antirretrovirales, antibióticos, ansiolíticos y analgésicos. La víctima tardó en curar 120 días.

Para el TSJA, la versión de los hechos que ofreció el joven es totalmente creíble y está corroborada por su testimonio y los elementos que rodearon los hechos, entre ellos la incapacidad para dar su consentimiento a una relación sexual.

El acusado, como atenuante muy cualificada, alegó que él también había bebido y así consta acreditado, pero lo que no está probado es el grado de afectación que le causó el alcohol. 

Etiquetas
Comentarios