Zaragoza

Zaragoza

Piden 10 años de cárcel por la violación de un joven que estaba borracho en un portal

El acusado negó este martes la agresión sexual durante el juicio celebrado en la Audiencia de Zaragoza, pero los peritos creen que, dado el estado de la víctima, fue muy difícil que diera su consentimiento expreso.

maza
El juicio por violación se celebró este martes en la Audiencia de Zaragoza.
Pixabay

La Audiencia Provincial sentó este martes en el banquillo de los acusados a J. J. E. S., de 49 años y nacido en Huesca, para el que la Fiscalía pidió ocho años y medio de prisión como presunto autor de la agresión sexual y las lesiones denunciadas por un joven zaragozano en 2018. Basándose en el atestado policial y los informes de los especialistas del Instituto de Medicina Legal de Aragón (IMLA), el ministerio público considera que el encausado se aprovechó del estado de embriaguez del denunciante –próximo al coma etílico– para abusar de él. Sin embargo, el investigado lo niega y mantiene que fue una relación consentida. Es más, asegura que él también había bebido mucho aquella noche.

La acusación particular, que pide 10 años de prisión por violación, solicitó al tribunal que la vista se celebrara a puerta cerrada, por lo que fue imposible escuchar por boca de los implicados su versión de los hechos. En cualquier caso y puesto que el joven insiste en que fue agredido sexualmente, a los magistrados les corresponderá aclarar si hubo o no consentimiento expreso.

De las pesquisas del caso se hizo cargo en su día la titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Zaragoza, quien, tras escuchar a las partes y practicar una serie de pruebas, halló indicios suficientes para dictar auto de apertura de juicio oral contra el oscense por un presunto delito contra la libertad sexual y otro de lesiones. En la fase de instrucción, denunciante e investigado explicaron lo sucedido de forma diferente. Sin embargo, parece que la noche en que se produjo la supuesta agresión ambos habrían coincidido en un bar junto a alguna otra persona. Lo que no estaría tan claro es si la víctima conocía de antes al ahora acusado o se lo presentó en aquel momento algún amigo.

De acuerdo con la denuncia que se tramitó después en comisaría, la víctima regresaba sola a su domicilio cuando su estado de embriaguez le hizo detenerse en un portal. Allí se lo habría encontrado el presunto agresor, quien, aprovechándose, supuestamente, de las circunstancias habría abusado sexualmente del joven.

Parece que la víctima no fue consciente de lo ocurrido hasta que, una vez recuperada de la resaca etílica, empezó poco a poco a recordar y a atar cabos. A la hora de identificar al presunto agresor, habría resultado clave el contenido del mensaje que el ahora investigado envió después al teléfono del joven.

Según los peritos, la gran cantidad de alcohol que consumió aquella anoche la víctima afectó de forma notoria a su capacidad cognitiva y volitiva, hasta el punto de que fue incapaz de autorizar la relación sexual. Para tratar de evitar casos como este, el Ayuntamiento de Zaragoza presenta hoy una nueva campaña de sensibilización contra las agresiones sexistas en los espacios y establecimientos festivos de la ciudad.

Etiquetas
Comentarios