Zaragoza

sucesos

Un hombre se enfrenta a 13 años de cárcel acusado de violación

La denunciante se veía con el acusado y dice que lo dejó dormir con ella porque le aseguró que no mantendrían relaciones.

El juicio se celebró en la Audiencia Provincial de Zaragoza.
El juicio se celebró en la Audiencia Provincial de Zaragoza.
Guillermo Mestre

La Audiencia de Zaragoza sentó ayer en el banquillo de los acusados a Cosmin G. V. por la presunta violación de una mujer con la que llevaba un par de meses viéndose, pero con la que al parecer no había mantenido nunca relaciones sexuales. Según la denunciante, el 11 de abril de 2017 permitió a este hombre quedarse a dormir en su casa e incluso compartir cama con ella porque le aseguró que no practicarían sexo. Sin embargo, la mujer mantiene que él incumplió su palabra y acabó violándola dos veces.

Por expreso deseo de la víctima, el juicio se celebró a puerta cerrada, lo que impidió escuchar su declaración. Sin embargo, cuando compareció ante el juez instructor, esta manifestó que, una vez en la cama, el hombre empezó a "meterle mano". Según esta, ella le rechazó y le dijo "al menos en tres ocasiones" que parara. Sin embargo, parece que el encausado hizo caso omiso y la penetró sin preservativo.

Cuando el hombre terminó, la denunciante aprovechó para levantarse de la cama e ir al baño. Después, optó por no regresar a la habitación y quedarse en un sofá, donde supuestamente él volvió a agredirla sexualmente.

Pero el encausado dio ayer al tribunal una versión muy distinta de lo ocurrido. Tal y como declaró durante la fase de instrucción, el presunto agresor aseguró que las relaciones sexuales fueron consentidas y que esta mujer lo denunció simplemente "por despecho". Siempre según el encartado, fue al descubrir que él tenía novia y vivía con ella cuando la denunciante decidió acudir a comisaría.

Para la Fiscalía, durante la vista celebrada este lunes se demostró que el hombre no respetó la voluntad de la denunciante y la agredió sexualmente. Por ello, el ministerio público solicitó para Cosmin G. V. una pena de 8 años de prisión, así como una medida de alejamiento que le impida comunicarse o aproximarse a ella durante un periodo de cinco años. La acusación particular, a cargo del letrado Javier Herrero, elevó la petición de cárcel a 13 años.

La defensa, de la que se encarga Carmen Sánchez Herrero, trató de convencer al tribunal de que su cliente "nunca" se aprovechó de la mujer. Y para intentar demostrarlo, recordó a los magistrados que esta siguió durmiendo tras las supuestas agresiones. Por todo ello, pide la absolución.

Etiquetas
Comentarios