Despliega el menú
Zaragoza

solidaridad

Batalla contra el frío y la soledad en Zaragoza

Este viernes se llevaba a cabo la expedición nocturna de ‘Voluntariado Express’ con el reparto de 65 kits a personas sin hogar de la capital aragonesa.

Viernes noche. El reloj pasa unos minutos de las 22.00 cuando los primeros voluntarios de la ONG zaragozana Bokatas hacen su llegada a las inmediaciones del parque Bruil de la capital aragonesa. Aunque no hace mucho frío –el termómetro ronda los 12 grados- ha llovido lo suficiente como para que se note en el ambiente. Bajo los porches de los edificios ubicados tras el edificio Trovador se resguardan varias personas sin hogar. La mayoría ya duermen.

Uno a uno, un grupo de voluntarios entre los que se encuentran Antonio (26), Andrea (24), o Manuel (67), realizan una inspección de la zona para ver dónde van a realizarse los repartos de los kits contra el frío que han comprado. Son unos 60 que se distribuirán hasta la media noche con motivo de la cuarta edición de su ‘Voluntariado express’.

Llegamos hasta una zona en la que se encuentran dos personas sin hogar a escasos metros la una de la otra. Con mucho cuidado y tacto, para evitar el sobresalto al ser despertados, los voluntarios les explican quiénes son y el objetivo de su visita. Muchos de ellos ya los conocen pues cada martes y jueves realizan repartos de bocadillos y bebidas. “Dadle una manta a mi compañero”, pide Hasán escondido bajo tres o cuatro mantas y todavía algo dormido.

Los voluntarios le hacen entrega de una mochila en la que lleva una esterilla y un saco de dormir, y una bolsa con ropa térmica, un gorro, bufanda, calcetines y guantes. Hasán tan solo pide agua. “De normal, nunca los despertamos. Hoy es diferente porque les estamos dejando más cosas”, explica Raquel Refusta. Esta enfermera de 21 años está fija en la ruta de la zona desde hace más de un año.

Cada día visitamos a entre 35 y 42 personas sin hogar solo en esta ruta, ahora no hay más que seis o siete porque hace unos días abrieron el albergue”, relata la joven. Sin embargo, varios de los indigentes aseguran que no les gusta o que está “totalmente lleno”. Entre ellos se encuentra Fernando, que se refugia en un cajero rodeado de cartones.

Tan pronto le hacen entrega del kit, el hombre se apresura en ponerse la ropa térmica. “Me acuesto temprano para estar en marcha a las 6.30 de la mañana, madrugo bastante”, explica. Para él, igual que para muchas personas en su situación, estas visitas nocturnas son irremplazables.

“Aunque pienses que no hay nadie sientes que alguien se preocupa por ti. Hay para quien un saludo no es nada, para nosotros es mucho”, reivindica. A pesar de que el frío arrecia, Fernando asegura que esta noche “hace calor” con respecto a otros días. “¿Te viene bien lo que te damos?”, le preguntan. “Sí, y si no se lo daré a algún compañero que lo necesite porque yo llevo mi saco. Entre nosotros nos apañamos”, garantiza.

Entre el grupo de voluntarios se encuentra Adela Luzán, quien a sus 13 años va acompañada por su padre, Esteban. Sus tres hermanos –Pilar (25), Loli (21) y Esteban (19)- también pertenecen a la ONG. “Tan solo quiero que pase rápido el tiempo para poder salir a las rutas”, asegura la joven. Para su padre, es “todo un orgullo” contar con cuatro hijos “con tantas ganas de ayudar a los demás”.

Ángeles de la guardia

La siguiente parada de la noche la protagoniza Tuti, una mujer que duerme sobre una bolsa de plástico y tan solo cubierta por una manta. Tras ser sorprendida por los voluntarios, la mujer se muestra notablemente emocionada. “Hombres y mujeres de todas las edades, qué felicidad. Sois mis ángeles de la guarda”, asegura. Mientras le ayudan a montar su nuevo lecho, Tuti mira perpleja la gran cantidad de presentes.

“Estas muy guapa”, le dicen. “Y vosotros estáis todos empapados”, responde ella, preocupada. Tras una agradable conversación e intercambiar numerosos abrazos, los voluntarios continúan con su ruta. Tuti no había hablado con nadie en todo el día. “Una de las cosas que más agradecen es la conversación. Les preguntamos por cómo ha ido su día, cómo se encuentran… de todo un poco”, añade Refusta.

Durante la noche los voluntarios repartían un total de 65 kits en la capital aragonesa en el marco de la acción de 'Voluntariado Express' desarrollada en 33 ciudades españolas de manera simultánea.

Etiquetas
Comentarios