Despliega el menú
Zaragoza

Violencia de género

Una noche de pesadilla junto al parque de la Esperanza

Una mujer fue acuchillada por su pareja, un militar que luego se quitó la vida. Solo unas horas después se detuvo a un ladrón por un intento de tirón en el mismo punto de la calle de José Oto.

Un hombre ha apuñalado, la madrugada de este lunes, a su pareja en la calle de José Oto 49, en el barrio de Jesús de Zaragoza. Minutos antes, la pareja habría mantenido una fuerte discusión en su domicilio de la calle de Aguarón 4. Tras apuñalar a la mujer, que permanece gravemente herida, el agresor ha huido y se ha suicidado tirándose desde una grúa en unas obras ubicadas en la calle de Cosuenda.
Un hombre ha apuñalado, la madrugada de este lunes, a su pareja en la calle de José Oto 49, en el barrio de Jesús de Zaragoza.

Una gran mancha de sangre ensuciaba en la mañana de este lunes la acera y la calzada que cosen la calle de José Oto y el parque de la Esperanza. Los vecinos de este tranquilo tramo del barrio de Jesús se habían ido a la cama sobresaltados después de que, apenas rebasada la medianoche, una serie de gritos y las sirenas de varios coches policiales y una ambulancia de Bomberos les hicieran asomarse a los balcones para presenciar un nuevo crimen machista. Esta vez la víctima fue una joven de apenas 25 años que evoluciona favorablemente en la uci de las heridas de arma blanca asestadas por su pareja sentimental.

El agresor, un militar de 26 años, se quitó la vida minutos después lanzándose desde lo alto de la grúa que levanta un bloque de pisos entre la calle Cosuenda y Marqués de la Cadena. La pareja vivía en la calle Aguarón en una vivienda heredada por el chico. Alertados por los gritos que salían del interior, los vecinos llamaron a la policía y, poco antes de que llegaran los agentes, la joven salió corriendo de la vivienda. "Estaba viendo la tele y oí unos gritos: '¡puta, puta!' y a una chica que intentaba entrar en un taxi, algo que no pudo hacer porque el varón, que vestía una camiseta o sudadera naranja, se lo impidió. Después vi cómo forcejeaban y a la chica caer y quedarse larga en el suelo. Luego apareció otro chico y discutió con él", explica Mari Carmen Prat, quien alertada por el griterío se asomó a la ventana de su salón para ver cómo se desarrollaba la escena.

Al esucharse las primeras sirenas, el agresor se dio a la fuga pese a los intentos del otro hombre por frenarle. "Se fue corriendo, giró la calle Aguarón y marchó directo hacia Cosuenda. Un agente salió detrás, a toda prisa", relata una vecina del portal contiguo al que vivía la pareja. "Como cinco minutos antes de la medianoche empezamos a escuchar gritos que decían '¡llama a la policía!'. Luego se generó todo el follón en la calle y vi cómo él salía corriendo pese a que el taxista, que según le ha comentado a mi hijo estaba aparcado esperando a su novia, intentó pararlo, igual que otro hombre que según parece era su hermano", añade ante la atenta mirada de otros dos residentes de la zona, donde el suceso ha protagonizado todas las conversaciones a lo largo de la jornada.

Varios funcionarios intentaron impedir que el hombre, de nacionalidad española al igual que su novia, se quitara la vida. Éste entró a una obra ubicada entre Marqués de la Cadena y la calle Cosuenda, junto a la fábrica de Cosméticos Paquita Ors, a unos 450 metros de su casa. Se subió a lo alto de una grúa-torre, el equivalente a unas diez alturas, y se lanzó al vacío después de que fracasaran las negociaciones. Pese a ser atendido de inmediato por los servicios médicos de Bomberos, falleció finalmente.

La delegada del Gobierno ha indicado que no había denuncia previa por violencia de género, si bien los vecinos coinciden en que "se les oía discutir a voces a menudo". María José, tendera en una panadería cercana, conocía al agresor y a la víctima: "El piso de la calle Aguarón era de la familia de él y llevaban un tiempo viviendo los dos juntos. Era una familia con problemas, en la que el padre, según sabemos, solía agredir a la madre".

La pesadilla nocturna no acabó ahí para los vecinos de ese tramo de José Oto. Los menos madrugadores aún tuvieron oportunidad de desvelarse con un nuevo suceso, ya que precisamente en el mismo punto se produjo un intento de tirón de bolso que se saldó con un detenido y una mujer herida y trasladada a la clínica Quirón. Según indican fuentes policiales, la colaboración de un testigo ha sido vital para culminar el arresto.

Etiquetas
Comentarios