Despliega el menú
Zaragoza

Plaza Imperial ultima la venta de casi la mitad del centro comercial a Costco

La pretensión de la multinacional estadounidense de distribución es demoler parte del complejo y levantar en dos años su quinto almacén en España.

La galería comercial de Plaza Imperial de Zaragoza
La galería comercial de Plaza Imperial de Zaragoza
Raquel Labodía

Casi la mitad del centro comercial de Plaza se demolerá para dar cabida a un gran almacén de Costco en un plazo de dos años. Estos son los planes del gigante estadounidense de la distribución, que ultima las negociaciones con la nueva propiedad de Plaza Imperial para abrir su quinto centro en España, en los que vende desde productos de alimentación y electrónica hasta muebles y material de oficna.

Su llegada supondrá un revulsivo para la galería comercial de la Plataforma Logística de Zaragoza, que sufrió la fuga de sus principales operadores a Puerto Venecia (Primark, Zara y H&M, entre otras) y con ello el posterior cierre de las 177 tiendas con las que abrió al público en 2008. Entonces, no había ni un solo local disponible, todo lo contrario de la imagen que muestra una década después. De hecho, la oferta se reduce ahora a un único local, Fifty Factory, del grupo Cortefiel, y a una ‘pop up store’ de Imaginarium, además del supermercado de Simply. Lo que sí tiene tirón es el área de ocio, con los cines y la bolera como reclamo, que cuenta con siete negocios de restauración.

Los contactos empezaron hace un año y se han mantenido con un absoluto sigilo por las partes, que para garantizar la viabilidad de la operación han consultado al Ayuntamiento de Zaragoza. La pretensión es segregar parte de la propiedad de la macroparcela comercial de Plaza, de 58.000 metros cuadrados, lo que no requiere ninguna modificación urbanística al mantenerse los usos actuales. Eso sí, Costco Wholesale Spain tendrá que solicitar las correspondientes licencias de obras y de actividad para su tienda, que rondará los 14.500 metros cuadrados si se atiene al mismo modelo del resto de sus establecimientos construidos y proyectados en España.

Entre Plaza Imperial y Verdecora

El almacén ocupará lo que es ahora el extremo este de Plaza Imperial, que se derribará y requerirá la construcción de una nueva fachada. De este modo, las instalaciones de Costco se emplazarán entre la galería comercial y Verdecora, compartiendo el gigantesco aparcamiento que linda por la autovía de Madrid. Su apertura generará varios cientos de puestos de trabajo, aunque la cadena estadounidense no quiere adelantar nada sobre la inversión o el alcance de la operación hasta cerrarla.

La propiedad de Plaza Imperial, en manos de empresarios argentinos y vascos a través de la sociedad madrileña Inversiones Carney, declinó hacer declaraciones sobre la operación. Según ha podido saber este diario, la intención es cerrar el contrato de compraventa antes de fin de año, lo que supondría casi la cuadratura del círculo. No solo por ser una venta millonaria, sino por lo que supone para el futuro de la galería comercial: su tamaño se dimensionaría ahora a la realidad de un mercado muy saturado en la ciudad y se lograría, de paso, tener un gran polo de atracción de potenciales clientes.

Nuevos operadores

Esto aún es más importante tras el cierre hace solo dos semanas del centro de oportunidades de El Corte Inglés, que atraía a miles de personas al área de medianas superficies de Plaza Imperial. Su marcha se anunció la pasada primavera, pero todavía se necesitará tiempo para encontrar un nuevo inquilino para sus instalaciones, que ocupan casi 6.000 metros cuadrados junto a la tienda de Decathlon. "Estamos negociando con un operador relacionado con el ocio", señaló el gerente de Plaza Imperial, Juan José Arriola.

La nueva propiedad del área comercial de Plaza ha conseguido reflotar en poco más de año y medio los casi 49.000 metros cuadrados del área de medianas superficies con la llegada, entre otros negocios, de Embargos a lo Bestia, On Time y la apertura de la galería de tiro.

Su objetivo es potenciar la oferta de ocio y restauración para "reposicionar" y reflotar la actividad, sin renunciar a la atracción de comercio, con el fin de diferenciarse del resto de grandes superficies comerciales y atraer así de nuevo clientes hasta Plaza.

Juan José Arriola detalló que mantiene también negociaciones con dos cadenas internacionales de restauración para implantarse y confía en poder cerrar un acuerdo con Imaginarium para que abra finalmente una tienda de juguetes de 60 metros cuadrados. Con el fin de comprobar su viabilidad, la firma zaragozana mantiene abiertas desde hace mes una tienda efímera.

En la galería comercial también abrió el año pasado Bodas Bulldog, un negocio dedicado a la organización de bodas que ocupa 90 m2. Ya mediados de noviembre está previsto que abra sus puertas un parque infantil de 1.300 m2, Kids City. Su impulsor tiene abiertos otros tres negocios infantiles en el País Vasco, La Rioja y Cataluña.

Etiquetas
Comentarios