Despliega el menú
Aragón

comercio

Costco: un club de compra 'low cost'

La cadena estadounidense estudia desembarcar en Zaragoza con su modelo de gran almacén en el que es necesario tener la tarjeta de cliente, previo pago de una cuota anual, para poder entrar y comprar.

Interior del almacén de Costco en Getafe.
Interior del almacén de Costco en Getafe.
Costco.es.

Costco negocia su instalación en Zaragoza, en el que sería el tercer centro en España de la cadena estadounidense. Su modelo está basado en ofrecer precios mayoristas para clientes particulares. La enseña estadounidense define su filosofía como ‘low-cost’ cumpliendo las máximas de reducción de costes al mínimo, no gastar en publicidad ni en materiales caros o lujosos y contar con una gran tienda almacén, según explica en su web Costco.es. Entre sus atractivos en España, donde tiene un centro en Madrid y otro en Sevilla, se encuentran las gasolineras que acompañan a sus establecimientos. En ellos se puede encontrar una larga y variada lista de productos que van desde la hostelería, a electrodomésticos, neumáticos, juguetes, dispositivos electrónicos, artículos para el deporte, joyería, libros, productos del hogar, belleza, mobiliario y productos para la oficina, entre otros.

Su origen se encuentra en un hangar de aviones de San Diego, donde inauguró la entonces Price Club su primer establecimiento en 1976. En sus inicios estaba dirigida solamente a pequeños negocios, pero después se abrió a particulares creando "clubes de compra", que ha sido el modelo de negocio que se ha mantenido desde entonces. En 1993 se unió a Costco (nacida en 1983). Ha seguido apostando por grandes tiendas almacén con una superficie de unos 14.000 metros cuadrados.

Para poder comprar en sus almacenes los clientes tienen que pagar una cuota anual, que en España ronda los 30 euros, que da derecho a tener una tarjeta de socio. Existe una para particulares, familias y estudiantes y otra para autónomos y empresas. Para adquirir la tarjeta solo hay que presentar el DNI, NIE o pasaporte y en ella figurará una fotografía del titular, según explica en el formulario de solicitud por internet. La cadena se reserva el derecho a rechazar la condición de socio a cualquier solicitante y esta afiliación es revocable "en cualquier momento sin necesidad de alegar causa alguna", según las condiciones de contratación. Los clientes tienen que mostrar su tarjeta para poder entrar en los almacenes y cuando vayan a pagar. Pueden entrar acompañados de sus hijos y "hasta dos invitados", pero solo podrá comprar el titular de la tarjeta. Si se quiere dejar de ser socio, la compañía reembolsa el importe de la cuota en su totalidad "en cualquier momento si no está satisfecho". El titular podrá obtener una tarjeta adicional gratuita para su cónyuge, familiar directo, o cualquier persona mayor de 18 años que viva en el mismo domicilio.

700 centros en 11 países

La tarjeta de socio se puede utilizar en los establecimientos de la cadena de cualquier país. En España tienen previstas nuevas aperturas en Madrid y en el País Vasco. Actualmente supera los 700 centros en 11 países con unos 239.000 empleados en el mundo. Además de en España tiene presencia en Estados Unidos, Puerto Rico, Canadá, México, Taiwán, Corea, Japón, Reino Unido, Australia, Francia e Islandia.

Etiquetas
Comentarios