Despliega el menú
Zaragoza

La puebla de alfindén

A juicio por violar a su vecina en un garaje cuando su marido estaba en el hospital

Los hechos se produjeron el pasado mes de febrero en La Puebla de Alfindén y la Fiscalía pide 9 años de prisión para el acusado, que abordó y agredió a la mujer en el garaje de su vivienda.

El programa de lectura, los recursos académicos, el manejo del caudal deportivo y la adecuada dotación de servicios ha hecho de este municipio un lugar muy atractivo para las familias jóvenes.
Imagen de archivo de la localidad zaragozana de La Puebla de Alfindén, donde ocurrieron los hechos.
Laura Uranga

La Fiscalía Provincial de Zaragoza acaba de solicitar 9 años de prisión y diez más de libertad vigilada para un vecino de La Puebla de Alfindén al que acusa de agredir y violar a su vecina. Según el escrito de calificación, Félix F. M., de 66 años, aprovechó que el marido de la víctima estaba hospitalizado en Zaragoza para abordarla. De hecho, el ministerio público mantiene que sobre las 20.50 del pasado 9 de febrero este hombre –actualmente en prisión provisional– vio bajar a la mujer del autobús y se dirigió a ella preguntádole si venía de visitar al «piltrafa» de su esposo.

El acusado le propuso fumar un cigarrillo juntos, a lo que se negó la denunciante.Sin embargo, con la excusa de ayudarla a abrir el portón de cochera de su casa, el procesado le propinó un fuerte empujón, introduciéndola en el interior.

La mujer, de 69 años, muy asustada, intentó huir de allí, pero su vecino cerró corriendo el portón llegando a atraparle una mano. Acto seguido, el hombre la empujó sobre unas cajas que había allí almacenadas, le dio varias bofetadas y le tapó la boca para que nadie pudiera escuchar sus gritos.

Según denunció en su día la vecina de La Puebla de Alfindén y mantiene ahora el ministerio público, el procesado le dijo que estaba enamorado de ella y empezó a hacerle tocamientos por todo el cuerpo, pellizcando y retorciéndole el pecho. Con el propósito de obligarla a mantener relaciones sexuales, el hombre intentó desnudarla y se bajó también los pantalones. La mujer asegura que llegó a introducirle un dedo en la vagina, pero no pudo penetrarla porque no consiguió la necesaria erección.

La víctima no dejó de resistirse en todo momento, hasta el punto de que, aprovechando un descuido, logró quitarse de encima a su agresor, abrir la puerta de la cochera y salir a la calle pidiendo auxilio.

Como consecuencia de la agresión sexual, la denunciante sufrió lesiones y daños morales por los que ahora la Fiscalía solicita una indemnización de 6.210 euros. La acusación pública cree que la violación debe ser castigada con una condena de nueve años de cárcel. En cualquier caso y para garantizar la seguridad de la víctima, solicitará en el juicio que se imponga también al acusado una pena de diez años de libertad vigilada, tiempo durante el cual este tendrá que permanecer siempre a más de 500 metros de la mujer.

Tras ser detenido, el juez decretó el ingreso en prisión provisional de Félix F. M. Transcurridos casi seis meses, la defensa solicitó su excarcelación al titular del Juzgado de Instrucción número 9, encargado de las pesquisas. La abogada del procesado, Carmen Sánchez, alegó que su cliente tiene arraigo familiar y no iba a fugarse, pero, primero el juez instructor y luego la Audiencia Provincial de Zaragoza se negaron a dejarlo libre. En su auto, esta última sostenía que no solo persistía el riesgo de fuga, sino que, en caso de salir de prisión, el acusado podría tratar de influir en los testigos o en la propia víctima.

Etiquetas
Comentarios