Despliega el menú
Zaragoza

Sucesos en Zaragoza

Buscan a una pareja por el robo y asesinato del informático vasco en Zaragoza

La Guardia Civil cree que los autores del crimen son la mujer con la que se había citado la víctima en Zaragoza y al menos un varón. La pareja vendió el Mercedes del fallecido por 21.000 euros a través de 'Milanuncios.com'  tras usarlo, al parecer, para llevar el cuerpo a Luceni.

Cartel de búsqueda de José Antonio Delgado, el vecino de Getxo encontrado muerto en Zaragoza.
Cartel de búsqueda de José Antonio Delgado, el vecino de Getxo encontrado muerto en Zaragoza.
@guardiacivil

La Guardia Civil trata de localizar a una pareja como autora del crimen del informático vasco José Antonio Delgado Fresnedo, de 54 años, desaparecido desde el pasado 6 de septiembre y al que un agricultor encontró muerto este domingo en un campo de cultivo entre las localidades de Luceni y Boquiñeni, en la Ribera Alta del Ebro. El vecino de Guecho (Vizcaya) se había citado con una mujer en la capital aragonesa para pasar el fin de semana, pero el lunes día 8 no volvió a trabajar. Ello hizo saltar las primeras alarmas, ya que el hombre se marchó de casa con escaso equipaje. Ahora, todo apunta a que la mujer con la que había quedado y al menos otro varón le tendieron una trampa que le costó la vida.

Dado que las pesquisas siguen abiertas y secretas, lo único que confirmó ayer la Comandancia de Zaragoza es que el cadáver no ha sido identificado oficialmente, puesto que faltan los resultados de las pruebas de ADN recogidas en la autopsia practicada en el Instituto de Medicina Legal de Aragón.

Sin embargo, todos los indicios indican que el fallecido sería el informático vasco, según publicó ayer el diario El Correo. Así se habría hecho saber a su familia, que tras hablar con la Ertzaintza (policía que también participa en la investigación) pidió que se retiraran todos las solicitudes de colaboración que había hecho a través de las redes sociales.

En cuanto al móvil del crimen, los investigadores no descartan todavía ninguna hipótesis, pero parece que José Antonio Delgado, que estaba divorciado y trabajaba para una importante empresa, pudo ser víctima de un intento de estafa. Por el momento se ignora el procedimiento al que recurrieron los homicidas para acabar con su vida.

El titular del Juzgado de Instrucción número 9 de Zaragoza ha declarado secretas las actuaciones. En cualquier caso, según ha podido saber HERALDO, parece que, una vez perpetrado el asesinato, los autores usaron el Mercedes del informático para trasladar su cadáver en el maletero hasta el campo de cultivo en el que fue encontrado el pasado fin de semana.

Un anuncio en internet

La Guardia Civil sospecha que tras el crimen podría estar una pareja porque fueron un hombre y una mujer quienes quedaron con un vecino de Zaragoza para venderle el coche del fallecido, matriculado en el año 2018 y valorado en alrededor de 50.000 euros. El comprador vio la oferta en la plataforma de internet ‘Milanuncios.com’, le pareció una buena oportunidad y se puso en contacto con los vendedores, que le dijeron que el titular del vehículo estaba enfermo y no había podido acudir. Para dar credibilidad a la operación, los presuntos autores del crimen aportaron la documentación original del coche y ambas partes firmaron un contrato.

El comprador pagó un adelanto y se quedó con el turismo, pero faltaba por arreglar el cambio de titularidad y pactaron volver a verse. Sin embargo, al comprobar que los vendedores no le cogían el teléfono, este hombre decidió informar de lo sucedido a la Guardia Civil, puesto que había adquirido un vehículo de alta gama que no podía poner a su nombre. El comprador del Mercedes declaró durante varias horas en calidad de testigo y explicó a los investigadores los detalles de la operación comercial.

Al parecer, esta podría no ser la primera vez que los sospechosos intentan estafar a alguien. De hecho, una de las hipótesis que se maneja es que la pareja simplemente intentase extorsionar al informático vasco y que, al tratar de resistirse, los delincuentes acabaran recurriendo a la violencia.

Buscaron varios días con drones y un helicóptero

La Guardia Civil, que está llevando las pesquisas del crimen de José Antonio Delgado en colaboración con la Ertzaintza (policía autonómica vasca), sospechaba que el cuerpo del informático vasco podía haber sido enterrado u ocultado en algún municipio de la Ribera Alta delEbro. Por ello, a lo largo de la semana pasada desplegó un importante dispositivo de búsqueda en los términos municipales de Boquiñeni y Luceni. Los especialistas de la Benemérita no solo utilizaron un helicóptero para rastrear la zona, sino que recurrieron a los drones para acceder a zonas más complicadas.

«Los vecinos estaban inquietos, porque veían a muchos guardias por aquí pero no sabían qué pasaba o a quién buscaban. Ahora nos hemos enterado de que el domingo encontraron un cadáver, pero nadie nos lo ha comunicado oficialmente. Y nos parece algo suficientemente importante como para hacerlo», explicaba ayer el primer edil de Boquiñeni, Juan ManuelSanz. De forma parecida se expresaba la alcaldesa de Luceni, Ana María Arellano. «Sé que el domingo hubo un gran revuelo en la zona de campos, pero cuando yo llegué la Guardia Civil ya se había marchado», apuntaba.

Vendieron el coche por 21.000 euros

Un Mercedes rojo de alta gama puesto a la venta en una página de anuncios en internet a un precio de ganga podría ser el hilo conductor que lleve a la Guardia Civil hasta los homicidas de José Antonio Delgado.  

Su afán por sacar provecho económico del crimen les llevó a poner a la venta por 21.000 euros un coche que vale el doble y aceptar un pago de 10.000 a cuenta. El comprador, confiado puesto que los vendedores le entregaron la documentación original del coche y le mostraron el DNI también original del fallecido, abonó en efectivo el adelanto y firmó un contrato de reserva de dominio. Al parecer, según ha podido saber HERALDO, las personas que contactaron con él fueron una mujer –que dijo estar cuidando al propietario del vehículo porque estaba enfermo– y un hombre que hizo de intermediario en la operación de compraventa y le explicó que lo vendían deprisa porque se iban a vivir a Estados Unidos. No obstante, pasados los días acordados y al no poder hacer el cambio de titularidad, trató de ponerse en contacto con ellos de nuevo sin éxito, por lo que denunció lo ocurrido

Etiquetas
Comentarios