Despliega el menú
Zaragoza

tarazona y el moncayo

Los niños de Tarazona aprenden más sobre el Cipotegato, los gigantes y cabezudos de la ciudad

La Fundación Tarazona Monumental ha organizado una actividad infantil en los días previos a las fiestas patronales turiasonenses.

Los niños han atendido las explicaciones sobre los populares personajes festivos.
Los niños han atendido las explicaciones sobre los populares personajes festivos.
N. B.

Los niños turiasonenses han aprendido este domingo por la tarde un poco más de la historia de la ciudad y los personajes más destacados de las fiestas patronales gracias a la Fundación Tarazona Monumental que ha desarrollado una iniciativa en la plaza de España con el título ‘El Cipotegato y sus amigos los gigantes y cabezudos’.

Desde hace unos años Tarazona Monumental prepara alguna actividad infantil los días antes de fiestas relacionada con el Cipotegato, para que los niños vayan conociendo a la figura más importante de los festejos turiasonenses y patrimonio inmaterial de Tarazona.

En esta ocasión, se ha innovado añadiendo también la relación que une al personaje arlequinado con los gigantes y los cabezudos de la ciudad. “Están muy relacionados con el personaje que todo el mundo identifica con las fiestas de Tarazona. Les vamos a explicar todo el proceso que sigue el Cipotegato desde el momento del sorteo hasta el recorrido que hace por las calles y cómo ha ido cambiando con el paso del tiempo, añadiendo el motivo por el que está unido con los gigantes y cabezudos y terminamos con una actividad plástica relacionada con ellos”, ha explicado Isabel Ibáñez, técnico de FTM.

Tarazona cuenta con dos gigantes, el Rey Chino y la Reina Mora, que son muy antiguos, “datan del siglo XVIII”, mientras que los once cabezudos son “un poquito más modernos”. “También tenemos un Morico y el Verrugón, pero como personajes más locales tenemos a Draculina, Draculín, y al Mengrano con su mujer y su hijo”, ha contado Ibáñez.

“El origen de estos personajes tenemos que buscarlo en el ámbito religioso. En las procesiones del Corpus salían en primer lugar para distraer a los niños y que cuando llegara la parte más solemne estuviera todo en silencio y acorde a las circunstancias. De ahí pasó al ámbito profano, y ha ido derivando a lo que conocemos en la actualidad. Hace años estaban en la plaza de España cuando salía el Cipotegato”, ha recordado la técnico de FTM.

En dos días los niños volverán a encontrarse con el Cipotegato, cuando su salida bajo una lluvia de tomates marcará el inicio de las fiestas patronales de Tarazona, como cada 27 de agosto.

Etiquetas
Comentarios