Despliega el menú
Zaragoza

tribunales

La Fiscalía solicita entre 13 y 27 años de cárcel por el crimen de La Magdalena

El ministerio público considera autores materiales del asesinato de Luis Bernal a los tres hombres procesados. La única mujer encausada se sentará en el banquillo como cómplice.

Dos vecinos de La Magdalena miran fotos de la víctima que sus amigos colocaron en su recuerdo.
Dos vecinos de La Magdalena miran fotos de la víctima que sus amigos colocaron en su recuerdo.
J. M. Marco

Más de una década después del asesinato de Luis Bernal López en su piso de la calle de las Cortesías de Zaragoza, la Fiscalía Provincial ha formalizado su acusación por asesinato, robo con violencia y allanamiento de morada contra los cuatro sospechosos –Brahim N., Mihai S., Vasile C. y Alexandra A.– que fueron detenidos en 2017 por su presunta implicación en el crimen que conmocionó a los vecinos del barrio de La Magdalena, después de que el caso diera un giro tras cinco años archivado provisionalmente.

El fiscal considera autores a los tres hombres procesados, mientras que a la única mujer –que se dedicaba a la prostitución y puso en alerta al resto de procesados de que en la casa de la víctima había drogas y dinero– la acusa como cómplice.

Para Brahim N., Mihai S. y Vasile C., el ministerio público exige una pena de 27 años de prisión: 20 por el crimen, tres más por asaltar su vivienda y cuatro por el robo. Mientras, para Alexandra A. solicita 13: 10 por el delito de asesinato, dos por el robo y otro más por el allanamiento.

Además de las penas de privación de libertad, la Fiscalía pide al tribunal de la Sección Sexta, que juzgará a los acusados en una fecha próxima aún por determinar, que obligue a los encausados a indemnizar solidariamente a los familiares de Luis Bernal López con 250.000 euros: 160.000 para los dos hijos de la víctima y 30.000 para cada uno de sus tres hermanos.

La acusación pública considera probado que en 2009, Brahim N., Mihai S. y Vasile C. se dedicaban a asaltar domicilios en los que sabían que podían encontrar droga y dinero. Esta información les era facilitada por mujeres que ejercían la prostitución con las que tenían cierta confianza.

En este caso, fue Alexandra A., que había estado en varias ocasiones en el domicilio de Luis Bernal López, la que comunicó al resto de los acusados que la víctima se dedicaba al menudeo de droga y en su domicilio tenía una caja fuerte en la que guardaba drogas (hachís, speed y, en menor medida, cocaína) y dinero.

Maniatado y amordazado

Los hombres se pusieron de acuerdo para asaltar la vivienda la noche del 20 al 21 de junio de 2009. Forzaron una ventana y la cerradura de la puerta y en el interior del piso se encontraron a Luis Bernal durmiendo. La víctima se despertó por el ruido y los acusados le ataron de pies y manos a la cama y le amordazaron. También le golpearon en la mandíbula con unas tijeras de cortar chapa, una herramienta que años después sería fundamental para que la Policía Nacional resolviera el caso.

El escrito de la Fiscalía hace mención a la "agresividad" con la que los asaltantes se emplearon con la víctima para robarle unos 700 euros que tenía en efectivo en la casa y una cantidad no determinada de sustancias estupefacientes. Se aprovecharon de que la víctima no tenía posibilidad alguna de defensa para golpearle en repetidas ocasiones con fuerza y, finalmente, estrangularle con una camiseta.

Después de que el ministerio público haya presentado sus conclusiones, hará lo propio la acusación particular, ejercida por la familia de la víctimas, y las defensas de los acusados, que dirigen los abogados Carmen Sánchez Herrero, Olga Oseira y Javier Notivoli.

Caso resuelto en 2017

La Audiencia decretó el archivo provisional del crimen de La Magdalena en 2012 por falta de autor conocido, pero el caso dio un vuelco cinco años después gracias a las exhaustivas pesquisas del Grupo de Homicidios de la Brigada Regional de Policía Judicial en Aragón.

En octubre de 2017, los investigadores identificaron una huella dactilar en una bolsa de plástico que se recogió en la escena del crimen y que resultó esencial para llegar hasta los ahora encausados. Uno de ellos fue detenido en Perpiñán, gracias a la colaboración de la Gendarmería francesa.

Hay un cuarto sospechoso identificado como Daho B., pero se encuentra en paradero desconocido desde junio de 2016, cuando fue expulsado de España. 

Etiquetas
Comentarios