Despliega el menú
Aragón

Una huella delata ocho años después al supuesto autor del crimen de La Magdalena

El Grupo de Homicidios detuvo el lunes a Brahim N., al que el juez envió este jueves a prisión  por el presunto asesinato de Luis Bernal López en 2009. La víctima fue hallada maniatada y con la tráquea rota en su domicilio.

El cadáver de la víctima fue hallado el 21 de junio de 2009 en su piso de la calle Cortesías del barrio de La Magdalena de Zaragoza.
El cadáver de la víctima fue hallado el 21 de junio de 2009 en su piso de la calle Cortesías del barrio de La Magdalena de Zaragoza.
José Miguel Marco

Casi seis años después de que la Audiencia Provincial decretara el archivo provisional del caso, el Grupo de Homicidios de la Policía Nacional ha detenido a Brahim N., de 35 años, como presunto autor del asesinato de Luis Bernal López, de 51 y al que hallaron maniatado en la cama y muerto a golpes en su piso de La Magdalena el 21 de junio de 2009. Las diligencias han sido declaradas secretas, pero HERALDO ha podido saber que habría sido una huella del sospechoso impresa en una bolsa de plástico la que ocho años después le habría delatado. Al parecer, dicha bolsa contenía unas tijeras de cortar metal y fue hallada en el portal del número 3 de la calle Cortesías donde residía la víctima.

El arresto del presunto asesino, de origen argelino pero que se encuentra en situación legal y con trabajo en Zaragoza, se produjo el pasado lunes, 30 de octubre. Según fuentes próximas a la investigación, este no quiso prestar declaración en sede policial y se limitó a negar la autoría del crimen. De ahí que el Grupo de Homicidios apurara al límite su arresto y no lo trasladara hasta este jueves al juzgado de guardia.

Al estar secreta la causa y no conocer con detalle las pruebas que existen contra él, Brahim N. se negó también a contestar a las preguntas del titular del Juzgado de Instrucción número 12, José Alfonso Tello. Pero eso no impidió que el magistrado, basándose en el atestado policial, decretara el ingreso en prisión sin fianza del detenido como presunto autor del asesinato de Luis Bernal.

El cadáver de la víctima, un cocinero retirado por enfermedad, separado y con dos hijos, al que muchos conocían en el barrio por ‘Luisito’, fue hallado en su cama, atado de pies y manos y en estado de rigidez. Sus amigos lo habían visto por última vez la noche anterior (sábado) y les extrañó que no acudiera al rastro como cada domingo. Como tampoco tuvieron noticias de él por la tarde, decidieron acercarse a su casa, donde se encontraron la puerta abierta y los perros fuera. Una vez dentro, descubrieron que sobre la cama yacía una persona. Había encajado tantos golpes en el rostro que lo tenía desfigurado, por lo que a sus amigos les llevó un tiempo confirmar que se trataba de ‘Luisito’.

Aunque durante la investigación del caso el Grupo de Homicidios barajó varios móviles, el tráfico de drogas fue uno de los que cobró más fuerza conforme avanzaban las pesquisas. Los agentes confirmaron que la víctima se dedicaba al menudeo de sustancias estupefacientes en La Magdalena y que en su casa pudo producirse un robo de mercancía, además de la desaparición de su teléfono móvil.

El aparato permaneció desactivado durante tres meses y cuando en septiembre de 2009 volvió a tener línea, la Policía descubrió que estaba en poder de un ciudadano ghanés domiciliado en La Almunia, donde dijo que lo había comprado por 20 euros. La investigación reveló que esta persona no podía estar vinculada con el crimen pues en las fechas en las que se cometió estaba en su país, pero aquella pista llevó a la detención de cuatro traficantes.

El detenido por el crimen de La Magdalena tiene antecedentes policiales por robo, pero no por delitos de sangre. Lo que llama la atención es que la Policía Nacional haya tardado tanto tiempo en vincularlo con el asesinato de Luis Bernal, puesto que la bolsa que contenía su huella fue recogida el mismo día de los hechos y el sospechoso ya estaba reseñado.Es decir, sus huellas figuraban en el banco de datos y la coincidencia debería haber saltado entonces.

Etiquetas
Comentarios