Zaragoza

Zaragoza

Don Jaime I y la aventura de evitar atropellos en cada trayecto

La plataforma única ha motivado que muchos peatones crucen sin mirar, generando situaciones de peligro.

Varias personas atraviesan la calzada en Don Jaime fuera de los pasos de peatones.
Varias personas atraviesan la calzada en Don Jaime fuera de los pasos de peatones.
Heraldo

La calle de Don Jaime I fue protagonista durante el pasado mandato por las obras a las que fue sometida. Su calzada ascendió varios centímetros hasta alcanzar la cota de las aceras para materializar el modelo conocido como plataforma única. La intervención se acompañó con una reducción en la velocidad máxima de tránsito hasta los 20 kilómetros por hora, restricción que afecta a quienes tienen permitido el paso: autobuses urbanos, taxis, residentes, ciclistas, así como vehículos de carga y descarga.

Unas medidas que, unidas a la supresión de los semáforos, han tenido una consecuencia indeseada: un volumen nada desdeñable de peatones cruza de una acera a otra fuera de los pasos de cebra habilitados y sin comprobar si se acerca un vehículo antes de lanzarse a la calzada. Y si bien en la teoría ostentan el derecho a cruzar a lo largo de toda la vía -así lo explicó en su día el exconcejal de Urbanismo, Pablo Muñoz-, lo cierto es que la falta de precaución genera a diario situaciones de peligro.

Son las bicicletas y los taxis híbridos, que no hacen ruido a velocidades reducidas, los vehículos que más veces se enfrentan a las repentinas invasiones de la calzada. "Desde la reapertura de la calle vimos que la gente cruza de oído, sin prestar la atención que se requiere al tráfico, y que tenemos que multiplicar la precaución para evitar sustos". Son palabras de Javier Tello, portavoz de la plataforma Zaragoza en bici, desde la que se han dirigido al Ayuntamiento para abordar esta situación.

"Lo primero -abunda Tello- sería aclarar quién tiene la prioridad en esa vía. En el pequeño tramo comprendido entre la lonja y la Seo hay dos carteles en los que se avisa de que hay prioridad peatonal, pero luego esos carteles no se repiten, lo que deja en entredicho esta cuestión. Quienes se incorporan desde las calles laterales no ven esa indicación". Un paseo en bici -como muestra el vídeo que acompaña esta información- por Don Jaime I deja a las claras la escasa atención que algunos viandantes prestan al tráfico. No son pocos los que se lanzan a la zona habilitada para el tránsito cuando podrían pasar buses, taxis, furgonetas o bicicletas, e incluso los hay que se detienen en mitad de la vía.

El Consistorio instaló una serie de bolardos para prevenir esta situación, aunque meses después se han demostrado insuficientes. El presidente de la asociación Acera Peatonal, Fernando Navarro, opina que "no se terminó de acertar con el modelo, porque en una plataforma única lo que no se debe tener es transporte público, con autobuses muy pesados y una gran frecuencia. Pero quitar los buses de Don Jaime tampoco parece acertado".

En cualquier caso, Navarro considera que "si la gente cruza es porque puede cruzar, porque así está estipulado, ya que en esencia el modelo es el mismo que el de Cinco de marzo". "Aunque también parece prioritario que evitar las situaciones de peligro de alguna manera, quizá con carteles aclaratorios. No se puede esperar a que ocurra un atropello para hacer algo", abunda.

Desde Zaragoza en bici también piden algún tipo de intervención por parte del Ayuntamiento: "Ahora que habrá más turistas veremos cómo se multiplica el paso peatonal. Habría que estudiar qué medidas se podrían implementar, como por ejemplo instalar leds a lo largo de la acera".

Etiquetas
Comentarios