Despliega el menú
Zaragoza

Estafa en zaragoza

La mayoría de los 57 acusados del fraude de los seguros confiesa y devuelve el dinero

El juicio empieza el próximo lunes, 17 de junio, pero la Fiscalía ya ha cerrado pactos con más de 40 implicados, incluido el líder de la trama. La estafa se calcula en casi dos millones de euros.

Uno de los detenidos por la Operación Diluvio, a su llegada al juzgado de guardia de Zaragoza.
Uno de los detenidos por la Operación Diluvio, a su llegada al juzgado de guardia de Zaragoza.
Guillermo Mestre

La estafa de cerca de dos millones de euros a varias compañías de seguros urdida por dos de sus peritos llega el lunes a juicio después de seis años de instrucción judicial. En el fraude, descubierto en mayo de 2013 por el Grupo de Delitos Económicos de la Jefatura Superior de Policía de Aragón, se vieron implicadas un total de 60 personas, tres de las cuales han fallecido a lo largo de los últimos años.

La Fiscalía acusa a los 57 imputados restantes de delitos de agrupación criminal, estafa, falsedad y blanqueo de capitales. En un principio, solicitaba penas que sumaban 288 años de prisión e indemnizaciones por importe de cerca de dos millones de euros, la cantidad supuestamente defraudada. Sin embargo, tras las conversaciones entabladas en las últimas semanas con los abogados defensores, muchos de los acusados han terminado por reconocer los hechos y devolver las cantidades defraudadas. Su confesión y el resarcimiento de la responsabilidad civil ha llevado al Ministerio Público a rebajar sustancialmente su petición de condena, lo que les evitará entrar en prisión, al tiempo que las compañías perjudicadas recuperarán su dinero.

Uno de los que ha alcanzado un acuerdo con las partes ha sido el perito y supuesto cerebro de la trama, Eduardo Pérez Caro, que se enfrentaba a once años de cárcel, multa de 500.000 euros y el pago de una indemnización de 1.858.715 euros. No obstante, parece que las penas pactadas superan los dos años de prisión, con lo que no es probable que se libre de la cárcel, a pesar de su compromiso de devolver lo estafado.

La investigación policial, abierta tras la denuncia de varias compañías de seguros, reveló que, entre 2005 y 2012, los implicados habían dado, al menos, 157 partes de falsos siniestros a las aseguradoras Axa, Catalana, Plus Ultra, Reale, Zurich y Mapfre.

Según la Fiscalía, Eduardo Pérez Caro y Antonio Bernal Royo –el otro perito del ramo que se enfrenta también a 11 años de prisión, multa de 200.000 euros y el pago de una indemnización de 130.000 euros– se valieron de familiares y amigos: esposas, madres, tíos, sobrinos, socios, vecinos... para engañar a las aseguradoras con siniestros domésticos que realmente no se habían producido.

Decenas de fugas de agua

Aprovechando que su trabajo consistía en hacer tasaciones periciales externas para distintas compañías, a lo largo de esos años dieron multitud de partes por fugas de agua, roturas de encimeras, incendios varios, unas cuantas granizadas, algún vendaval y hasta accidentes de tráfico que luego se comprobaron que no eran reales.

Eso les permitió embolsarse unos dos millones de euros, según pudo demostrar la Policía. En el caso de Eduardo Pérez Caro, el fiscal mantiene que no tuvo reparos en tramitar un sinfín de partes por siniestros que afectaban a su propio domicilio y a los de su entorno familiar más próximo. Cuando fue interrogado en el juzgado, esta persona admitió ante el juez las acusaciones y explicó que se repartía las ganancias al 50% con sus colaboradores.

Uno de ellos era Jesús Seba Hernández, futbolista de Real Zaragoza en la década de los años 90. Seba trabajaba en el despacho de Caro y dio partes por importe de 51.491 euros por supuestos siniestros en las propiedades que tenía aseguradas. La Fiscalía solicita para él 20 meses de prisión por el delito de agrupación criminal (esta pena la pide para cada uno de los 57 acusados), y 5 años de cárcel y multa por delitos continuados de estafa y falsedad. El exfutbolista también ha llegado a un acuerdo y ha resarcido la responsabilidad civil exigida por las acusaciones.

El juicio se celebrará en la Ciudad de la Justicia, dado el elevado número de acusados y letrados. El tribunal de la Sección Tercera de la Audiencia, formado por su presidente José Ruiz Ramo y los magistrados Mauricio Murillo y María José Gil, ha fijado once sesiones, la última de ellas prevista para el 10 de julio.

Etiquetas
Comentarios