Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

Recogen firmas para crear un espacio para perros en el parque del Oeste

Cerca de 200 personas han firmado la petición lanzada por una vecina a través de las redes sociales, aunque la propuesta ya fue tumbada por el consistorio en dos ocasiones.

parque del Oeste
Parque del Oeste
Heraldo

Destinar un pequeño espacio del parque del Oeste, en el barrio Oliver, para el disfrute del mejor amigo del hombre. Ese es el objetivo que persigue la campaña de firmas iniciada por una vecina del barrio a través de la red, y que ya ha sido secundada por cerca de 200 ciudadanos.

En la petición, lanzada en la plataforma change.org, argumentan que “el parque del Oliver es muy grande, hay espacio suficiente para poder albergar un pipicán a la par que los vecinos pueden seguir disfrutando de un amplio espacio al aire libre”. No obstante, también reconocen que esta zona de esparcimiento canino podría ubicarse en cualquier otro lugar del barrio que fuera apropiado para ello.

La impulsora de la iniciativa explica que los beneficios de habilitar un espacio destinado exclusivamente para los perros y sus dueños no solo beneficiaría a animales y propietarios, también al resto de la ciudadanía. “A nuestras mascotas les llaman la atención las bicis, la gente corriendo, las motos... y es frecuente ver cómo intentan perseguirlos. Con un tirón inesperado se pueden escapar, con el riesgo de provocar un accidente o ser atropellados”, manifiesta el escrito. Además, reconoce que la convivencia entre vecinos y animales no siempre es fácil. “Los ciudadanos comparten paseo con animales de compañía, cuestión que a veces genera conflictos”, apunta.

Asimismo, la petición señala que las franjas que hay establecidas para la suelta de los perros en los parques públicos (de 21.00 a 10.00 desde el 1 de mayo al 31 de octubre, y de 20.00 a 10.00 desde el 1 de noviembre hasta el 30 de abril) “no se ajustan a la mayoría de los horarios de trabajo de los ciudadanos”. Las zonas verdes del Distrito Oliver-Valdefierro en las que actualmente se permite esta práctica son el parque Ciudad de Maska; Vistabella II; el del Oeste, con excepción de la zona central donde se encuentra el estanque; el parque Alto de Carabinas; los jardines de la Estrella Polar y el parque Canal Imperial.

A pesar de que el desembolso que requeriría habilitar un espacio de este tipo –un vallado, una fuente y sistemas de recogida de excrementos con bolsa, según el escrito de la vecina- no es demasiado elevado, el consistorio ha tumbado propuestas similares a esta en Oliver hasta en dos ocasiones. “En 2016 y 2017 este asunto ya se trató en la Junta de Distrito y se descartó”, explica Antonio García, presidente de la Asociación de Vecinos Oliver Centenario. “En el parque del Oeste hay una zona delimitada por la acequia y pedimos que la parte trasera, que es la peor conservada, se convirtiera en un parque para perros. Nos respondieron que lo descartaban porque el parque en sí mismo ya era una zona bastante grande de esparcimiento”, asegura García, advierte de que en el barrio hay muchos vecinos con perro pero “también mucho incívico”. “Dejan a los perros sueltos a deshora y no se acercan a recoger sus deposiciones. La ordenanza está para cumplirla, no para discutirla”, señala.

Para Manuel Clavero, presidente de la Asociación de Vecinos de Oliver, se trata de una propuesta compleja, ya que cree que el uso que unos ciudadanos hacen del parque no debe interferir con el uso que hacen otros. “El parque, que es uno de los principales logros del vecindario, es para el uso y el disfrute de todo el mundo, pero siempre teniendo en cuenta que hay que cuidarlo”, apunta.

Además, no considera que la creación de este espacio vaya a poner fin a muchos de los problemas que sufren en el barrio, como el de la suciedad. “Hay muchas quejas por la suciedad en el barrio, y uno de los elementos que la genera son los excrementos de los perros. La solución no es tan sencilla como meterlos en un cercado, porque siempre habrá quien lleve a sus perros sueltos a deshora o les permita entrar a las zonas infantiles”, lamenta Clavero.

Por el momento, este colectivo vecinal no ve que exista todavía “esa presión ni esa necesidad” de crear el parque, que además del coste de construirlo supondría costes de mantenimiento. “Es un asunto complicado y que hay que analizar en todas sus dimensiones, aunque entendemos que la propuesta se ha hecho con buenos ojos”, concluyen.

Etiquetas
Comentarios