Zaragoza

zaragoza

El Rollo sufre una oleada de pintadas en medio de su campaña de limpieza

Los mensajes aparecieron el viernes por la noche y la inmensa mayoría ya han sido eliminados. Algunas de las consignas eran antipoliciales y hacían alusión al Centro Social Okupado Kike Mur.

Pintadas en la zona del Rollo
Pintadas en la zona del Rollo
L. R.

Desde hace más de un año, la Asociación de Vecinos de La Huerva trabaja sin descanso en una campaña de limpieza de fachadas para lograr que las pintadas y los grafitis en las paredes del Rollo sean cosa del pasado. Inspirados en la teoría de las ventanas rotas, que viene a decir que el vandalismo atrae a más actos vandálicos, han conseguido una imagen del barrio totalmente diferente a la de hace unos años. No obstante, las últimas oleadas de pintadas anarquistas que ha sufrido la zona han puesto de manifiesto que hasta la más pulida de las teorías tiene sus fisuras.

La más reciente se produjo el pasado viernes 3 de mayo por la noche, aunque ya ocurrió algo similar la madrugada del 30 de marzo y el sábado 27 de abril, durante la víspera de las elecciones generales. Sin embargo, la tercera oleada de pintadas ha sido la más aparatosa por el número y el tamaño de los mensajes. “Esta vez han sido 13 o 14 pintadas y aún estamos descubriendo otras. Algunas tenían unas dimensiones considerables, porque hay que tener en cuenta que ahora hay lienzos de muchos metros totalmente limpios en la zona”, explica Carlos Monge, presidente del colectivo vecinal y uno de los miembros más activos en la campaña antigrafitis.

Según apuntan desde la asociación, los vándalos no dejaron prácticamente ninguna calle del Rollo sin tocar. Vasconia, Maestro Marquina, Moncasi, Lozano Monzón y Arzobispo Domenech fueron algunas de las vías afectadas. Tan solo la calle Perpetuo Socorro se libró de la tinta de los espráis.

Pintadas en la zona del Rollo
Pintadas en la zona del Rollo
L. R.

La mayoría de las pintadas que encontraron los vecinos el sábado por la mañana eran alegatos a favor de la okupación y de tipo antipolicial. “Abajo los muros”, “Muerte a las prisiones”, “Kike Mur resiste”, “Un desalojo, cien maderos cojos” o “Libertad Carmen Badía” (en referencia a una presa de la cárcel de Zuera que cumple condena por la extorsión y el asesinato de una psicóloga) son algunos de los mensajes que, durante unas horas, llenaron las paredes del barrio.

También apareció uno que rezaba “Fuera las cámaras de seguridad”, algo que ha llamado la atención del colectivo vecinal porque, en los últimos meses, ha habido comunidades que han apostado por la instalación de videovigilancia para evitar altercados de cualquier naturaleza. “Antes, dejar abierta sin querer la puerta del portal en pleno ‘boom’ del botellón era jugársela”, explica Monge sobre los problemas que esta práctica generó en la zona.

“Lo que queremos es denunciar lo que ha ocurrido en las últimas semanas”, apunta el presidente de la entidad vecinal, que afirma que están “molestos” con los últimos acontecimientos. No obstante, Monge asegura que se sienten “satisfechos” con los resultados que están obteniendo desde que en mayo de 2018 comenzaron a aplicar la campaña de limpieza. “Tenemos la suerte de que cada vez se están sumando más comunidades y la mayoría de las pintadas hechas el viernes ya han desaparecido”, afirma. La rápida intervención de la Asociación de Vecinos de La Huerva hizo posible que a las pocas horas ya no quedara ni rastro de los mensajes de corte anarquista. El lunes por la mañana comunicaron lo sucedido a Mapiser, la empresa de inserción con la que trabajan, y en cuanto recibieron el aviso se pusieron manos a la obra. “A las dos de la tarde ya no quedaba prácticamente ninguna”, señalan.

Y aunque los miembros de la asociación son conscientes de que la situación puede repetirse, advierten de que no cesarán en su empeño por conseguir unas calles limpias y unas fachadas inmaculadas. “Esto es una carrera de fondo, a ver quién puede más. Es un problema que se soluciona de forma inminente y del que nos vamos a ocupar siempre por los cauces legales y con los organismos e instituciones competentes”, explican.

Además, no creen que la oleada de pintadas tenga que ver con la labor del colectivo ni con el cierre, en los últimos meses, de varios bares de la zona que acumulaban numerosos expedientes sancionadores. “No veo causa efecto y tampoco ha habido pintadas dirigidas expresamente hacia la asociación, pero si los autores solían hacer botellón entiendo que gracia no les ha debido hacer”, apunta Monge.

Entre 80 y 750 euros de multa

Según los datos facilitados por el Ayuntamiento a comienzos de 2019, en los dos últimos años, han impuesto cuarenta sanciones por pintadas y grafitis en la capital aragonesa y se ha retirado una media de más de 90 al día. Los autores de este tipo de pintadas pueden enfrentarse a sanciones económicas que oscilan entre los 80 y los 750 euros, en función del tipo de pintada y de dónde esté hecha.

En los últimos meses, monumentos catalogados como BIC, como el Puente de Piedra o templos religiosos como la iglesia de la magdalena han sido objeto de pintadas vandálicas.

Etiquetas
Comentarios