Despliega el menú
Zaragoza

barrios de zaragoza

Comienzan a tapiar el convento de Torre Ramona para evitar el vandalismo

Tras acumular numerosas quejas, el Gobierno de Aragón ha comenzado a cerrar los accesos al antiguo edificio ubicado en Las Fuentes, el cual ha sido protagonista de diversos actos vandálicos en los últimos años.

Los vecinos de la zona del antiguo convento de Torre Ramona del zaragozano barrio de Las Fuentes aseguran que llevaban años denunciando numerosos actos vandálicos en el interior del edificio abandonado sin recibir una respuesta. Incendios, destrozos, fiestas nocturnas… y un sinfín de molestias que parece que por fin han llegado a su fin. “En las últimas semanas se produjeron hasta cinco incendios; uno de ellos el 28 de marzo, que tuvo lugar en un espacio muy próximo a la capilla que se ha catalogado para su protección”, asegura José Javier Gistas, vecino del inmueble colindante desde hace más de 20 años.

Gistas asegura que la preocupación y el hartazgo entre los vecinos sido una constante durante los últimos años. “Nos hemos preocupado de llamar a la Policía cada vez que entraban grupos de chavales a causar destrozos, aunque en la mayoría de los casos, al ser menores, nunca podían hacer nada”, lamenta. El antiguo convento, que antaño tuvo otros usos como el de reformatorio, manicomio e, incluso, escuela; es considerado por muchos uno de los edificios más emblemáticos del barrio que, en los últimos años, había caído en el olvido.

Sin embargo, tras una larga espera, hace unos días comenzaron las labores de tapiado de las ventanas y puertas del edificio, una gran noticia para los vecinos de la zona. “Para nosotros ha sido una alegría ya que estos días han seguido llegando grupos de jóvenes que se han topado con la puerta tapiada. Por mi parte, me siento más seguro y creo que se van a evitar numerosos problemas”, admite.

Tan solo en los últimos meses, Gistas asegura que ha tenido que enfrentarse a varios visitantes al recinto, en una ocasión por prender fuego a unos colchones y, en otra, por lanzar piedras a un señor mayor que trabajaba en un huerto cercano. “Ya estábamos cansados de esta situación, pero parece que por fin tanto quejarse ha dado sus frutos”, resume.

El pasado 27 de marzo se hacía realidad una de las demandas históricas de los vecinos del barrio con la inclusión de la capilla de Torre Ramona en el catálogo de Edificios y Conjuntos de Interés Histórico Artístico por parte del Ayuntamiento de Zaragoza, un hecho que era aplaudido por los representantes de la Asociación Vecinal Las Fuentes, entidad que ha luchado durante los últimos años por evitar la demolición de este edificio. “Era una de nuestras demandas, junto al desbroce y la limpieza de matorrales de la zona debido al riesgo de incendio”, explica Diego Luque, representante de la asociación.

Luque admite que ha sido un inmueble que ha pasado muy inadvertido entre los propios vecinos hasta que se anunció la posible demolición del edificio. “Cuando vimos que su desaparición era inminente fue cuando empezamos a valorarlo como se merecía. Por allí, a lo largo de su historia, han pasado muchos vecinos del barrio y es parte de nuestra historia”, afirma.

Desde ese momento, la entidad vecinal comenzó a reunirse tanto con representantes del Gobierno de Aragón como del Ayuntamiento de Zaragoza, quienes, aseguran, “en todo momento manifestaron que estaban dispuestos a recuperar este espacio”. “En estos momentos estamos pendientes de que se apruebe el cambio de titularidad para que el Ayuntamiento se haga cargo de la rehabilitación del espacio que le corresponde”, explica Luque.

En cuanto a las salidas de este nuevo espacio, desde la asociación vecinal aseguran que, aunque hay partes que se encuentran muy deterioradas, existen espacios suficientes para crear un equipamiento de barrio: “Nos gustaría que se crease algo compatible con la defensa de la naturaleza, un lugar en el que hablar del parque, de la huerta de Las Fuentes, del Soto de Cantalobos...”. En definitiva, un nuevo atractivo para los vecinos del barrio.

Por su parte, fuentes del Gobierno de Aragón aseguran que los nuevos cerramientos responden a esta necesidad de garantizar la seguridad del espacio y de quienes pudiesen acceder a él: “Hace unos días se adjudicó un contrato menor por 13.000 para consolidar todos los cerramientos del perímetro de la zona y evitar posibles entradas de personas ajenas y asegurar tanto el entorno urbanístico como la seguridad de las personas”. Se espera que dichas obras puedan estar finalizadas esta misma semana.

Etiquetas
Comentarios