Despliega el menú
Zaragoza

sucesos en Zaragoza

A prisión el compañero y la madre de la niña de 4 años de Zaragoza que está en la uci tras una presunta paliza

La mujer contó a los sanitarios del 061 que la menor se había caído, pero estos sospecharon que no era un accidente y pusieron en alerta a la Policía Nacional. Tanto ella como su compañero sentimental fueron detenidos.

Fachada del Hospital Materno Infantil de Zaragoza, donde se trasladó a la niña.
Fachada del Hospital Materno Infantil de Zaragoza, donde se trasladó a la niña.
Asier Alcorta

El Grupo de Homicidios de la Policía Nacional ha detenido a la madre de una niña de 4 años y a su actual pareja como presuntos responsables de la graves lesiones con las que ingresó la menor el pasado sábado en la uci del Hospital Infantil de Zaragoza. Según ha podido saber HERALDO, la pequeña presentaba varios golpes en la cabeza y tuvo que ser intervenida de urgencia. En cualquier caso, parece que la rapidez con la que fue asistida la niña por el equipo médico del 061 y el trabajo de los cirujanos han permitido que su evolución sea positiva y, en principio, no se tema por su vida.

A última hora de este lunes, la titular del juzgado número 3 de Zaragoza decretó el ingreso en prisión de la madre, C. M., de 30 años, y su actual pareja, E.Y.L, de 35 años. La juez tomó la decisión después de tomar declaración grabada a la pareja en una sala especial habilitada para ello.     

Las pesquisas siguen abiertas y fuentes policiales aseguran que todavía no se puede descartar nada. Sin embargo, hay una serie de circunstancias que llevan al Grupo de Homicidios a pensar que podría tratarse de un caso de malos tratos. En primer lugar, por el tipo de lesiones que presentaba la niña y que llevaron al equipo del 061 a recelar de la versión de lo ocurrido que les dio la pareja cuando acudieron a su casa.

Según fuentes próximas al caso, fue en la madrugada del pasado sábado, 27 de abril, cuando los ahora detenidos llamaron por teléfono pidiendo atención médica urgente para la niña. Cuando llegaron al domicilio, ubicado en la calle de José Zamoray, en el barrio del Gancho de Zaragoza, la madre de la pequeña les contó que esta había sufrido una caída. Sin embargo, a los sanitarios no les encajó el relato de hechos y tras estabilizar a la víctima para trasladarla al hospital informaron enseguida a la Policía.

Dada la gravedad de los hechos, tanto la progenitora de la niña, de nacionalidad española, como su actual compañero, de origen rumano, fueron trasladados a le Jefatura Superior de Policía, donde se les interrogó por separado en calidad de investigados. En un principio, ambos negaron haber agredido a la menor e insistieron en que esta había sufrido un accidente. Sin embargo, según ha podido saber este periódico, mientras uno mantiene que la chica se cayó de la cama el otro dice que fue en la bañera.

Ya le fueron retirados dos hijos

La niña permanece todavía hospitalizada recuperándose de las graves lesiones, pero todo hacer prever que, al igual que sus hermanos, acabará bajo la tutela de la Comunidad.

Como es habitual en los casos de presunto maltrato infantil, los médicos tendrán que emitir un informe para explicar al juez instructor si el cuerpo de la menor presentaba signos de lesiones anteriores.

Inevitablemente y con todas las precauciones a las que obliga una investigación de estas características, que se encuentra en su fase inicial, los hechos traen a la memoria otros casos como el de la pequeña Naiara. La menor, de 8 años, falleció en un hospital de Zaragoza en julio de 2017 víctima de las gravísimas lesiones que supuestamente le provocó su tío, quien al parecer la habría torturado durante un periodo de entre 24 y 48 horas. Todavía no se ha celebrado el juicio.

Etiquetas
Comentarios