Despliega el menú
Nacional

maltrato infantil

Otros casos de maltrato a menores en los últimos años

Un bebé de 2 meses falleció en enero en Barcelona tras sufrir una brutal paliza por parte de su padre. En Sabiñánigo, la pequeña Naiara, de 8 años, murió en 2017 después de sufrir torturas durante cerca de 48 horas.

Fachada del Hospital Materno Infantil de Zaragoza, donde se trasladó a la niña.
Fachada del Hospital Materno Infantil de Zaragoza.
Asier Alcorta

La titular del juzgado número 3 de Zaragoza decretó este lunes el ingreso en prisión de la madre de una niña de 4 años y de su pareja como presuntos autores de las graves lesiones que presentaba la menor ingresada el pasado sábado en la uci del Hospital Infantil. Pese a que tanto la madre como su pareja alegaron que la pequeña había sufrido una caída, los sanitarios sospecharon desde el primer momento de que podía tratarse de un caso de malos tratos, dada la gravedad de los golpes que presentaba en la cabeza. Gracias a la rápida intervención del equipo médico del 061 y de los cirujanos, que tuvieron que intervenirla de urgencia, la niña evoluciona favorablemente y, en principio, no se teme por su vida.

Lamentablemente, este no es el único caso de palizas y malos tratos a menores que se han producido en los últimos años en España. El pasado mes de enero, un bebé de tan solo dos meses falleció en el Hospital Vall d'Hebrón de Barcelona a los pocos días de haber ingresado tras sufrir una brutal paliza por parte de su padre, de 21 años. El pequeño fue ingresado con una hemorragia cerebral, un brazo fracturado y cinco costillas rotas, y con signos de haber sufrido malos tratos anteriores. El padre, que fue detenido tras el ingreso del menor, fue puesto en libertad días después. La madre declaró que el padre "se estresó porque el bebé no dejaba de llorar" y que ella nunca había sido testigo de ninguna paliza al pequeño. El juez abrió una causa penal por el delito de lesiones y maltrato en el ámbito familiar que todavía no se ha resuelto.

En julio de 2017, la pequeña Naiara, de 8 años y vecina de Sabiñánigo, falleció en el Hospital Miguel Servet de Zaragoza víctima de las gravísimas lesiones que supuestamente le provocó su tío, quien la habría torturado durante un periodo de entre 24 y 48 horas como castigo por no saberse la lección. El asesino confeso la obligó a estar toda la noche de rodillas con piedras debajo, le propinó golpes y le aplicó descargas con una raqueta eléctrica. Fue tan inmenso el dolor, que la menor llegó a desmayarse. Un traumatismo craneoencefálico fue el desencadenante de su muerte después de 30 horas de agonía en el hospital. El tío está siendo juzgado como presunto autor material del crimen, mientras que la abuelastra y del padrastro de Naiara están imputados por un presunto delito de violencia física y psíquica habitual.

En noviembre de 2018, un hombre de Huesca ingresó en prisión por maltrato familiar y lesiones a la hija de su pareja, de tan solo 2 años. La mujer y madre de la pequeña también fue detenida por la Policía Nacional, pero quedó en libertad tras declarar ante el juez. Afortunadamente, la pequeña, a la que atendieron los médicos de sus lesiones, se recuperó al cuidado de una familiar de confianza.

En Málaga, una bebé de año y medio fue hallada muerta en una vivienda en noviembre de 2018 con signos de haber sido golpeada. El primer examen forense reveló que la niña sufrió un traumatismo que le causó la muerte. La madre, de 20 años, fue detenida por la Policía Nacional por su presunta implicación en la muerte de la bebé.

En diciembre de 2018, una bebé de un mes fue ingresada en el Hospital La Fe de Valencia tras sufrir lesiones, hematomas en la cara y una fractura craneal supuestamente cometidas por sus padres, de 28 años, que fueron detenidos como presuntos autores del maltrato y posteriormente puestos en libertad tras acogerse a su derecho a no declarar. La pequeña ingresó en la uci pediátrica, donde permaneció en coma inducido.

En Albacete, un matrimonio de origen chino fue juzgado en 2018 por haber maltratado presuntamente a su hijo adoptivo, también chino, hasta casi matarlo. La Fiscalía pidió una pena de 44 años y 10 meses para cada uno por agredir brutalmente al niño desde octubre de 2016 hasta abril de 2017, fecha en la que el pequeño ingresó en el Hospital Público General de Almansa (Albacete) con parada cardiorrespiratoria como consecuencia de los golpes recibidos. En el momento del juicio, el menor tenía 6 años.

Etiquetas
Comentarios