Huesca

HUESCA

"Sufro al imaginarme las torturas que recibió mi hija antes de morir", dice la madre de Naiara

Mariela Benítez rompe su silencio tras archivarse definitivamente la petición de imputación que había presentado reiteradamente el padre biológico. 

Mariela Benítez ha roto a llorar varias veces durante su comparecencia.

"Soy Mariela Alejandra Benítez, madre de Naiara Valentina Abigail Briones, y quiero decir mi verdad". Así se ha presentado este miércoles ante los medios de comunicación la madre de Naiara, la niña de 8 años de edad que murió en Sabiñánigo a consecuencia de las torturas de su tío, Iván Pardo Pena, por no saberse la lección. Y es que después de que la Audiencia de Huesca haya rechazado definitivamente la petición de imputación contra ella que había presentado de forma reiterada el padre biológico de la niña, ha querido salir al paso de las "constantes difamaciones" que dice haber sufrido en estos 16 meses que han pasado desde el asesinato de su hija. Lo ha hecho durante más de 20 minutos en los que ha interrumpido varias veces su testimonio con lloros por los nervios y la emoción.  

Mariela ha admitido estar "aliviada" por la decisión de la Audiencia, que ha venido a ratificar el criterio del Juzgado de Instrucción de Jaca, que nunca vio indicios de un posible delito de maltrato hacia su hija, como sí ocurrió con el padrastro y la abuelastra, que están imputados por un presunto delito de violencia física y habitual. No obstante, ha asegurado que confiaba en la Justicia "porque no estuve allí en ningún momento"

En este sentido, ha relatado que aquel 6 de julio de 2017, se enteró del gravísimo estado en el que estaba Naiara tras sufrir torturas durante varias horas mientras estaba trabajando en un hotel de Bielsa. "Me vibraba todo el rato el teléfono, pero no contestaba porque estaba trabajando terminando el servicio. Pero una compañera me vino a avisar de de que me llamaba mi esposo para darme una noticia. Y entonces me contó todo nervioso que me iba a venir a buscar porque se había caído por las escaleras (la primera versión que dio el presunto asesino). Yo pensé que era otra de mis hijas, porque era la que más tiempo pasaba en casa de su abuela, Naiara iba muy pocas veces, pero cuando Carlos llegó y bajó del coche pálido ya me dijo que fuéramos a Zaragoza porque Naiara estaba mal", ha recordado. "Era una niña excelente, que irradiaba felicidad, humilde, sin maldad, para mí era la mejor niña del mundo", ha recalcado.

Mariela ha asegurado sentirse "rechazada" por vecinos de Sabiñánigo "y un poco dolida", ha añadido. E incluso ha revelado que le han llegado a insultar por la calle. "Una persona me dijo que era mala madre, una asesina y que mandé a matar a mi hija, y yo obviamente agaché la cabeza y me callé". En este sentido, ha lamentado que tengan un concepto de ella "por lo que sale en la prensa". "Mi día a día es mi casa y mi trabajo", ha dicho. 

Pese a los comprometedores 'wasaps' entre el asesino confeso y la familia de Naiara que la Guardia Civil ha recuperado y que han sido claves para que el Juzgado haya imputado a su esposo y a la madre, Mariela ha recalcado que su hija "jamás fue maltratada". "Si me tenía que decir cosas, se encerraba conmigo y me las decía porque tenía plena confianza en mí. Pero jamás tuvo problemas de maltrato en la familia, aunque en el colegio sí", ha dicho. Por ello, no da credibilidad al contenido de esos mensajes telefónicos y ha admitido que tanto ella como su marido llevan "fatal" la imputación de este último "porque él no tiene culpa de nada y las cosas no son como se relatan", ha subrayado. 

La autopsia reveló que Naiara había sufrió brutales torturas aquel 6 de julio. Su tío la obligó a estar toda la noche de rodillas con piedras debajo, le propinó golpes y le aplicó descargas con una raqueta eléctrica. Fue tan inmenso el dolor, que llegó a desmayarse. Un traumatismo craneoencefálico fue el desencadenante de su muerte después de 30 horas de agonía en el hospital Miguel Servet de Zaragoza. Mariela ha confesado que tras enterarse de todo ello "no he perdido la razón porque soy fuerte, pero hasta hoy en día puedo asegurar que sufro al imaginarme por lo que pasó mi hija y me duele". 

"Mi marido y yo llevamos fatal su imputación porque él no tiene culpa de nada"

La madre de Naiara tiene ganas de que llegue pronto el juicio "aunque a la vez también tengo miedo porque sé que voy a tener que enfrentar esta cruda realidad y oír cosas muy fuertes", ha añadido. Y confía en que al final el asesino confeso "pague por lo que hizo y se haga justicia,  porque el dolor que me causó a mí y que llevo sintiendo desde hace un año y cuatro meses, se me va a quedar ahí para siempre y no me lo va a pagar nadie". Y una vez que haya sentencia, solo desea que "dejen en paz la memoria de mi hija para que yo pueda descansar también como madre y seguir curando el dolor que sigo llevando". En este sentido, ha agradecido el "respaldo" que le han dado en estos meses su madre, su esposo, sus abogados y los responsables del proyecto Maternity. 

Acusa al padre biológico de actuar "por venganza y odio"

Mariela Benítez, que ha comparecido acompañada de su abogado, Luis Marín, y de la delegada en Aragón del proyecto Maternity, Elena Vizcarro, ha cargado duramente contra el padre biológico de Naiara, Manuel Briones, que ejerce la acusación particular representado por el mediático letrado Marcos García Montes.

Le ha acusado de actuar contra ella "por venganza y odio" y ha hecho hincapié en que nunca le pagó la manutención de Naiara en 9 años y en que negó que fuera su hija "muchas veces". Entre lágrimas, ha explicado que tras conocer a su actual esposo, decidió desplazarse a España para formalizar sus papeles, un proceso que su expareja trató de impedir, aunque cuando le advirtió de que había contratado un abogado para reclamar la patria potestad y una pensión, finalmente sí aceptó firmar la autorización para que viajara con Naiara a España.

Cuando murió asesinada su hija, estaban en trámites para que su actual marido la adoptara. "Ella le llamaba papá porque siempre se hizo cargo de ella. Era él quien iba a sus actuaciones y estaba grabando en primera fila aunque saliera de 12 horas de trabajo", ha destacado Mariela.

Etiquetas
Comentarios