Despliega el menú
Zaragoza

El paciente que secuestró a la médica que lo visitó en casa podría ir 24 años a prisión

Será juzgado este miércoles por atarla, amordazarla, amenazarla con un cuchillo e intentar abusar de ella. Ocurrió en 2018 en Las Delicias y la mujer sigue de baja

El personal sanitario de Aragón se ha movilizado repetidamente contra las agresiones y exigiendo seguridad.
El personal sanitario de Aragón se ha movilizado repetidamente contra las agresiones y exigiendo seguridad.
Guillermo Mestre

La Audiencia Provincial tiene previsto juzgar este miércoles una de las agresiones más violentas sufridas en Zaragoza por un profesional sanitario durante el ejercicio de sus funciones. Ocurrió en junio de 2018 en una vivienda del barrio de Las Delicias a la que una médica había acudido para visitar a un paciente que había solicitado una atención domiciliaria.

El ataque, al igual que ha ocurrido recientemente con el acuchillamiento de un médico en el centro de salud de Vía Univérsitas o la agresión a dos auxiliares del Hospital Provincial, hizo salir a la calle a los compañeros de la víctima para reclamar más seguridad en los centros de trabajo y mayor protección.

El agresor, José Antonio M. E., está acusado de delitos de detención ilegal, agresión sexual, lesiones, atentado y amenazas y se enfrenta a una petición de condena que va de los 14 años de prisión que solicita la Fiscalía a los 24 que plantea la acusación particular, pasando por los 17 que reclama el Gobierno de Aragón, que se personó en el caso.

El suceso se produjo el 22 de junio del año pasado. Era la primera vez que la doctora iba a esa casa; el paciente era un hombre de unos 50 años que, al verla, le preguntó por su médica habitual. La profesional le respondió que no estaba ese día pero que ella lo iba a atender igual. Apenas le había dado tiempo a apoyar el maletín y sacar el fonendoscopio para auscultarle cuando el hombre se dirigió a ella con un cuchillo de grandes dimensiones.

Tras amenazarla con el arma, la obligó a ir al dormitorio, la maniató con bridas y la amordazó con cinta aislante y la tiró sobre la cama. Ahí, trató de asfixiarla con un almohadón, pero la mujer se defendió y no consiguió su propósito.

Después, el agresor se desnudó e intentó abusar de ella. En un momento dado, la doctora logró zafarse de él, huir de la casa y pedir ayuda a los vecinos, que llamaron a la Policía. Los agentes la encontraron en 'shock' y avisaron a una ambulancia para trasladarla a un hospital.

Fueron 45 minutos de angustia y terror que han dejado a la víctima secuelas psíquicas de las que aún no se ha recuperado y que le impiden reincorporarse a su vida laboral.

Tras la agresión, José Antonio M. E. abandonó el domicilio, se marchó a casa de un familiar y no pudo ser detenido hasta tres días después. La jueza instructora del caso, Nicolasa García, ordenó su ingreso en prisión preventiva, situación en la que se sigue encontrando en la actualidad.

La Fiscalía lo acusa de atentado a un funcionario sanitario en el ejercicio de las funciones propias de su cargo y solicita para él cuatro años de cárcel, la condena máxima que recoge el Código Penal desde que se modificó en 2015 para combatir las agresiones a profesores y sanitarios. A este delito se le añaden el resto: agresión sexual, lesiones psíquicas, amenazas y detención ilegal.

Etiquetas
Comentarios