Zaragoza

EDUCACIÓN

Cinco colegios de Zaragoza tienen menos de 5 solicitudes (que luego serán más)

El descenso demográfico y la estigmatización afectan especialmente a algunos centros. Pero muchos aumentan después con los alumnos fuera de plazo.

patio luis vives
Patio del colegio Luis Vives de Zaragoza, uno de los que tienen menos solicitudes.
HA

En unos algunos colegios de la ciudad de Zaragoza el proceso de escolarización se vive con mucha tranquilidad, sin nervios por los sorteos o la incertidumbre ante la publicación de las listas de admitidos. En el proceso cuya primera fase ha terminado hace unos días, el que corresponde a la presentación de las solicitudes para el curso 2019-2020, casi una veintena de centros educativos han recibido diez o menos peticiones de plazas para 1º de educación infantil.  De ellos, cinco colegios de la capital aragonesa han tenido menos de cinco solicitudes para 1º de Infantil: Santo Domingo (3), Florencio Jardiel de Peñaflor (4), Antonio Beltrán, Luis Vives y Pedro Orós de Movera (5).

Además, entre los menos solicitados están el San José de Calasanz (6) y el Gloria Arenillas (8). También han tenido menos de diez solicitudes el Ramiro Soláns, Fernando el Católico y San Braulio, pero en estos tres centros hay aula de 2 años, y gran parte de los alumnos pasarán directamente al 1º de Infantil el próximo curso.

En Teruel, el colegio La Purísima y Santos Mártires ha tenido 10 solicitudes y el Pierres Vedel, 8. En este último caso, la explicación es que el colegio tiene también aula de 2 años y para poder acoger a todos los niños que pasan de esa etapa a 1º de infantil solo han ofertado 8 vacantes para alumnos que se matriculen de fuera del centro. En Huesca, el Virgen del Romeral, de Binéfar ha tramitado 9 peticiones de plazas.

El descenso demográfico es una de las causas principales de la baja demanda de algunos centros. Están ubicados en barrios envejecidos, donde ha disminuido la población infantil, como San José, el Casco Histórico, Delicias o Torrero. En el otro extremo, los colegios más demandados de Zaragoza están en los barrios del sur: Parque Venecia, Arcosur y Valdespartera, algunos con más de un centenar de solicitudes.

Loading...

Pero también hay otro factor, más difícil de cuantificar: la estigmatización de determinados centros, que concentran el mayor porcentaje de alumnado inmigrante y con necesidad de apoyo educativo (Acneaes). "La diversidad es enriquecedora y es un reto, pero aleja a algunas familias de nuestros colegios", se lamenta la directora de uno de estos colegios.

Datos que aumentan durante el curso

Los datos del proceso de escolarización no reflejan la realidad de estos centros, que luego aumentan mucho su alumnado con los que se matriculan fuera de plazo (más de 2.500 niños este curso en Aragón). Estos niños acuden a los centros donde hay vacantes. En el Santo Domingo, por ejemplo, el año pasado tuvieron 11 solicitudes para 1º de Infantil y ahora hay 23 niños en esa clase. En el Antonio Beltrán se han incorporado más de 30 alumnos fuera de plazo en todas las etapas y en el Luis Vives o el Santo Domingo, unos 50. Sus aulas están viviendo el aumento de la población inmigrante latina: de Venezuela, Colombia, Honduras o Nicaragua.

"No nos preocupa el dato tan bajo de solicitudes (3), porque sabemos que luego serán más. Todos los años hay familias que no se enteran y se les pasa el plazo para presentar la documentación. Y después están todos los alumnos que llegan fuera de plazo y nos envían al centro. En nuestro colegio casi el 40% del alumnado ha llegado fuera de plazo y lo estamos gestionando con la misma plantilla. Es una situación insostenible, necesitamos más recursos para atenderles", denuncian desde el colegio Santo Domingo.

En estos colegios con tan pocas solicitudes la DGA no se plantea agrupar cursos en una misma clase, como sí hace en la escuela rural. Educación confía en que estos datos aumentan con las segundas opciones y con los alumnos fuera de plazo. Solo en el colegio Florencio Jardiel, en el barrio rural de Peñaflor, ha tomado esta medida.

El atractivo de las aulas de 2 años y la jornada continua

En los últimos años el Departamento de Educación está favoreciendo mejoras en los colegios públicos (como las aulas de 2 años) e intentando promover un reparto más equilibrado de los alumnos Acneaes para evitar que algunos centros siguieran perdiendo alumnado. En algunos casos lo ha conseguido.

En el curso 2016-17 comenzó en tres colegios el programa experimental de aulas de 2 años en colegios públicos y el año que viene estará en 22 centros. Los niños que entran en estas aulas de 2 años tienen si quieren plaza garantizada de manera directa en 1º de Infantil. Esto ha contribuido a que algunos colegios aumenten su demanda, como el Ramiro Soláns: ha tenido 6 solicitudes más 15 que continúan del aula de 2 años, en total diez más que el año pasado.

Uno de los colegios más pequeños y con menos demanda de Zaragoza era estos últimos años el Emilio Moreno Calvete, en las Delicias. La puesta en marcha del comedor escolar coincide con el aumento de solicitudes: 4 hace dos años y 14 ahora.

La jornada continua también afecta a la elección de las familias en el proceso de escolarización. En años anteriores, los centros que cambiaban a este modelo de jornada habían visto incrementada la demanda. Pero el aumento de solicitudes no se mantiene constante, como han visto ahora en el Luis Vives (5 peticiones para 1º de Infantil, ocho menos que el año pasado).

"Cuando empezamos con la jornada continua tuvimos un aumento de solicitudes. Pero ahora hay otros centros del entorno que también la ofrecen. Los colegios más pequeños tenemos más dificultades para darnos a conocer. Somos un centro preferente TEA, nos hemos formado en metodologías activas y las familias que vienen están muy contentas. Pero cuesta que nos elijan como primera opción en el proceso de escolarización", lamenta la directora del Luis Vives, Alejandra Frago.

Consulta las últimas noticias sobre el proceso de escolarización.

Etiquetas
Comentarios