Zaragoza

La DPZ no promueve más escuelas taller de restauración tras un varapalo judicial

La institución provincial tuvo que indemnizar con 136.000 euros a tres profesores

Foto de archivo de los trabajos de la escuela taller de restauración de la DPZ.
José Miguel Marco

La escuela taller de restauración de la Diputación de Zaragoza, que trabajaba desde 2000 en la conservación del patrimonio histórico-artístico de los municipios desde su sede en la antigua Maternidad de Zaragoza, lleva sin funcionar desde 2017. Primero, porque la institución no consiguió los puntos suficientes y el Instituto Aragonés de Empleo (Inaem) no le concedió una nueva edición. Y, después, por estar inmersa en un proceso judicial y verse obligada a indemnizar a tres profesores con 136.000 euros.

En este sentido, fuentes de la DPZ explicaron que la escuela taller de restauración DPZ XIV acabó en noviembre de 2016. Tras su finalización, tres de los profesores denunciaron a la institución provincial ante la jurisdicción social por entender que, al haber sido docentes durante varias ediciones, tenían derecho a ser considerados trabajadores fijos de la Diputación. Tres juzgados de lo social distintos les dieron la razón, por lo que ha habido que indemnizarles con 136.000 euros (entre los tres). Ante esta situación, la Diputación de Zaragoza ha decidido "no promover más escuelas taller o talleres de empleo (ni de restauración ni de ningún otro tipo), ya que se expone a que los profesores sigan consiguiendo sentencias favorables que obliguen a considerarlos trabajadores fijos con el perjuicio que eso supone para la institución: o tiene que quedarse con esos trabajadores que no necesita o debe despedirlos pagándoles la indemnización".

Las sucesivas ediciones de las escuelas taller estaban promovidas por la DPZ y el Inaem, y permitían formar a unos 24 jóvenes desempleados en cuatro especialidades: restauración de bienes muebles, carpintería, investigación y restauración de documento gráfico. En estos 16 años de andadura, se rescataron más de 130 obras de arte mueble, entre retablos, tallas o cuadros, y unos 700 documentos gráficos, desde libros o pergaminos a carteles y fotografías, de localidades de toda la provincia. Por los talleres de la escuela taller pasaron piezas tan relevantes y singulares como la tabla del reloj de Pozuelo, la talla del Cristo de la cuna de Ateca, un gran lienzo de Bordalba o un carruaje fúnebre de Borja.

Desde la DPZ destacaron su interés por "poder seguir colaborando en la recuperación del patrimonio de la provincia y en la formación de los jóvenes y desempleados". Sin embargo, "el problema que han generado estas sentencias judiciales impiden continuar con esa labor hasta que no se vuelva a normalizar la situación".

Etiquetas
Comentarios