Zaragoza

Tensión a las puertas del Buñuel por el acto de la exgrapo ante un centenar de asistentes

Carmen López, condenada por delitos de sangre, evitó menciones a su pasado terrorista y prohibió la toma de imágenes.

La Policía protege el centro social Luis Buñuel antes y durante la charla de la exgrapo
La Policía protege el centro social Luis Buñuel antes y durante la charla de la exgrapo
Raquel Labodía

Ante apenas un centenar de asistentes y con un fuerte dispositivo policial en las inmediaciones, la exgrapo Carmen López Anguita pronunció este sábado su conferencia en las polémicas Jornadas Noviembre Antifascista, celebradas en el antiguo instituto Luis Buñuel, de titularidad municipal y cedido por ZEC a una entidad afín al alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve. A las puertas del inmueble se congregó un reducido grupo de personas que protestaron por la presencia de la terrorista, que evitó en su discurso mención alguna a su pasado delictivo y prohibió cualquier toma de imágenes o grabación ajena a la organización.

El programa de conferencias se inició como estaba previsto a las 17.00, después de que el juzgado de Instrucción número 12 de Zaragoza, en funciones de guardia, denegara el viernes la cancelación del acto tal y como solicitó el Partido Popular a la Delegación del Gobierno. Tampoco intervino el gobierno de ZEC, pese a que todos los grupos de la oposición pidieron al alcalde en junta de portavoces que evitara su celebración.

En una de las salas del antiguo instituto, con un centenar de asistentes, barra de bar y varios puestos de ‘merchandising’, el rapero Pablo Hasel, condenado por enaltecimiento del terrorismo, y la periodista Verónica Landa inauguraron las charlas con una ponencia y posterior debate en el que el músico reiteró algunas de las ofensas por las que fue procesado y reivindicó la "derrota del Estado". "Yo no empuño un arma, pero no criminalizo a quien lucha por un nuevo Estado de libertades", explicó Hasel, que en el pasado ya elogió a miembros del Grapo.

Protesta por la charla de una exgrapo en Zaragoza

Después de que tomaran la palabra tres plataformas ciudadanas (Pensionistas, Stop Desahucios y Apoyo a los Refugiados), llegó el turno de López Anguita, presentada como ‘expresa política antifascista’, y del abogado de los Grapo Juan Manuel Olarieta, con el que compartió mesa. La miembro de la antigua banda terrorista omitió cualquier referencia a su pasado delictivo y se limitó a agradecer a los asistentes su presencia "después de la movida que ha habido".

Su discurso se centró en reivindicar "no cualquier república en abstracto, sino una con contenido" que permita alcanzar sus "reivindicaciones". No aclaró, en cualquier caso, cómo conseguir ese objetivo, más allá de "forjando una unidad popular". Más contundente se mostró Olarieta, que abogó por "derribar el Estado" para "empezar de cero".

Largo historial terrorista

El 26 de mayo de 1979, una bomba hizo saltar por los aires la madrileña cafetería California 47, causando la muerte de nueve personas y heridas a otras 60. Dos meses después, López Anguita y Alfonso Rodríguez García, miembros de los Grapo, fueron detenidos. Ambos reconocieron ser los autores del atentado y su participación en otros seis: el ametrallamiento de dos agentes de la Policía Nacional en el madrileño barrio de La Elipa, otro de una pareja de la Guardia Civil en la calle de Pedro Alonso, en el de Canillas, y el atentado contra el general de brigada Agustín Muñoz Vázquez, así como el asesinato de un policía nacional en la comisaría del distrito de Universidad, un inspector de Policía en Moratalaz y otro agente en la calle Numancia.

Solo por el atentado de la cafetería California 47 fue sentenciada a 280 años de reclusión. Este sábado, el alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, reiteró que la Constitución propugna la libertad de expresión y reclamó a la oposición que "deje de crispar la vida pública". El regidor indicó que el terrorismo nacional fue vencido y ahora toca celebrarlo "con normalidad y no crispando".

Por su parte, desde el Centro Social Comunitario Luis Buñuel defendieron a través de su cuenta de Twitter que esta entidad "organiza actividades de diversa índole nunca vinculadas a partidos políticos, defiende la libertad de expresión y condena el terrorismo de cualquier ideología". Mientras tanto, no se llegó a materializar la protesta que se había convocado en la plaza del Pilar a través de la redes sociales. Apenas una docena de personas acudieron a las puertas del antiguo instituto a mostrar su rechazo.

Etiquetas
Comentarios