Zaragoza
Suscríbete

¿Se ha encontrado el Teatro Romano de Zaragoza?

Así titulaba HERALDO este gran descubrimiento el 30 de abril de 1972 y así se contó por primera vez.

Con esta fotografía de Luis Mompel, HERALDO DE ARAGÓN anunciaba en su portada el 30 de abril de 1972 el descubrimiento de lo que podría ser el Teatro Romano de Zaragoza. Otro monumento histórico de gran valor se sumaba así a la riqueza arqueológica que ya tenía la capital aragonesa.
Con esta fotografía de Luis Mompel, HERALDO DE ARAGÓN anunciaba en su portada el 30 de abril de 1972 el descubrimiento de lo que podría ser el Teatro Romano de Zaragoza. Otro monumento histórico de gran valor se sumaba así a la riqueza arqueológica que ya
Luis Mompel / Archivo Heraldo

Los arqueólogos, paleógrafos, historiadores y demás conocedores de la antigüedad se han preguntado a menudo, no sin cierta enojosa sorpresa, si sería posible que la Zaragoza romana no hubiera tenido un teatro, tan importante en los primeros siglos de nuestra era, durante la época de la dominación romana, como hoy lo puede ser el edificio de Correos y Telecomunicaciones.

Hasta el momento, esta pregunta, dirigida al glorioso pasado de una de las más destacadas poblaciones de la Iberia romana, con asentamiento de un importante núcleo de población había quedado sin respuesta.

Las excavaciones que se están llevando a cabo en el solar de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Zaragoza, Aragón Rioja, a todo lo largo de la parte izquierda de la calle Verónica, con motivo de construir diversas obras, han sacado a la luz este esqueleto que puede ser el teatro romano de Zaragoza, durante tantos siglos buscado.

En este solar se encontró, antiguamente, la iglesia de San Andrés y Santiago, posiblemente edificada sobre las ruinas que ahora contemplamos, al igual que, según relata una especie de leyenda, el antiguo templo pagano, tampoco hallado hasta el momento, sirve de sustento a una parte de la basílica del Pilar.

Otra curiosa coincidencia es que, en la época de nuestros clásicos, en el Siglo de Oro (el XVI) el teatro de Zaragoza ocupaba el lugar en que hoy está emplazado el Banco de España, lo que podría constituir una afinidad reveladora.

No obstante, y fuera suposiciones más o menos valederas, regiéndonos por los vestigios que en las circunstancias actuales están a la vista y por los conocimientos que poseemos acerca de los teatros erigidos por los clásicos, nos atrevemos a suponer que, en efecto, estamos a la vista del teatro romano de Zaragoza.

¿Cómo es el esquema de un teatro romano?

Para construir un teatro romano se trazaba primero un circulo cuyo diámetro era proporcionado a la extensión que se quería dar a la orchestra, se inscribían después cuatro triángulos equiláteros, de modo que sus vértices dividiesen la circunferencia en doce partes iguales. Tomando un lado cualquiera de estos triángulos se obtiene el muro de fondo de la escena (sceaefrons). Paralelamente se trazaba una recta que pasase por el centro de la circunferencia, con lo que se obtenía el límite del proscenio y la orchestra. Los vértices superiores marcaban los puntos de partida de las siete escaleras (scalaria) que dividían la cavea en seis secciones hasta la altura del primer tramo semicircular (praecinctio). Encima del tramo, el número de escalones debía ser doble. De los cinco vértices inferiores, las tres de en medio determinaban la disposición de las puertas del muro del fondo; en el centro se colocaba la puerta regia y, a izquierda y derecha, las de los departamentos de los huéspedes (hospitalia). Cerca de los vértices extremos se hallaban los pasillos laterales de la escena (itinera versurarum).

En los puntos de unión de la cavea y del proscaenium se practicaban, bajo los asientos, corredores abovedados que servían de entrada al público. En torno de la grada superior se levantaba un pórtico que, por razones de acústica, era de igual altura a la del muro del fondo de la escena.

Esquema de un teatro Romano trazado por el insigne arqueólogo de la Italia meridional, Marco Vitrubio.


Esquema del teatro Romano trazado por el insigne arqueólogo de la Italia meridional, Marco Vitrubio. Como se puede apreciar, coincide perfectamente con los restos encontrados en Zaragoza

Los restos hallados junto a la calle Verónica responden a esta descripción, igual que al diagrama del teatro romano trazado por Vitrubio.

Una vez más el suelo desentierra pedazos de historia. Las murallas y los otros pequeños vestigios que quedaban en nuestra ciudad de aquel lejano pasado de un mundo dominado por el "Gran Colonizador" tienen ahora, si se confirman nuestras suposiciones, un complemento grandioso, espectacular y majestuoso: el Teatro Romano de Zaragoza, situado hace veinte siglos en los mismos parajes en que lo estuviera en el siglo XVI y donde hoy se encuentra nuestro Teatro Principal.

Es de esperar que las diversas entidades que pueden y deben tomar parte en los trabajos de delimitación y encuadramiento urbano, se pronuncien pronto sobre la importancia del hallazgo.

Se suspenden las obras por el descubrimiento

Por de pronto, según propias observaciones, creemos que la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Zaragoza, Aragón y Rioja ha suspendido las obras que se estaban llevando a cabo y, suponemos, habrá dado parte del suceso a la Dirección General de Bellas Artes y a los organismos que deben intervenir en el asunto.

Esperamos poder facilitar en breve nuevas noticias sobre este descubrimiento que puede ser sensacional y venga a completar un capítulo bastante oscuro, hasta hoy, de la vida e historia de Caesaraugusta.

Carlos González Lobez

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión