Zaragoza
Suscríbete

Rehabilitación de toxicómanos

Un paso más hacia el cierre del único centro público de desintoxicación en Aragón

La consejería de Sanidad ha pedido saber cuántas altas terapéuticas podrían darse antes del 31 de agosto a los usuarios de la Comunidad Terapéutica de El Frago.

Una de las asambleas en la Comunidad Terapéutica de El Frago
Un paso más hacia el cierre del único centro público aragonés de desintoxicación

El Gobierno de Aragón ha preguntado esta semana a los responsables de la Comunidad Terapéutica de El Frago por cuántas altas terapéuticas podrían darse a los usuarios del centro antes del 31 de agosto.

Este interés ha sido interpretado, tanto por los trabajadores y pacientes como por los sindicatos, como una prueba contundente de que el Gobierno autonómico se propone cerrar este centro, la única comunidad terapéutica pública de la Comunidad y que actualmente cuenta con 20 usuarios.

La consejería de Sanidad ni confirma ni desmiente. No quieren afirmar que haya una decisión de cierre pero a la vez insisten en que un centro de rehabilitación de toxicómanos como el de El Frago no tiene razón de ser. El consejero del departamento, Ricardo Oliván, proclamaba hace unas semanas: "Las cosas han cambiado, tanto en las drogas que se consumen como en los programas de atención a drogodependientes y es necesario un cambio de modelo para atenderlos en condiciones".

Al mismo tiempo, Oliván adelantaba que solo se produciría el cierre si existía alguna alternativa. Sindicatos y trabajadores tienen claro cuál es esa alternativa: "A comienzos de año el Gobierno de Aragón concertó 30 plazas, ampliables a 45, con Proyecto Hombre -informa un trabajador del centro de El Frago-, Las treinta primeras están ya ocupadas pero creemos que las otras 15 servirán para abarcar el traslado de los pacientes a los que no se les haya podido dar el alta en El Frago".

Dos meses

"Pensamos que en dos meses podemos estar cerrados porque nos han llamado y nos han dicho que a ver a cuántos les podíamos dar el alta antes de que termine agosto", confirma el mismo trabajador.

En la Comunidad Terapéutica de El Frago trabajan ocho educadores, el director y un oficial de oficios varios. Antes tenían una psicóloga y refuerzos de educadores en verano, pero hace más de un año que llegaron los recortes al centro. Los empleados temen que dos de esos ocho educadores, al ser interinos, vayan a parar al paro mientras que los otros seis serían reubicados por el IASS.

"Aumentarán las listas de espera"

Esta comunidad es el único centro público de Aragón dedicado a la rehabilitación y reinserción de toxicómanos y desde su inauguración en 1986, han depositado en él sus esperanzas más de 2.000 personas que querían salir del mundo de la droga. Con su desaparición, se teme que aumenten las listas de espera para acceder a las plazas concertadas y que, por tanto, se acaben derivando pacientes a ONG y a "movimientos sectarios, ideológicos y pseudo religiosos", según comenta otro profesional de El Frago: "La atención a la drogodependencia va a sufrir un retroceso a nivel de los años 85-86", añade tajante.

La administración autonómica insiste en que "diversos estudios e informes" avalan que las patologías actuales requieren adaptar las terapias y acercar a los pacientes a las ciudades. Profesionales de la Comunidad Terapéutica señalan, sin embargo, que son "más viables" y ofrecen un "mejor tratamiento" los centros pequeños como el de El Frago, integrado por profesionales "en vez de por voluntarios".

Una pieza más del puzzle

Los sindicatos UGT y CC.OO. destacan además que, con la crisis, han vuelto a repuntar adicciones que se creían abandonadas y consideran el último movimiento de la Administración un paso más hacia la privatización de los servicios sociales, "la hermana pobre del departamento de Sanidad", según define José González, responsable del sector autonómico de CC.OO. "Pretenden desmantelar los servicios sociales y los que no puedan, reducirlos a su mínima expresión y privatizarlos. El Frago es una pieza más del puzzle que ya comenzó con el cierre de la residencia de Movera, o de la residencia Turia en Teruel", añade el portavoz de CC.OO.

La petición ciudadana lanzada por Carmelo Ciudad a través de Change.org ha conseguido de momento 80.600 firmas para evitar el cierre de la Comunidad Terapéutica de El Frago. El ejeano promotor de la iniciativa asegura que tiene el apoyo de un amplio grupo de familiares y amigos de pacientes: "El problema de la drogadicción está de actualidad y no parece que se vaya a corregir de momento -recordaba hace unas semanas a Heraldo.es-, no pueden, por tanto, eliminar el único centro público de este tipo en Aragón".

Etiquetas