Zaragoza

Movilización contra los recortes

Las protestas de educación se trasladan a encierros y acampadas

El encierro del IES Pedro de Luna se mantendrá hasta final de curso, mientras que un grupo de estudiantes sigue en la Facultad de Filosofía y una treintena de tiendas ocupan el campus universitario.

Las protestas de educación se trasladan a encierros y acampadas
J. L. G.

La multitudinaria manifestación que desde las 19.00 de este martes recorrió el centro de Zaragoza clausuró una jornada de huelga educativa histórica en Aragón, pero no puso fin a unas protestas contra los recortes que, lejos de extinguirse, se han trasladado a los encierros y tiendas de campaña.

Aunque el epicentro de estas reivindicaciones se encuentra en el campus de la plaza de San Francisco de la Universidad de Zaragoza, donde un grupo de estudiantes a ocupado la Facultad de Filosofía y otro ha acampado junto a la fuente central, también continúan las protestas en el IES Pedro de Luna.

Un grupo de profesores, respaldado por padres y alumnos del centro, decidieron encerrarse en el Instituto durante la noche previa a la huelga para defender la educación pública y solidarizarse con varios grupos de compañeros que habían tomado la misma decisión. Sin embargo, lo que surgió como algo temporal podría convertirse en algo más duradero.

Al menos, así lo aseguraban este miércoles desde el instituto, donde se celebró una asamblea a la que asistieron unas 70 personas -entre personal docente, padres y alumnos- y en la que se decidió continuar con este acto reivindicativo hasta el final del curso.

“Tenemos previsto dividirnos en varios grupos e ir rotando para que siempre haya alguien en el centro”, aseguraban desde el IES Pedro de Luna, donde también se realizarán actividades complementarias: “Somos conscientes de que se acerca el final de curso y los exámenes, por lo que durante los encierros se realizarán talleres de refuerzo y tutorías para los alumnos”.

Protestas en el campus

Al margen de la iniciativa del Pedro de Luna, las principales protestas se concentran en el campus de la Universidad de Zaragoza, donde una treintena de tiendas de campaña anuncian la indignación de un grupo de estudiantes. Muchos de ellos proceden de la acampada que durante los últimos días adornó la facultad de Ciencias Sociales, pero en las últimas horas han sido bastantes los que se han unido a la iniciativa.

Instalados detrás del edificio de Interfacultades, junto a la fuente que ocupa la plaza central del campus, protestan contra los recortes sociales y educativos. Los acampados cuentan con el permiso del vicerrector de Estudiantes -hizo acto de presencia en la asamblea del pasado martes y aseguró que la universidad es un “espacio de libertad”- e incluso les han proporcionado instalación eléctrica. Además, a última hora de la tarde del miércoles habían convocado una asamblea en la que podrían decidir hasta cuando mantendrán la acampada.

También hay sacos y esterillas en el 'hall' de la Facultad de Filosofía, donde se ha instalado otro grupo de universitarios para reivindicar “una enseñanza autogestionada, más participativa, menos pasiva, no competitiva ni jerarquizada”. De momento, los estudiantes tienen previsto mantener el encierro, aunque no quisieron hacer ninguna otra declaración.

Etiquetas