Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Crimen del pequeño Gabriel

El radar especial de los psicópatas para detectar a personas vulnerables

Ana Julia Quezada presenta una serie de rasgos comunes a todos pero que, en exceso y combinados de una forma determinada, la convierten en una psicópata capaz de todo para conseguir sus propósitos. 

Marta Garú Actualizada 13/03/2018 a las 20:49
Ana Julia Quezada, junto al padre de Grabriel Cruz, durante el segundo día de búsqueda del pequeño.EFE

Un crimen tan horrible y cruel como el cometido presuntamente por Ana Julia Quezada lleva automáticamente a tratar de buscar una explicación que arroje algo de luz sobre los motivos que la llevaron a cometer tan execrable acto. La palabra psicópata es una de las primeras que surgen a la hora de definir su personalidad, pero lo primero que explican los psicólogos es que no existe una definición única ni la psicopatía es un concepto único.

“Es una combinación de rasgos personales que todos tenemos en mayor medida o menor medida. Pero, dependiendo de cómo están combinados, puede ser algo muy malo”, explica la doctora en Psicología del Instituto de Medicina Legal de Aragón, Cristina Andreu. Así, tener unos determinados rasgos en exceso puede dar lugar a una personalidad arrogante o déspota (si, por ejemplo, hablamos de narcisismo) o, por defecto, a una con muy baja autoestima.

Es muy pronto para tener un perfil psicológico contrastado de Ana Julia Quezada, pues para ello es preciso entrevistarse con ella y someterla a una serie de preguntas dirigidas por los profesionales. Pero, a través de las numerosas declaraciones que ha hecho a los medios de comunicación desde el 27 de febrero, día en que se está datando el asesinato del pequeño Gabriel Cruz, su forma de comportarse en público, tanto con su pareja como con la Guardia Civil, y un repaso de sus antecedentes personales, se puede afirmar que Ana Julia Quezada tiene muchos rasgos de ser una psicópata.

De entrada, por su trayectoria desde que llegó a España procedente de la República Dominicana se puede afirmar que es una mujer que, a pesar de tener muchas relaciones, establece vinculaciones afectivas muy superficiales: ha tenido varias parejas, la hija de 24 años vive con su padre en Burgos. Además, según han empezado a contar las personas que la conocen sobre sus anteriores compañeros sentimentales, busca parejas vulnerables para explotarlas económicamente, es decir, instrumentaliza a las personas para conseguir sus propósitos.

“Los psicópatas son manipuladores. Tienen un radar especial para detectar personas vulnerables. Son grandes escrutadores de las emociones de los demás”, señala Cristina Andreu. A la psicóloga le ha llamado la atención el gesto de Ana Julia Quezada cuando hablaba con guardias civiles. “A diferencia de cuando se dirige a su pareja, cuando está con los agentes frunce mucho el ceño, lo que revela un alto grado de concentración. Se nota que está analizando la cara y valorando hasta donde está leyendo la persona que habla con ella”, comenta.

Incluso se ha fijado en detalles como la sequedad de la boca producida que habitualmente se produce por el incremento de la norepinefrina, una hormona del estrés que se eleva en situaciones de ansiedad. No en vano, durante todos estos días la sospechosa ha tenido que manejar una mezcla de emociones y ha tenido que fingir todo el tiempo, lo que origina estrés y también una comunicación no espontánea.

Fríos emocionalmente, manipuladores, irresponsables de sus actos, oportunistas y con un alto grado de control de las emociones, son otras características que se pueden apreciar en la forma de comportarse de Ana Julia Quezada. No es cierto que los psicópatas no sean empáticos. La psicóloga recuerda que estas personas tienen “empatía cognitiva”, es decir, saben cuándo la otra persona sufre y, además, escrutan, tienen un radar especial para notarlo. Saben cuándo el otro no está diciendo la verdad o es débil. Y, en el caso de los sádicos, no solo no sufren sino que sienten placer con el sufrimiento del otro.

Apunta que los psicópatas tienen competencias muy útiles para habilidades que se requieren en estos tiempos en determinadas profesiones. “Pero no todos los psicópatas matan, afortunadamente”, subraya.

 

 

 

 

 

 

 

 





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo