Despliega el menú
Teruel
Suscríbete

Camañas quiere devolver el esplendor a su ermita románica y hacerla visitable

El santuario, con pinturas góticas en sus paredes, acaba de ser declarado Bien de Interés Cultural por el Gobierno aragonés.

Sara Ros, en el interior de la ermita de Camañas, muestra reproducciones de la decoración de la techumbre.
Sara Ros, en el interior de la ermita de Camañas, muestra reproducciones de la decoración de la techumbre.
Jorge Escudero

La declaración, hace apenas unas semanas, de la ermita de la Virgen del Consuelo de Camañas como Bien de Interés Cultural (BIC) podría suponer el impulso definitivo a la restauración de este edificio levantado en el siglo XII, uno de los pocos templos de origen románico de la provincia de Teruel y el santuario construido en este estilo arquitectónico situado más al sur de Aragón que queda en pie.

Por falta de empeño de sus vecinos no quedará. La alcaldesa de esta localidad de 130 habitantes, Sara Ros, se ha puesto manos a la obra para conseguir ayudas oficiales reservadas a monumentos BIC y a las que antes el municipio no podía acceder. Con ellas proyecta devolver a la ermita siquiera parte del esplendor que tuvo antaño.

"Lo primero será eliminar las humedades, que están afectando a las pinturas góticas que hay en las paredes", advierte la regidora. Están a salvo, por encontrarse a más altura, la imagen del Pantócrator rodeado por el Tetramorfos que preside el ábside, pero no así otras representaciones que se conservan en zonas inferiores de los muros.

El objetivo final es hacer visitable el monumento y que ello reporte beneficios a la localidad. La apertura al público conllevaría la creación de al menos un puesto de trabajo de guía turístico y las visitas podrían ser el comienzo de una alternativa más a la economía tradicional del municipio, apoyada en la agricultura y la ganadería. De hecho, hay dos casas de turismo rural en Camañas.

Valor artístico

Aún sin haber sido restaurada, la ermita no pasa desapercibida y son muchas las personas que al cabo del año llegan a Camañas para ver el templo. La alcaldesa recuerda que la localidad ha sido incluida en rutas románicas por Aragón que los turistas realizan en autobús. Añade que profesores y alumnos de Historia del Arte se acercan a la ermita frecuentemente para conocer su interior. Durante el confinamiento por provincias en Aragón a causa de la pandemia, "al menos una treintena de turolenses, en muchos casos familias enteras, vinieron atraídos por el valor histórico y artístico de la ermita", explica Ros.

En la actualidad, el visitante tiene que ponerse en contacto con el Ayuntamiento si quiere que alguien le acompañe para ver el santuario, o bien recoger la llave en el bar de la localidad dejando sus datos de contacto y devolviéndola tras la visita.

Sara Ros, en el interior de la ermita de Camañas, muestra reproducciones de la decoración de la techumbre.
Sara Ros, en el interior de la ermita de Camañas, muestra reproducciones de la decoración de la techumbre.
Jorge Escudero

El Ayuntamiento baraja ya la idea de organizar visitas guiadas al menos un domingo cada mes. "No solo para atraer turismo, sino también para poner en valor la ermita de cara a los vecinos", aclara la alcaldesa. "Es nuestra obligación –continúa– conservar en buen estado lo poco que tenemos y, de la misma manera, darlo a conocer".

La ermita formaba parte del castillo de Camañas de época medieval y guarda relación con el modelo de primitivas iglesias de reconquista de tradición románica. Además de las pinturas murales, conserva su techumbre de madera y vigas decoradas con escenas de caballeros moros y cristianos, figuras del bestiario medieval, aves y dragones, o escenas de la vida cotidiana. Son reseñables también las baldosas que pertenecieron a varias laudas sepulcrales.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión