Despliega el menú
Teruel
Suscríbete

La Casa de la Marquesa de Teruel, de palacio en ruinas a hotel de cuatro estrellas

El Grupo Yagüe invierte 16 millones en el establecimiento, que integra elementos barrocos originales.

El ruinoso palacio de los Marqueses de la Cañada, popularmente conocido en Teruel como la Casa de la Marquesa, ha pasado a convertirse en un hotel-boutique de cuatro estrellas después de tres años de obras que han permitido integrar en un establecimiento de alto nivel los elementos más característicos de un caserón palaciego que se levantó entre los siglos XVII y XIX, pero que amenazaba con desmoronarse en pleno Centro Histórico de la ciudad.

Las obras, promovidas por el Grupo Yagüe, han supuesto una inversión de 16 millones de euros de acuerdo a un proyecto de rehabilitación de los arquitectos Alejandro y Lucas Cañada que ha respetado al máximo los valores patrimoniales, aunque con toques de vanguardia.

El hotel Palacio La Marquesa acaba de abrir sus puertas en plena pandemia con 25 de sus 57 habitaciones operativas y este fin de semana ha estrenado las dos ‘suites’ acondicionadas en los dos torreones de la fachada principal, la principal singularidad arquitectónica del inmueble y que le da un toque oriental.

El acondicionamiento como hotel ha conservado, además de la fachada principal, algunos elementos del palacio señorial, como la escalera central con una potente barandilla de madera o la puerta del siglo XVII que da acceso a las salas de eventos y que es el resto más antiguo del edificio. El hueco de la escalera está rematado por una cubierta decorada con molduras de inspiración botánica y caras de ángeles cuya restauración comportó un año de trabajo de una especialista.

La Casa de la Marquesa de Teruel, de palacio en ruinas a hotel de cuatro estrellas.
La Casa de la Marquesa de Teruel, de palacio en ruinas a hotel de cuatro estrellas.
Antonio Garcia/Bykofoto

Otras piezas más puntuales del edificio original, como rejas, puertas, capiteles, vigas o pilas de piedra han quedado incorporadas a la decoración de las distintas dependencias del establecimiento. Ocho de las 13 puertas que estaban repartidas por el inmueble y que han podido restaurarse se exponen en una sala de eventos, mientras que las restantes cinco decoran distintos espacios tras su esmerada reparación.

La directora del hotel, Susana Martínez, resaltó como uno de los logros de la intervención arquitectónica y decorativa que ha permitido recuperar el edificio la "integración" entre aspectos antiguos y modernos. Las vistas que ofrece la terraza superior, pendiente de estreno, son un ejemplo de combinación de la confortabilidad de la oferta hostelera con el valor patrimonial. Desde el local, que estará abierto al público en general, no solo a los clientes del hotel, se observan el cimborrio y la cubierta de la contigua catedral.

Martínez señaló que la oferta del hotel Palacio la Marquesa se dirige a toda la ciudad, con la mayor parte de los servicios abiertos al público en general, como ocurre con la cafetería, el restaurante, la salas de eventos, el gimnasio y las terrazas –la superior y la que se instalará a pie de calle–.

La Casa de la Marquesa de Teruel, de palacio en ruinas a hotel de cuatro estrellas.
La Casa de la Marquesa de Teruel, de palacio en ruinas a hotel de cuatro estrellas.
Antonio Garcia/Bykofoto

El hotel echa a andar con una plantilla de 25 trabajadores, pero alcanzará los 35 cuando esté a pleno rendimiento, lo que se conseguirá a finales de este mes, de acuerdo a las previsiones de la empresa.

La directora explicó que el Grupo Yagüe se embarcó en la compra y rehabilitación de la Casa de la Marquesa para conservar este elemento patrimonial y convencida del potencial turístico de la ciudad. El inicio de las obras, que precisaron del visto bueno de la Comisión Provincial del Patrimonio Cultural, estaba previsto para 2008, pero el estallido de la crisis inmobiliaria paralizó el arranque hasta julio de 2018.

Susana Martínez señaló que el hotel quiere convertirse en "referente" en la oferta de alojamientos de Teruel. La empresa prevé aprovechar también el crecimiento de la demanda que, a raíz de la pandemia, busca zonas rurales, naturales y espacios abiertos, como los que ofrece la provincia.

El edificio dispone de 7.000 metros cuadrados construidos. La planta inferior, dedicada a eventos, ocupa 650 y puede dividirse hasta en cuatro espacios en función de las necesidades de espacio. A la fachada original y a las dependencias que se conservan del edificio barroco, se ha adosado una estructura de diseño moderno para configurar un conjunto "que llama la atención" de los vecinos, acostumbrados durante décadas al caserón ruinoso en que había degenerado el palacio aristocrático.

Para completar la rehabilitación de la plaza de Fray Anselmo Polanco, donde se ubican el nuevo hotel, la catedral y el Museo Provincial, solo resta acometer el proyecto de adecuación de la propia plaza, redactado y presupuestado en 750.000 euros. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión