Despliega el menú
Viajes
Suscríbete

turismo

Una ruta de siete paradas por el pasado iberorromano de Aragón

Los yacimientos íberos y romanos abundan en la Comunidad, sobre todo en la provincia de Zaragoza. La mayoría se pueden visitar libremente.

Visita guiada en El Cabezo de Alcalá de Azaila, Teruel.
Visita guiada en El Cabezo de Alcalá de Azaila, Teruel.
Beatriz Severino

Acueductos, presas, mausoleos, poblados íberos y restos de ciudades romanas todavía se conservan en Aragón. Son la prueba del pasado iberorromano de la Comunidad y la mayoría de estos restos se encuentran en la provincia de Zaragoza.

Para acercarse hasta estos yacimientos basta con desplazarse hasta el lugar, ya que la mayor parte de ellos son de acceso libre. En ocasiones, para una visita más enriquecida, se organizan actividades puntuales, que dan a conocer estos enclaves más detenidamente.

Los últimos romanos de Celsa acompañan a los visitantes.
Los últimos romanos de Celsa acompañan a los visitantes.
Heraldo

Visitas teatralizadas en Lépida Celsa

Uno de los yacimientos donde más se dinamiza el turismo es en el de Velilla de Ebro, en la Comarca Baja del Ebro. Allí se encuentran los restos de Lépida Celsa, la principal ciudad romana del valle medio del Ebro antes de la formación de Caesaraugusta. La asociación local Los Trabajos de Hércules se encarga de ofrecer los pases guiados regulares y también algunos más especiales. Es el caso de las visitas teatralizadas de este fin de semana. De la mano de los actores amateur de la citada asociación, los visitantes podrán conocer los entresijos de Lépida Celsa, contados por sus propios habitantes. Para participar en la actividad, que se organiza en grupos de un máximo de 15 personas, es imprescindible reservar plaza (611497970).

La presa romana de Almonacid de la Cuba
La presa romana de Almonacid de la Cuba
Laura Uranga

La presa de Almonacid de la Cuba

Una de las obras hidráulicas más importantes y mejor conservadas de Hispania se encuentra en la localidad de Almonacid de la Cuba. Se trata de una presa romana que regulaba el caudal del río Aguasvivas y que, con sus 32 metros de altura, durante 1.500 años fue la construcción de este tipo más alta del mundo. En los últimos años, se ha acondicionado su entorno para facilitar las visitas, que se pueden realizar en un recorrido circular, bien desde la parte baja y subiendo hasta el punto más alto por los 103 peldaños de su escalera, o bien al revés, de arriba abajo. Desde hace un mes, la presa de Almonacid se puede visitar junto con el Pueblo Viejo de Belchite, con una entrada única. La propuesta es fruto de las sinergias establecidas entre ambos consistorios para dinamizar el turismo en la zona. Ahora, los turistas pueden comprar en la web de Belchite una entrada conjunta para visitar ambos vestigios.

Foto de Uncastillo
Yacimiento romano de Los Bañales
Laura Uranga

Nuevas excavaciones en Los Bañales

Los Bañales, en Uncastillo, es la formación romana más relevante de la zona norte de Aragón, tanto por su extensión (27 hectáreas) como por su interés histórico. El yacimiento se sitúa a algo más de una hora desde Zaragoza, en la comarca de las Cinco Villas. Las visitas y el cercano centro de interpretación de Layana las gestiona la Fundación Uncastillo, cuyos expertos se ocupan también de las visitas guiadas así como de las campañas de excavación. Se realiza una al año y hace apenas unas semanas que comenzó la decimotercera edición. Estos trabajos permitirán ampliar el espacio visitable de la zona norte de la ciudad de Los Bañales. Desde hace varios años, una aplicación para móviles acompaña al visitante durante su paseo por el yacimiento para una visita más completa.

Vista aérea del Cabezo de Alcalá, en la localidad turolense de Azaila.
Vista aérea del Cabezo de Alcalá, en la localidad turolense de Azaila.
Consorcio de Patrimonio Ibérico de Aragón

Cabezo Alcalá y su rampa de asalto única

El Cabezo Alcalá, en la localidad de Azaila, es una ciudad iberorromana arrasada durante las Guerras Sertorianas cuyos restos más antiguos datan del siglo VIII a. C. Entre otras curiosidades, en ella se encuentra una de las dos únicas rampas de asalto romanas del mundo. El conjunto comprende una gran acrópolis que conserva sus calles con pavimento pétreo y las aceras así como un pequeño templo, las termas y una necrópolis donde se encontraron cerca de un centenar de túmulos funerarios. Visitar este yacimiento solo es posible con reserva previa, contactando con Vida Primitiva, la empresa que gestiona las visitas guiadas y también el centro de interpretación.

Foto de Gea de Albarracín
Vestigios del acueducto romano de Albarracín
Laura Uranga

El acueducto de Albarracín

A diferencia de la imagen que suelen presentar este tipo de construcciones, el acueducto de Albarracín llama la atención por encontrarse horadado a la piedra. Los romanos excavaron túneles a lo largo de unos 25 kilómetros, la distancia que separa la localidad con Cella. Esta gran obra de ingeniería se empleaba para trasladar el agua del río Guadalaviar de un punto a otro y algunos de sus tramos se pueden visitar. Uno de los más populares es el del Barranco de los Burros, en Gea de Albarracín, por donde se puede pasear por el cañón hasta llegar a la formación para adentrarse en ella.

Yacimiento de Bilbilis
Yacimiento de Bilbilis
HA

Bílbilis, el origen de Calatayud

La ciudad romana de Bílbilis, en la actual Calatayud, es uno de los yacimientos aragoneses mejor conservados y en él se pueden visitar el foro, el teatro, las termas y varios conjuntos de viviendas. Tiene alrededor de 30 hectáreas y se extienden en las laderas de tres cerros, el de Bámbola, el de San Paterno y el de Santa Bárbara. El recinto está abierto y la visita es libre y gratuita, pudiendo obtener información al respecto en el cercano Museo de Calatayud.

Foto de Fabara
Mausoleo romano del s. II en Fabara
Laura Uranga

Mausoleo de Fabara, el mejor conservado de España

A 20 minutos de Caspe, en la localidad de Fabara, se levanta el mausoleo romano mejor conservado de España. Este monumento funerario data del siglo II a. C. y destaca por sus grandes dimensiones, reflejo del poder adquisitivo de las familias de la zona en aquella época. La entrada es gratuita pero se debe concertar previamente la visita con el Ayuntamiento para poder acceder al sepulcro.

Estos son algunos de los principales yacimientos del pasado íbero y romano de Aragón, pero no los únicos. Villa Fortunatus, en Fraga; la Corona, en Fuentes de Ebro; la Loma del Regadío, en Urrea de Gaén; o los restos de las antiguas Turiaso y Borsau (hoy Tarazona y Borja, respectivamente) son otros resquicios que se pueden conocer en el valle medio del Ebro. De camino, aparece Caesaraugusta (Zaragoza), capital del imperio donde todavía se conservan el teatro, el museo del foro y las termas, entre otros restos romanos.

En la provincia de Teruel, además del ya citado acueducto de Albarracín, se encuentran el yacimiento de La Caridad, en Caminreal, una ciudad celtibérica de acceso libre; así como varios puentes romanos en Luco de Jiloca y en Calamocha. Huesca, por su parte, es la zona con menos restos de este tipo pero sí se puede visitar el yacimiento de Labitolosa, en Puebla de Castro, donde se conservan restos de la Curia y las termas de la ciudad hispanorromana.

Apúntate a la newsletter de turismo y recibe en tu correo una selección de propuestas para viajar y descubrir la comunidad aragonesa.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión