Despliega el menú
Teruel
Suscríbete

teruel

San Julián pide un segundo ascensor ante el elevado uso del actual, con 1.300 servicios al día

El elevador, que conecta el barrio con el centro de la ciudad, suma 4,5 millones de desplazamientos en sus 9 años de vida. Los vecinos alegan que la apertura del Conservatorio aumentará la demanda.

Los vecinos de San Julián aguardan en fila para subir al ascensor
Los vecinos de San Julián aguardan en fila para subir al ascensor
Jorge Escudero

Los vecinos de San Julián reclaman la construcción de un segundo ascensor que conecte el barrio con la parte alta de la capital turolense –donde se encuentran el Centro Histórico y el Ensanche– ante el gran uso que registra el elevador actual, con cerca de 1.400 servicios al día por término medio.

En sus poco mas de 9 años de funcionamiento –fue inaugurado en septiembre de 2011–, el ascensor de San Julián, bautizado como ‘Atalaya’, suma prácticamente 4,5 millones de desplazamientos. En realidad, consta de dos elevadores. El que está más próximo a la estación de autobuses acumula 2.283.059 usos, mientras que su gemelo ha realizado 2.215.000 movimientos.

Para el presidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Teruel, Pepe Polo, las cifras justifican «por sí solas» la construcción del ascensor, una apuesta urbanística por salvar el desnivel que separa a dos de las zonas más pobladas de la ciudad que costó 1,2 millones de euros.

«Siempre se decía que para qué hacer un ascensor en San Julián y ahora resulta que muy pocos elevadores urbanos en España tienen tanto uso como este», subraya Polo. «Hay remontes mecánicos en ciudades mucho más grandes que Teruel que no registran estas cifras», añade.

A juicio de Polo, salvando los dos grandes viaductos que comunican el Centro Histórico con la zona del Ensanche, el ascensor de San Julián es «la obra más útil y práctica que se ha hecho en Teruel». «Era una demanda totalmente justa», enfatiza. Según, afirma, el uso de este elevador «duplica» al del ascensor del Paseo del Óvalo, abierto en 2003 y que une el Centro con la estación de ferrocarril. Expresa, además, su convicción de que «con lo que costó el centro de ocio Domingo Gascón, que tiene un uso muy reducido, podríamos haber hecho todos los ascensores que se necesitan en la ciudad».

Los vecinos demandan un nuevo ascensor argumentando que la inminente apertura en el barrio del nuevo Conservatorio de música, ya terminado de construir, multiplicará «por tres o por cuatro» la afluencia de visitantes a San Julián. Los primeros pasos para el segundo elevador se han dado con su inclusión en el avance del nuevo Plan General de Ordenación Urbana. Además, el último pleno aprobó por unanimidad a propuesta del PAR iniciar el procedimiento para su construcción.

Para el presidente vecinal, el ascensor de San Julián ha cambiado la vida a los habitantes del barrio, especialmente a aquellos de más edad. «Antes, la gente no subía al Centro Histórico más que para ir al médico y se metían en el parquin de la Glorieta para usar el elevador y evitarse al menos una parte de la subida», explica. «Ahora –continúa– los vecinos van al Centro simplemente a pasear y a comprar».

Con un desnivel de 45 metros entre el Centro Histórico y San Julián, ambos barrios están unidos por una red de senderos de pronunciada pendiente, insalvable para los más mayores, sobre todo si van cargados con la compra.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión