Teruel
Suscríbete por 1€

pandemia

Aplausos en una plaza del Torico de Teruel semivacía para celebrar la ‘no Vaquilla’

El amplio despliegue policial para evitar aglomeraciones no tuvo que actuar porque el único público fue el de las terrazas, que en algunos casos vistió de vaquillero.

La plaza del Torico, vacía a la hora en la que, en circunstancias normales, se hubiera celebrado el acto más multitudinario de La Vaquilla, el pañuelico.
La plaza del Torico, vacía a la hora en la que, en circunstancias normales, se hubiera celebrado el acto más multitudinario de La Vaquilla, el pañuelico.
Jorge Escudero

El panorama desangelado que ofrecía la tarde de este sábado la plaza del Torico de Teruel contrastaba con el que hubiera presentado de haberse celebrado, como correspondía por fecha y hora, el acto más multitudinario de las fiestas de la Vaquilla, la puesta del pañuelico. Pero los festejos están suspendidos este año por el coronavirus. El único indicio de que el 11 de julio hubiera iniciado en una situación normalizada las fiestas patronales de la ciudad fueron las salvas de aplausos y los gritos de "¡Viva la Vaquilla!" que, mirando al Torico, lanzó el público sentado en las terrazas que rodean la plaza, vestido en algunos casos con indumentaria vaquillera: pantalón y camisetas blancos con pañuelo rojo al cuello.

La tranquilidad que se registró en la hora de la anulada colocación del pañuelico a la estatua del Torico –cuando, tradicionalmente, una entusiasta multitud celebra el inicio de La Vaquilla– se extendió a toda la jornada. En la ciudad no se celebró ningún acto festivo, gran parte de los locales de ocio nocturno cerraron sus puertas para evitar las aglomeraciones y la celebración de la ‘no Vaquilla’ se limito a reuniones privadas de amigos y familias. Buena parte de los turolenses aprovecharon el día festivo para marcharse a la playa o a sus pueblos de origen.

El amplío despliegue policial, con unos 500 agentes entre policías nacionales y locales y guardias civiles, tuvo un efecto disuasorio de cualquier intento de celebración extraoficial de la fiesta y no tuvo que intervenir para impedir las aglomeraciones, como había advertido la alcaldesa, Emma Buj. La fuente del Torico, el elemento central del acto del pañuelico, estuvo en todo momento rodeada de coches y efectivos policiales, que también se desplegaron en todos los accesos a la plaza.

Entre los turolenses que no faltaron a la cita con la tradición a pesar de la anulación de las fiestas figuraron Eva Sabio y Manuel Casteleiro, dos socios de la peña El Ajo, que se pasearon por la plaza vestidos de vaquilleros. Eva explicó que La Vaquilla "se lleva muy adentro". Aunque consideró "justificada" la suspensión de las fiestas por la pandemia, se trata de una celebración tan "arraigada" que decidió vestirse como lo hace en cada cita vaquillera.

También acudió a la plaza Carlos Álvarez, de la peña El Disloque, que a las 16.30 –hora habitual del pañuelico– aplaudió al Torico y dio vivas a la Vaquilla como un "homenaje a la ciudad", pero siempre "cumpliendo las normas sanitarias". Se mostró pesimista sobre el futuro y consideró complicado que en 2021 pueda celebrar su fiesta más querida «si no hay una vacuna antes».

Amado Goded, un vaquillero convencido –se casó un sábado de La Vaquilla de hace 29 años–, no faltó a la cita, aunque tuvo que conformarse con vivirla "de una forma muy distinta" a la habitual. Su "tristeza" se debió a los que "faltan" por causa de la covid-19 y también a los negocios hosteleros que «salvan el año» con las fiestas y que en 2020 se quedarán en blanco.

Entre los damnificados por la suspensión de La Vaquilla figura la peña El Disloque, que este año se hubiera encargado de poner el pañuelico al Torico –un privilegio que se asigna por riguroso turno entre las peñas– para dar inicio al fin de semana más intenso del año. La presidenta de esta asociación, Araceli García, reconoció que, entre los peñistas, "hay tristeza", aunque aclaró que no cabía otra medida que la suspensión.

García se consoló pensando en la edición de 2021, cuando El Disloque podrá, finalmente, ser la protagonista del multitudinario "pañuelico". Será, anunció, una celebración "incomparable", porque aglutinará las ganas de fiestas "de dos vaquillas". La dirigente peñista calificó la jornada de este sábado de "clave" para valorar el cumplimiento de la suspensión en 2020. Apeló a la "responsabilidad" de los turolenses para dar "un ejemplo a todo el país".

La alcaldesa, Emma Buj, celebró la "tranquilidad absoluta" en la que transcurrió la jornada y apeló al "comportamiento responsable" de la población para mantener la misma actitud durante las tres jornadas que corresponden a la tradicional Vaquilla, que terminan mañana lunes. Buj explicó que ni siquiera se han celebrado los botellones habituales en una jornada festiva cualquiera.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión