Teruel
Suscríbete

"Actuó como un monje y no hizo nada que alertara de su presencia"

Vicente Revert es vecino de la calle en la que se ocultó el fugitivo valenciano.

Zona en la que se detuvo al Rambo de Requena y se localizó el vehículo que robó.
Zona en la que se detuvo al Rambo de Requena y se localizó el vehículo que robó.
Jorge Escudero

"Se comportó como un monje budista. No hizo ruidos ni encendió luces, ni hizo nada que delatará su presencia". Vicente Revert, que vive en una casa de El Castellar contigua a la vivienda desocupada en la que se ocultó el delincuente conocido como el Rambo de Requena, asegura que no tuvo ningún indicio de que el inmueble situado frente a su residencia estuviera ocupado por el fugitivo valenciano.

La única señal de que podía ocurrir algo anormal en la vivienda, una casa antigua utilizada como segunda residencia, fue que, según Revert, hace tres noches su perra "se puso a ladrar, de madrugada, frente a la puerta de la cochera". Por lo demás, la presencia del escurridizo ladrón fue "indetectable".

A su juicio, el delincuente llevaba varios días escondido en la casa. Además, tuvo el atrevimiento de hurtar un vehículo todoterreno de una cochera cercana y trasladarlo sin que nadie lo descubriera al garaje de la casa en la que permaneció encerrado hasta el pasado lunes.

Varios vecinos sostienen que el Rambo de Requena partió a bordo del Suzuki cuando los propietarios, residentes en Zaragoza, visitaron la casa al terminar el cierre de fronteras provincial por el coronavirus. Sin embargo, Vicente Revert sostiene que el ladrón se había marchado momentos antes de que los dueños llegaran. Pudo hablar con los propietarios, que estaban "muy afectados" por el incidente.

Revert recuerda que el pasado lunes por la mañana escuchó desde casa cómo alguien intentaba infructuosamente poner en marcha un vehículo en la cochera de enfrente. Cuando ya se disponía a echar una mano, el motor arrancó y, a continuación, el coche salió del garaje. "Si llego a ir a ayudar y me encuentro con el Rambo no sé que hubiera podido pasar", dijo Revert.

El alcalde de El Castellar, Modesto Pérez, confirmó que "nadie se dio cuenta" de la presencia del fugitivo en el pueblo. Pero según su testimonio, los propietarios de la casa todavía llegaron a tiempo de ver cómo salía del pueblo en el Suzuki robado "a toda castaña" en dirección a Cedrillas.

El propietario del Suzuki llegó ayer martes desde Barcelona tras recibir el aviso de la Guardia Civil de que le habían robado "el coche que tenía en el garaje". Explicó que todavía no había recuperado el vehículo, que quedó abandonado en un callejón de Muniesa sin sufrir daños aparentes.

El Rambo de Requena se comió latas de conserva que había en la casa donde se ocultó, usó los baños y durmió en el dormitorio principal de la vivienda. Una vecina afirmó que, si no hubieran llegado los propietarios, el perseguido ladrón, "igual, todavía seguiría aquí".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión