Despliega el menú
Teruel

teruel

El confinamiento hace resurgir el comercio en los pueblos, que se apunta al reparto a domicilio

Las tiendas multiservicio, impulsadas por la Administración, ganan clientes y algunas han tenido que contratar ayudantes.

Sonia Lara, gestora del multiservicio de Cuevas Labradas, lleva el pan a una vecina.
Sonia Lara, gestora del multiservicio de Cuevas Labradas, lleva el pan a una vecina.
Heraldo

Los establecimientos multiservicio, impulsados por las Administraciones para paliar el progresivo cierre de los comercios en el despoblado medio rural, se han convertido en los ‘salvadores’ de los vecinos en esta época de confinamiento por la pandemia de Covid-19. Al ser mucho más complicado desplazarse ahora a las cabeceras comarcales para adquirir en supermercados los alimentos necesarios, los habitantes miran a estas pequeñas tiendas que llevan años luchando por sobrevivir.

Los gestores de los multiservicios se han adaptado a las circunstancias y muchos de ellos han optado por hacer reparto a domicilio. La medida evita que los vecinos, especialmente los más mayores, tengan que salir de su casa, contribuyendo así a frenar los contagios por coronavirus. El resultado ha sido un notable aumento del número de clientes, que ha obligado a algunos establecimientos a reforzar la plantilla de trabajadores.

Es el caso del multiservicio de Olba, cuya responsable, Eva Pacheco, ha tenido que contratar a una persona porque no estaba «acostumbrada» a recibir en su tienda a «tanta clientela». «Antes, la gente iba a comprar fuera del pueblo, pero ahora se quedan aquí y tengo un volumen de ventas mucho mayor», explica la vendedora.

Eva Pacheco dice que «ojalá» el nivel de compradores pudiera mantenerse una vez que pase la pandemia, pues recuerda que cuando hace diez años abrió su multiservicio se llevó «una gran decepción» al ver que apenas entraba gente en la tienda. «Las grandes superficies lo acaparan todo», lamenta.

Sonia Lora, que regenta el multiservicio rural de Cuevas Labradas, es una de las vendedoras que lleva a domicilio los productos que le solicitan los vecinos, unos 80 de los que 70 son de la tercera edad. Ha establecido una red de contactos con todos ellos a través de internet y a diario le comunican por Whatsapp los alimentos que necesitan. Lamenta que, pese a su esfuerzo, los beneficios son escasos y apenas le llegan «para pagar la cuota de autónomos». No obstante, se muestra «muy satisfecha» de «poder ser útil en estos momentos tan críticos que vivimos todos».

Nuria Ros, técnico responsable del área de Multiservicios de la Cámara de Comercio de Teruel, subraya que estos establecimientos se han hecho «imprescindibles» durante el confinamiento. «Muchos gestores nos dicen que, por fin, están siendo valorados por la población», explica Ros. A su juicio es «un regalo» que la población de pequeñas localidades pueda contar estos días con un abastecimiento regular de productos básicos. Desde la Cámara de Comercio, una de las instituciones que apoya el mantenimiento de los multiservicios rurales, destacan el trabajo de quienes regentan estos comercios. «Apenas ganan dinero, pero el servicio que dan es importantísimo», dicen.

Etiquetas
Comentarios