Despliega el menú
Teruel

TERUEL

Renfe admite que el corte de la vía ha restado hasta un 40% de viajeros

El servicio alternativo con bus no es atractivo, denuncia la Plataforma en Defensa del Tren, que cifra en un 80% la pérdida de usuarios en la estación de la capital.

Viajeros de un bus del transporte alternativo al tren llegando ayer a la estación de Teruel.
Viajeros de un bus del transporte alternativo al tren llegando ayer a la estación de Teruel.
Antonio Garcia/Bykofoto

Renfe reconoció este miércoles que el corte por obras de la línea férrea Zaragoza-Teruel-Valencia, con la consiguiente puesta en marcha de un transporte alternativo por autobús, ha supuesto una pérdida de entre un 30% y un 40% de los viajeros. Al parecer, la mayor duración de los recorridos por carretera y el elevado precio del billete de este servicio, que supera al de los autobuses de línea regular, no han contribuido a mantener la demanda de pasajeros en este corredor.

Desde Renfe señalaron que los cortes en una línea ferroviaria "siempre" se traducen en un menor número de viajeros, aunque resaltaron que, en el caso de Teruel, se mantienen, al menos por ahora, entre un 60% y un 70% de los pasajeros que utilizaban el tren antes del corte de la vía el pasado 9 de julio. La medida, que ha motivado quejas entre los usuarios de la línea Zaragoza-Teruel-Valencia por las molestias que supone, se mantendrá hasta el próximo 5 de octubre.

Peores datos ofreció la Plataforma en Defensa del Ferrocarril de Teruel, que sostiene que la estación de la capital turolense, que aporta hasta el 70% de los viajeros de la línea, ha registrado una bajada del número de usuarios de un 80% debido al corte de la vía. "El índice de utilización de la terminal ha caído en picado en apenas una semana", denunció un portavoz de este colectivo integrado por sindicatos, partidos políticos y diversas asociaciones ciudadanas de la provincia.

Es un "escándalo"

La misma fuente de la plataforma a favor del tren calificó de "escándalo" que el autobús que sustituye al tren sea más lento que este y más caro que el servicio de línea regular por carretera y advirtió de que "tras esta situación que se está viviendo, costará mucho tiempo que la ciudadanía recupere el hábito de coger el tren en Teruel".

La asociación pro tren aseguró que hay días en que a las doce del mediodía las taquillas de la estación de Teruel no han vendido todavía "ni un solo billete". El descenso de viajeros lo ha notado también el dueño del bar de la terminal, quien ayer reconocía que en los últimos días "se ve menos gente con maletas" en su establecimiento. Muchos pasajeros, no obstante, siguen entrando en la estación turolense cuando llegan a la ciudad en autobús porque hay algunos de estos vehículos que no cuentan con aseos.

Adiós a los enlaces

Según la Plataforma en Defensa del Ferrocarril, a la disminución del número de viajeros por las molestias que acarrea el servicio de transporte alternativo por carretera –en algunas pequeñas poblaciones hay que hacer trasbordo de un bus a otro para llegar al destino– se suma la pérdida de usuarios al desaparecer los enlaces con trenes que van a Barcelona, Madrid, Bilbao y Cartagena. La modificación de los horarios de los servicios que ha traído consigo el corte de la línea de tren hace imposible ahora conectar con otros trayectos ferroviarios.

Desde esta asociación criticaron que en los últimos años han sido frecuentes los cortes de la línea Zaragoza-Teruel-Valencia durante el verano, una época en la que aumenta el número de viajeros debido al turismo. "Las molestias para los usuarios son importantes", recalcaron. Agregaron que el cierre de la línea estaría "justificado" si las obras contemplasen construir una doble vía electrificada de altas prestaciones para tráfico mixto de viajeros y mercancías, "pero no para hacer obras que no son de esa envergadura".

Etiquetas
Comentarios