Despliega el menú
Teruel

teruel

Andorra podría ingresar 12,5 millones en los tres próximos años con el macroparque solar

La instalación de Endesa daría empleo a entre 70 y 80 personas cuando esté en funcionamiento.

Ignacio Montaner (Endesa) y Antonio Amador (alcalde de Andorra)
Ignacio Montaner (Endesa) y Antonio Amador (alcalde de Andorra), ayer en la reunión.
Adrián Monserrate

El nuevo Ayuntamiento de Andorra y varios representantes de Endesa mantuvieron ayer por la mañana su primer encuentro formal, una "toma de contacto" entre ambas partes que se alargó durante casi tres horas. En ese tiempo la eléctrica dio a conocer sus planes para el futuro de la zona tras el cierre de la Térmica, previsto para el 30 de junio de 2020.

La base de la reunión fue el macroparque solar que Endesa quiere construir en la zona, que contaría con 1.000 MW de potencia y se convertiría en uno de los más grandes de toda Europa. La inversión total rondaría los 900 millones de euros y reportaría beneficios económicos a los ayuntamientos cuyos términos municipales estén implicados (Andorra, Alcañiz, Alcorisa, Ariño, Calanda e Híjar). Durante la fase de construcción se repartirán 32 millones de euros en términos de ICIO (Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras), y una vez esté en funcionamiento la instalación generaría 3,85 millones de euros al año en concepto de IBI (Impuesto de Bienes Inmuebles) e IAE (Impuesto sobre Actividades Económicas), también a dividir entre todos los consistorios.

Adicionalmente, Andorra ingresará 1,9 millones de euros por el desmantelamiento de la Térmica. A modo de comparativa, hasta este año el Ayuntamiento de la Villa Minera recibía 2,1 millones de euros anuales por el desempeño de la actividad de la Térmica.

"Queremos que parte importante de los ingresos sean para el Ayuntamiento de Andorra y el alcalde ya nos ha trasladado que están interesados en desarrollar parte del proyecto en suelo municipal", manifestó Ignacio Montaner, director general de Endesa en Aragón. Así, según estimaciones de la eléctrica, el consistorio andorrano podría recibir 12,5 millones de euros en los próximos tres años.

Cabe recordar que el Ministerio de Transición Ecológica dio prioridad a Endesa para gestionar la potencia de 1.000 MW que liberará la Central. Sin embargo, el Gobierno de Aragón lo recurrió pidiendo que salga a subasta pública para que opten a él otras empresas. Ahora, Endesa espera a la decisión del Gobierno Central para poder avanzar en el proyecto.

Respecto al empleo, el futuro macroparque generaría 1.000 puestos de trabajo en fase de construcción y entre 70 y 80 cuando esté en funcionamiento. En un primer momento se habló de 60 pero ayer se conoció que serían más debido a que la planta incorporaría un área no prevista inicialmente destinada a sectores como la innovación o la investigación. "Se trata de un tema puntero que va a utilizar baterías de almacenamiento de última generación y va a mejorar la sincronía de la onda", explicó el director general de Endesa en la comunidad.

Uno de los colectivos más perjudicados por el cierre de la Central es el de las subcontratas. Los despidos ya han comenzado y desde la eléctrica insisten en que les van a tener en cuenta partiendo de la formación y "generando empleabilidad". "Durante la labor de desmantelamiento habrá picos máximos de 200 trabajadores: algunos de ellos serán especialistas pero, con determinada formación, algunos de las empresas auxiliares también podrán trabajar", destacó Montaner. Cabe destacar que el primer curso comenzará el próximo lunes.

Continuidad tras el cierre

El alcalde de Andorra, Antonio Amador, valoró la reunión como "positiva" aunque manifestó la necesidad de seguir trabajando en nuevas alternativas para generar empleo en la zona. Así, en el encuentro se planteó crear un grupo de trabajo formado por el propio Ayuntamiento, Endesa, el Gobierno de Aragón, la Diputación Provincial de Teruel e incluso el Gobierno de España. "Con este parque no logramos revertir la situación que va a conllevar el cese de la Térmica", dijo Amador.

Sin embargo, valoró positivamente que la construcción de la nueva planta comenzaría en junio de 2020, justo cuando la Central deje de echar humo. "El hecho de que la instalación vaya acompasada con el cierre nos permite minorizar el impacto, tanto en el empleo como en los recursos del Ayuntamiento", concluyó el edil.

Etiquetas
Comentarios