Despliega el menú
Aragón

Central térmica de andorra

El convenio de Andorra no se firmará hasta que haya gobierno en España y Aragón

El Ministerio para la Transición Ecológica sigue perfilando el acuerdo, clave para el futuro de la zona, mientras los empleados piden "intensificar el trabajo"

Trabajadores y familiares, ayer durante la ‘plantada’ en San Macario
Trabajadores y familiares, ayer durante la ‘plantada’ en San Macario
Beatriz Severino

El convenio de Transición Justa de Andorra, dirigido a compensar a las cuencas mineras por el cierre de la central térmica en junio de 2020, no se firmará hasta que haya gobierno en España y Aragón. El Ministerio para la Transición Ecológica confirma que el hecho de que las administraciones estén actualmente en funciones obligará a retrasar los plazos. El propio Gobierno central habría asegurado a los sindicatos en una de sus últimas reuniones que la firma se produciría en junio, pero la situación "excepcional" provocada por las elecciones generales y las autonómicas y municipales hará que no sea así, lo que ha terminado por molestar a los trabajadores.

Los ayuntamientos se constituyeron ya el día 15, pero para la formación del Gobierno de España y del de Aragón aún no hay fecha. El Ejecutivo autonómico tiene de plazo hasta el 20 de agosto, mientras que la investidura de Pedro Sánchez, que aún no ha concretado si intentará gobernar en solitario o lo hará en coalición, podría celebrarse durante la primera quincena del próximo mes.

Los plazos hacen que no haya garantías de que el convenio, que también contemplará la situación de las subcontratas, vaya a rubricarse antes de agosto, mes inhábil. La explicación, según el propio Ministerio, está en que de cara a formalizar el acuerdo "se tienen que distribuir potestades", algo imposible en la situación actual de las administraciones. En todo caso, el Ejecutivo central insiste en que en estos meses se ha seguido y se seguirá trabajando con el objetivo de que la firma se produzca en cuanto Sánchez y el próximo presidente de Aragón tomen posesión.

La situación provocada por las elecciones no solo afecta a Aragón. También perjudica a comunidades como Asturias o Castilla y León, con las que el Gobierno central firmará sus respectivos convenios posteriormente. Para Alejo Galve, secretario general de UGT en Teruel, el Gobierno de España tendría que haber actuado "incluso habiendo elecciones". "Tenía potestad y fórmulas para que estuviera ya firmado. Nos consta que el convenio estaba ya bastante avanzado", afirmó.

Falta de concreción

Mientras, los trabajadores siguen esperando proyectos con los que sustituir los puestos de trabajo que se destruirán a partir del 30 de junio de 2020. "Ahora mismo en la central no hay producción. No sabemos si arrancará a mitad de verano o ya en septiembre. La gente va asimilando el cierre, pero hay que seguir peleando por las alternativas", manifestó.

Antonio Montoyo, responsable de Minería de CC. OO. Industria en Teruel, rechaza el retraso del convenio. "Es algo que nos temíamos. Sabíamos que iba a ir lento, pero no tanto. Dentro de lo malo, Aragón está mejor que Castilla y León o Asturias gracias a proyectos como los de Samca, pero las personas que han perdido sus trabajos en las últimas semanas se han encontrado sin nada", afirmó.

El problema, apuntó Montoyo, es que por el momento "apenas se sabe nada concreto sobre el convenio". "Los sindicatos nos enteraremos una vez que esté firmado, va a ocurrir lo mismo que con la Mesa de la Minería", dijo.

Los sindicatos volverán a reunirse con representantes del Ministerio para la Transición Ecológica el próximo 4 de julio. De allí esperan sacar "al menos una fecha concreta" de cuándo se sellará el acuerdo, en el que se buscará la participación de empresas, universidades, centros educativos y organizaciones sindicales, entre otros. "La verdad es que esperábamos que estuviese firmado ya. A lo mejor pasa julio y salimos de la reunión sin nada", expuso.

'Plantada' reivindicativa

No quieren ser los "paganos" de una Transición Justa que "todavía no llega" y por eso, mantienen sus reivindicaciones. La plataforma de las subcontratas de la central térmica de Andorra invitó ayer a toda la población a unirse a ellos en una plantada de pinos y carrascas en el entorno de la ermita de San Macario de Andorra. "Esperamos que alguno tire, igual crecen antes de la anunciada Transición Justa", ironizó Nicolás Bespín, uno de los portavoces de la agrupación.

Con esta acción volvieron a hacer visible una situación que "sigue igual", ya que el colectivo todavía no tiene noticias sobre su futuro. "Los trabajadores directos de Endesa tienen sus recolocaciones; y los de Samca, su plan, pero de nosotros nadie se acuerda", añadió. Recordó, a este respecto, que de todo lo anunciado hasta el momento, nada se ha ejecutado. "Dijeron que nos formarían con cursos del Inaem para nuevas empresas y no sabemos nada, y mientras, la central está parada", denunció Bespín.

La plataforma retomará sus acciones y en las próximas semanas se reunirá con Antonio Amador –senador y nuevo alcalde de la localidad–, con el que confían poder llevar su voz a Madrid. El colectivo insta a "acelerar los trabajos, ya que "quienes ya han perdido su empleo no tienen nada". Recuerda, a este respecto, que "cada mes cuenta", de ahí que tampoco entienda que los convenios de Transición Justa puedan retrasarse más. "Desde que vino la ministra ha pasado ya mucho tiempo. Lo que tienen que hacer es luchar por el territorio", dicen. Por el momento, al menos siete personas han perdido ya su trabajo, y se espera que a principios de mes lo hagan otras ocho más.

Primeras recolocaciones

Entre los trabajadores de Endesa se han producido las primeras recolocaciones. Aunque la mayoría se harán una vez cierre la central, empresa y sindicatos acordaron que quienes deseen dejar su puesto por una de las plazas que se oferten tendrán libertad para hacerlo. Por el momento, los primeros voluntarios han ido a parar a Alcañiz, Zaragoza y Barcelona.

Etiquetas
Comentarios