Despliega el menú
Teruel

fiestas de teruel

Buena entrada para presenciar la enérgica actuación de Lola Índigo en las fiestas de Teruel

Mil doscientos turolenses se subieron a una grúa para fotografiarse junto a la estatua del Torico en un acto solidario.

Lola Índigo entusiasmo a un público mayoritariamente adolescente.
Lola Índigo entusiasmo a un público mayoritariamente adolescente.
Antonio Garcia/Bykofoto

El concierto estrella programado por el Ayuntamiento de Teruel para las Fiestas del Ángel, el de Lola Índigo, reunió a dos mil entusiastas en el recinto para conciertos de Los Planos. La artista, surgida de la cantera del programa televisivo OT, atrajo a un público mayoritariamente joven y adolescente que coreaba las letras de sus canciones más conocidas, como ‘Ya no quiero na’ y ‘Mujer bruja’.

Índigo exhibió sus enérgicas coreografías y una música que mezcla toques de reguetón, trap y funk. La buena acogida del público turolense no consiguió, sin embargo, igualar el llenazo del primer gran concierto de la programación, ‘Yo salía en la Zona’, dedicado a la música de los noventa y que el pasado sábado congregó a cuatro mil espectadores, el máximo que permitía el aforo.

El programa de conciertos continuará este miércoles con la actuación de +dManá –una banda tributo a Maná– organizada por la cadena Ser en la plaza del Torico. Para los más animosos, Interpeñas organiza una sesión de discomóvil a partir de las 24.00 en el recinto del Palacio de Exposiciones.

Por otro lado, mil doscientos turolenses se subieron a una grúa para hacerse una foto con su querida estatua del Torico dentro de una actividad para recaudar fondos para la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC). Desde primera hora de la mañana, hubo colas al pie de la columna sobre la que descansa la escultura que simboliza a la ciudad esperando turno para participar en ‘¡Ponle el pañuelo al Torico!’, que contó con la colaboración de la peña El Ajo.

La alcaldesa, Emma Buj, que también se hizo una foto con el Torico, señaló que este acto se ha convertido en una "tradición" que permite a los turolenses hacer realidad la "ilusión" de tocar la estatua y fotografiarse junto a ella. Buj indicó que, aunque creía que con las sucesivas ediciones de la sesión de fotos la demanda ciudadana iba a "perder ritmo", se constata que el interés permanece.

Una participante, Lourdes Lorente, reconoció que se le pusieron "los pelos de punta" al ver tan cerca al Torico y poder tocarlo.

Etiquetas
Comentarios