Huesca
Suscríbete por 1€

La misión (casi) imposible de encontrar una habitación para dormir o una mesa para comer en San Lorenzo

Los hoteles rozan el 100% de ocupación hasta el 15 de agosto y en los restaurantes no hay sitio para almorzar el día 9 hace semanas.

Las terrazas de Huesca están teniendo una gran afluencia en estos días previos de San Lorenzo.
Las terrazas de Huesca están teniendo una gran afluencia en estos días previos de San Lorenzo.
Javier Navarro

‘Hay 0 alojamientos disponibles en este destino y alrededores’. Esta es la advertencia que aparecía este domingo en uno de los principales buscadores de alojamientos de internet al intentar reservar una habitación en Huesca para la primera noche de las Fiestas de San Lorenzo. Una situación que se repite la noche del sábado 13 al domingo 14. Y aunque el resto de días todavía quedan algunos huecos, en muchos establecimientos son solo habitaciones sueltas que esperan vender sin problema. De allí que el sector hable este año con más convencimiento que nunca de que se colgará el cartel de completo toda la semana.

Los tres hoteles de cuatro estrellas de la capital rozan el 100% durante los siete días. Así lo asegura por ejemplo Carlos Navarro, director del Hotel Pedro I de Aragón. "La previsión tal y como vamos es de lleno total hasta el domingo. Va a ser mejor que otros años porque solía bajar a partir del 13, pero esta vez se mantiene el completo porque cae muy bien el fin de semana", afirma. Y de hecho, destaca que este año han estado llenos con más antelación que nunca ya que desde el jueves no tienen habitaciones libres. "Está siendo una locura. Se nota en el ambiente de la ciudad que hay muchas ganas", subraya.

En su caso, la procedencia de la mayoría de clientes que llegan a San Lorenzo son españoles de distintas comunidades y familiares de Huesca de Huesca o también oscenses que viven fuera y vuelven a casa los días 9 y 10. "Y también visitantes franceses que vienen a la feria taurina", añade.

En el Hotel Abba han recuperado las cifras prepandemia y también colgarán el cartel de completo todos los días, según su director, Manuel Solanilla. Como otros años, las reservas se anticiparon mucho y en mayo ya comenzó el goteo. La mayoría de clientes hospedados estos días son nacionales y en menor medida franceses, "además de algunos turistas internacionales que en general no saben ni siquiera que son fiestas".

En este mismo sentido, Roberto Pac, director del Hotel Sancho Abarca, destaca que alrededor del 60% de los clientes son gente que está de paso en la ciudad mientras disfruta de sus vacaciones en el Pirineo y el otro 40% ya sí que vienen expresamente a las fiestas y que reservaron con muchísima anticipación. "Estamos en plena temporada de verano y San Lorenzo es lo que pone la guinda porque además este año las fechas caen muy bien", resume. En su caso también tienen el 100% de ocupación casi todos los días "y lo que queda se llenará con las reservas de última hora", afirma convencido este empresario hotelero.

Y en el sector de los bares y restaurantes, las previsiones son igual de halagüeñas para este San Lorenzo. "Huesca está desbordada desde hace días, se nota que la gente tiene ganas de vivir la fiesta", manifiesta Carmelo Bosque, presidente de la Asociación Provincial de Hostelería y Turismo, quien, no obstante, hace un llamamiento "al sosiego, la tranquilidad y la calma porque el cuerpo aguanta lo que aguanta, y también al respeto máximo entre todos". Y es que insiste en que "no vale la pena echarlo todo a perder después de dos años sin celebrarlas; todos debemos ser guardianes porque la libertad de uno termina donde empieza la del otro".

Solo un 8% más de terrazas

Bosque deja claro que la hostelería está "perfectamente preparada" para dar el mejor servicio en esta semana grande. Y valora al respecto que solo el 8% de los establecimientos de la asociación haya pedido ampliar terraza. "Es un ejemplo de responsabilidad porque no queremos tener doscientas mesas sin atender. Queremos hacer las cosas bien y cuidar al cliente porque si decimos que vendemos felicidad y para darle un café tardamos dos horas...".

Hace semanas que no hay huecos libres para almorzar el día 9 "pero siguen llegando llamadas de última hora para que les hagamos sitio", apunta. Y dado que las reservas para las comidas y cenas también son muy elevadas, recomienda llamar con antelación "porque si no, no comerán", avisa el presidente de los hosteleros, quien además confía en que los precios se contengan. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión