Huesca
Suscríbete

Muere un montañero catalán de 55 años por una caída en el pico Tromouse, en Bielsa

Es la tercera víctima mortal de este mes en accidente de montaña en el Pirineo.

Los especialistas de la Guardia Civil tuvieron que evacuar al fallecido en camilla más de 200 metros por un terreno muy abrupto del pico Tromouse, en Bielsa.
Los especialistas de la Guardia Civil tuvieron que evacuar al fallecido en camilla más de 200 metros por un terreno muy abrupto del pico Tromouse, en Bielsa.
Guardia Civil

Un montañero catalán de 55 años murió este sábado tras sufrir una grave caída en el pico Tromouse (3.085 metros), en Bielsa. Estaba escalando cuando, al parecer, sufrió un resbalón que le hizo precipitarse al vacío. Otro compañero también de 55 años y vecino de Barcelona que iba con él, fue rescatado ileso por los especialistas de la Guardia Civil. Es la tercera víctima mortal que se registra este mes de julio en el Pirineo y la cuarta del año. Además, es uno de los 11 rescates que se produjeron el sábado, el récord de este verano.

Según ha informado la Guardia Civil, sobre las 13.00 del sábado se recibió una aviso de la Central 062 informando que un montañero que se encontraba en el pico Tromouse había escuchado un ruido de caída de piedras y que se oía a alguien solicitar auxilio, pero no lo podía ver.

Inmediatamente acudieron al lugar especialistas del Greim de Boltaña con la Unidad Aérea con base en Benasque y un médico 061, que encontraron a una persona en una pared moviendo los brazos y pidiendo ayuda. Tras reconocer la zona, se observó un cuerpo en una canal, por lo que se solicitó apoyo del personal de reserva con aportación de más material para poder intervenir una vez se lograse poner a salvo al compañero que se había avistado.

Tras varios intentos fallidos por el fuerte viento, los pilotos lograron mediante aproximar la aeronave lo máximo posible al terreno. Un socorrista saltó del helicóptero sobre terreno descompuesto y posteriormente, mediante el uso de una cuerda, condujo a la persona ilesa al punto para poder ser evacuada a Boltaña.

A continuación, descendieron hasta el lugar donde se encontraba la persona fallecida y lo evacuaron hasta un lugar en el que era viable la extracción mediante la aeronave, descendiendo 400 metros en total y trasladando a la víctima en camilla más de 200 metros por un terreno descompuesto. Finalmente fue evacuado a la helisuperfice de Boltaña y en coche fúnebre al tanatorio de Boltaña, finalizando la operación a las 22.00.

Con esta ya son cinco las personas que han fallecido este año en la montaña en la provincia de Huesca. Una de ellas, un senderista leridano de 57 años, murió por un infarto en la ruta de las cascadas de Cerler. Los otros tres se debieron a accidentes: una barranquista de Barbastro de 33 años que se ahogó el 23 de mayo en Torla; un corredor de montaña de Alicante residente en Jaca, de 22, que se despeñó por un cortado en la zona de Candanchú el pasado 9 de julio; y el último, un escalador catalán, de 49, que murió al desprenderse una roca del pico Balaitus, en Panticosa. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión