Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

Una vecina de Barbastro de 33 años muere ahogada en un barranco de Torla

La chica, que realizaba la actividad con otras cuatro personas que resultaron ilesas, se quedó atrapada en un roca. El rescate del cuerpo por parte de la Guardia Civil fue complicado por el elevado caudal y la falta de luz.

El helicóptero de la Guardia Civil recogió a los especialistas del Greim en Boltaña para ir al lugar del accidente.
El helicóptero de la Guardia Civil recogió a los especialistas del Greim en Boltaña para ir al lugar del accidente.
Guardia Civil

La montaña se ha vuelto a teñir  de luto este fin de semana en la provincia de Huesca con la muerte por ahogamiento de una vecina de Barbastro de 33 años de edad, Sandra Salamero, en el barranco de Lapazosa, en el término municipal de Torla. Esta experimentada deportista estaba realizando la actividad junto con otras cuatro personas, que resultaron ilesas, cuando quedó atrapada en una piedra de un resalte en un tramo con un fuerte caudal. Su fallecimiento ha causado consternación en la ciudad del Vero, donde la recuerdan como una joven "muy vitalista" y apasionada del deporte y la naturaleza.

Es el primer accidente de montaña mortal que se registra este año en Huesca ya que el pasado fin de semana evacuaron el cuerpo sin vida de un senderista de 57 años y vecino de Lérida en la popular ruta de las Tres Cascadas de Cerler (Benasque) pero falleció a consecuencia de un infarto. La Guardia Civil se desplazó al lugar en helicóptero con una médico del 061, que intentó reanimarle sin éxito durante 45 minutos.

Según han informado fuentes de la Guardia Civil, sobre las 20.40 del sábado recibieron un aviso en la central COS 062, a través de 112, en el que una persona informaba que cuando se encontraban descendiendo por el barranco Lapazosa, una de las barranquistas había quedado atrapada en el agua. Esta misma persona había tenido que dejar a la accidentada junto con otro compañero para salir a pedir ayuda.

A pesar de la proximidad del ocaso y ante la gravedad de los hechos, el helicóptero de la Unidad Aérea de Huesca se dirigió al lugar junto con una médico del 061 y especialistas de montaña del Greim de Boltaña.

Tras localizar al acompañante que había conseguido salir del barranco por sus propios medios, lo recogieron en la aeronave y mediante un ciclo de grúa bajaron a los especialistas al lugar donde se encontraba la accidentada. El cauce del barranco llevaba un elevado caudal y encontraron a la mujer atrapada en una roca sin aparentes signos de vida

Dados los escasos minutos de luz que quedaban, los especialistas optaron por realizar de manera rápida un ciclo de grúa, ya casi sin visibilidad, y extraerla del lugar a la mayor brevedad posible para que fuera asistida por el médico. En caso de tener que realizar el rescate a pie el mismo se hubiera alargado casi toda la noche. Tras ser evaluada por la médica del 061, únicamente pudo certificar su fallecimiento, por lo que fue trasladada hasta el depósito de cadáveres de Huesca para la realización de la autopsia. 

En 2012, un vecino de Requena (Valencia) de 41 años también murió en el barranco de Lapazosa. Su cuerpo fue rescatado tras una complicada operación debido a la orografía del terreno y al fuerte caudal de agua procedente del deshielo. En aquella ocasión, el cuerpo tuvo que ser izado mediante una cordada de unos cien metros desde el fondo del barranco.

Otros cuatro rescates este fin de semana

En lo que va de fin de semana, la Guardia Civil ha efectuado otros cuatro rescates en los que han participado el helicóptero de la Unidad Aérea y un médico del 061 junto con los equipos de rescate de Boltaña, Jaca y Panticosa. 

El viernes, auxiliaron a una vecina de Toledo de 62 años con una posible rotura fibrilar en el gemelo en la Faja de Montespro (Pineta) y que tuvo que ser trasladada al hospital San Jorge de Huesca. Y el sábado realizaron otras tres intervenciones: un montañero, vecino del Somontano de 29 años, que se encontraba enriscado y no podía continuar la marcha en la peña Nebera (Villanúa); otro, vecino de Guernica (Guipúzcoa), con un esguince de tobillo en las inmediaciones del refugio de Bachimaña; y un joven de 31 años, vecino de la comarca del Alto Gállego, con una posible luxación de rodilla en el barranco Furco (Broto).

Hace unos días, la Guardia Civil hizo un llamamiento a la prudencia en puertas del inicio de la temporada estival, que siempre multiplica la afluencia a la montaña, después de registrar un repunte de rescates. Y es que en el último mes, a raíz del levantamiento de los confinamientos primero provinciales y más tarde autonómico, habían tenido que realizar 19 intervenciones.

El pasado fin de semana un senderista de 57 años y vecino de Lérida falleció en la ruta de las Tres Cascadas de Cerler (Benasque) a consecuencia de un infarto. Tras alertarles de la presencia de una persona inconsciente en el camino que lleva a los populares saltos, un sendero sin dificultad apto para cualquier persona, la Guardia Civil se desplazó al lugar en helicóptero con una médico del 061, que intentó reanimarle sin éxito durante 45 minutos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión