Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

La vuelta a la montaña en el puente de San Jorge dispara los rescates

La Guardia Civil ha auxiliado a tres montañeros de Huesca, uno de Zaragoza y otro de Teruel. La operación de salvamento más complicada se produjo en el pico Balaitud, donde un alpinista se quedó enriscado en una pequeña plataforma de roca descompuesta.  

Rescate de la última víctima, accidentada el pasado fin de semana en el pico Balaitus
Imagen de archivo de un rescate en el pico Balaitus, donde el sábado se quedó enriscado un montañero.
Guardia Civil

La Guardia Civil ha rescatado a lo largo de este puente festivo de San Jorge a cinco montañeros accidentados en el Pirineo. El final de las restricciones de movilidad entre las tres provincias aragoneses y el buen tiempo han vuelto a disparar los accidentes, después de meses sin apenas incidentes por la escasa frecuentación en la montaña. Desde el viernes, los equipos de rescate han socorrido a tres vecinos de Huesca, uno de Zaragoza y uno de Teruel.

El rescate más complicado se produjo el sábado. Un turolense de 32 años se quedó enriscado en la ruta de la Gran Diagonal del pico Balaitus. La Guardia Civil recibió una llamada sobre el mediodía del sábado informando de que un alpinista estaba bajando de esa cima, situada en el municipio de Sallent de Gállego. Llegó un momento en que no podía moverse del sitio debido a la verticalidad del lugar y al frío. “Bloqueado por la situación”, según ha explicado la Comandancia, decidió llamar al teléfono de emergencias y solicitar ayuda. El equipo de rescate de Panticosa y la unidad aérea con base en la capital oscense se desplazaron hasta allí y lo localizaron en una plataforma diminuta, en medio de una pared con nieve, hielo y roca descompuesta, bastante vertical y con grandes bloques sueltos, según la descripción facilitada por fuentes de la Guardia Civil.

Tras valorar los pilotos las difíciles condiciones que provocaban las ráfagas del viento y la longitud del cable a desplegar para bajar la grúa, se decidió hacerlo con uno de los especialistas, que descendió hasta el montañero, con cuidado de no tirar ninguno de los grandes bloques de piedra que tenía encima.

Una vez en la exigua plataforma, un bloque inestable, el miembros del Greim, aún colgado del cable, colocó el arnés de seguridad al rescatado y se dispuso a extraerlo. Esta persona se encontraba fuertemente conmocionada y con signos de hipotermia debido al frío y al viento. Finalmente se consiguió evacuar al alpinista ileso, trasladándolo al embalse de La Sarra, donde estaba su coche.

También el sábado, en la gruta helada de Lecherines (Canfranc), una mujer de 47 años, vecina de Huesca, que iba acompañada por otras tres personas, se fracturó el tobillo. Fue evacuada al hospital de Jaca por el helicóptero de la Guardia Civil con ayuda del equipo de salvamento de esa ciudad y el médico del 061.

Además, el viernes, en la vía ferrata de Foradada del Toscar, dos personas, un varón de 29 años vecino de Huesca y una mujer de 33 años de Zaragoza ascendían por esta zona cuando ella se cayó y se fracturó la tibia y peroné. El helicóptero la evacuó, junto a su compañero, ileso, al hospital San Jorge, con apoyo de especialistas del Greim de Benasque y un enfermero del 061.

Ese mismo viernes fue evacuado otro oscense de 31 años que había sufrido una caída y se golpeó la rodilla. Solicitó la ayuda de los equipos de salvamento ya que no podía descender por sus propios medios desde el refugio de Respomuso (Sallent de Gallego). El accidente había tenido lugar el jueves y como era tarde y no requería una intervención urgente, la evacuación se pospuso hasta el viernes.

 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión